NOTICIAS

Multipartidismo a la panameña

Panamá, 28 abr (Prensa Latina) 'En la política criolla no hay amigos', reza la oración que inicia un serial de análisis del diario La Estrella de Panamá, el cual promete incursionar desde cada uno de los partidos tradicionales del país.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La arrancada antepone conclusiones desde el título: ‘Canibalismo y deslealtad, el pan de cada día de los partidos políticos’, a la vez que sentencia que en esas agrupaciones hay ‘fraternidad y abrazos, no amigos, si acaso aliados’. Con ese prólogo, no resulta difícil imaginar el epílogo, según observadores locales.

Lo que se vive en los partidos tradicionales es un ‘canibalismo’ donde lo único que prevalece es la lucha por el poder, explicó al medio Raúl González, docente universitario de la cátedra de derecho internacional, quien agregó que los partidos tradicionales no tienen ideología y todos responden al neoliberalismo.

En el 2016, durante un encuentro de partidos políticos latinoamericanos y caribeños, Milton Henríquez, quien entonces presidía el panameño Partido Popular, aseguró que un sistema democrático vigoroso requiere partidos de todas las ideologías, pero el actual financiamiento inclina las plataformas políticas a los intereses de los donantes.

Aclaró al auditorio que ‘no era de izquierda’, pero aseguró que en su país se están ‘derechizando’ las agrupaciones políticas, porque dependen de dádivas y llamó a transformar el financiamiento electoral para garantizar el abanico ideológico.

Tales afirmaciones no fueron recibidas con mucho entusiasmo por el público donde predominaba la derecha, tampoco otros criterios donde diferenció ‘libertad de expresión’, como el derecho humano de cada ciudadano, y la ‘de prensa’, como la libertad de los dueños de los medios, no siempre coincidentes con los primeros.

Henríquez dijo al auditorio que había ‘dicotomía entre la opinión pública y la opinión publicada, que muchas veces nos marea a los que ejercemos cargos públicos, porque creemos que lo que sale en los periódicos es lo que todo el mundo piensa’.

Y reiteró el concepto de que ‘no siempre los que controlan los medios canalizan la libertad de expresión. Canalizan las opiniones que ellos quieren canalizar, y ese es su derecho en la libertad de empresa. Pero decirme que la libertad de expresión y la libertad de prensa son equivalentes, yo lo veo con reserva’, afirmó.

El entonces líder de un pequeño grupo político ‘suavizó’ su criterio a una pregunta de Prensa Latina: ‘tenemos una democracia que tiene defectos, que tenemos que profundizar; quiere decir que tenemos que ampliar el espacio de participación a más ideas, dándoles condiciones equitativas de competencia’.

Politólogos locales consideran que si alguna unidad existe entre los partidos políticos tradicionales cuando asumen el gobierno es la continuidad del modelo neoliberal, que al decir del articulista Enoch Adames, constituye una ‘fábrica de pobreza’ y se refirió, además, a las asimetrías de una economía con una de las desigualdades más altas del mundo.

‘Un hecho estilizado de la economía de comercio y servicios panameña es la informalidad predominante de su mercado laboral’, escribió recientemente en La Estrella, donde expuso cómo alrededor del 53 por ciento de la fuerza de trabajo se encuentra actualmente fuera de contratos formales.

Al analizar las desigualdades, reveló que la capital y la norteña Colón aportan el 86,6 por ciento del Producto Interno Bruto, por su posición al lado del canal interoceánico, y ello sucede por lo que expertos llaman ‘economía transitista’, basada en servicios logísticos del trasiego de embarcaciones y mercancías.

‘Esta fábrica de pobreza trae de manera inevitable la fractura del tejido social y la emergencia de diversas formas de violencia; acarrea, además, la ruptura o desvinculación de importantes segmentos sociales de población con desdibujadas referencias culturales institucionales de integración social y convivencia’, sentenció Adames.

En este escenario, a los tres partidos tradicionales que se alternaron en las últimas tres décadas la silla presidencial, se unen otros en formación con el colimador puesto en las elecciones del 2024. Salvo una excepción (el Frente Amplio por la Democracia), sus propuestas de plataforma política difieren poco de las actuales en el fondo.

Convencidos de la crisis del modelo agotado, la solución pareciera estar en las corrientes de una nueva constitución que enfrentan al ‘gatopardismo’ (cambiar todo, para que nada cambie) promovido por élites políticas y económicas, y del otro lado, la refundación profunda desde el origen, enarbolado por sectores populares.

ga/orm

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES