NOTICIAS

Bolivia apuesta por soberanía alimentaria sin semillas transgénicas

La Paz, 27 abr (Prensa Latina) El gobierno de Bolivia derogó el Decreto Supremo 4232 para el uso de semillas transgénicas, un debate que continúa hoy entre quienes abogan por incrementar producciones con esas variantes y defensores de la biodiversidad.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El presidente Luis Arce anunció el jueves pasado la abrogación de la normativa aprobada durante el régimen de facto (2019-2020) y que sería aplicada en cultivos de maíz, trigo, soya, caña de azúcar y algodón, considerados la matriz alimentaria del país suramericano.

‘Eliminamos el abuso del gobierno de facto anterior, que introdujo con un solo decreto y sin sonrojarse, toda la cadena de transgénicos en nuestro país, en trigo, maíz, en todo’, declaró Arce.

La decisión generó polémica en los medios de comunicación, sobre todo entre los productores del departamento de Santa Cruz, principal región agrícola de Bolivia, quienes alegaron que otras naciones como Argentina, Brasil y Paraguay llevan más de una década utilizando semillas modificadas genéticamente.

Aseguraron que podrían triplicar sus rendimientos anuales en hasta 12 millones de toneladas de granos.

Por otra parte, agricultores indígenas rechazaron junto a varias instituciones el uso de transgénicos y recordaron que, en el caso del maíz, la nación andino-amazónica cuenta con más de 77 variedades, fuente de alimento para sus más de 11 millones de habitantes y estaría en riesgo de contaminación por los agroquímicos.

Expertos alertaron que, de incrementar las producciones agrícolas, sería necesario talar mayor cantidad de árboles. De acuerdo con el Centro de Documentación e Información, la tasa de deforestación es de 300 mil hectáreas anuales.

La defensora del Pueblo, Nadia Cruz, alertó sobre el equilibro entre la Madre Tierra y los seres humanos y, más allá de un debate solamente científico, ‘tiene que haber un debate sobre la cosmovisión de los pueblos, sobre la forma de vida que los pueblos estamos adoptando dentro de Bolivia’, afirmó.

Cruz agregó que, pese al avasallamiento de la modernidad, en Bolivia todavía subsisten estos valores y el intento de tener un equilibrio.

Asimismo, el analista ambiental Andrés Frías aseguró que los transgénicos constituyen ‘una amenaza a la historia de los productos variados del país porque contaminan el medio ambiente por el uso de otros pesticidas’.

En declaraciones al canal estatal Bolivia TV, Frías destacó la abrogación del Decreto Supremo 4232, una decisión que protege el patrimonio genético agrícola boliviano, reafirmó.

La Constitución Política del Estado prohíbe la producción y comercialización de organismos genéticamente modificados y elementos que dañen la salud y el medioambiente.

Por ejemplo, el glifosato, un agrotóxico empleado en el 85 por ciento de los cultivos transgénicos, es altamente nocivo para la salud humana, según estudios científicos y médicos avalados por la Organización Mundial de la Salud.

Por otra parte, la carta magna del país suramericano establece que es obligación del Estado ‘garantizar la seguridad alimentaria mediante una alimentación sana, adecuada y suficiente para toda la población’.

Según fuentes oficiales, en 2005 se autorizó el uso de la soya resistente al herbicida glifosato y en 2019 fue aprobado el empleo del evento HB4 para el biodiesel, pero no para consumo alimentario.

oda/avs/nmr

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES