NOTICIAS

Elegida perilla económica en Uruguay con pandemia

Montevideo, 29 abr (Prensa Latina) La cuestionable disyuntiva para un gobernante de cuidar las vidas de los ciudadanos o mantener la economía del país a toda costa se puso hoy sobre la mesa en Uruguay.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Tras declararse la pandemia de la Covid-19 en marzo de 2020, en su primera aparición pública, el presidente la nación, Luis Lacalle Pou, se describió a sí mismo ante una imaginaria pizarra de control con varias ‘perillas’ interruptoras a su cargo.

A esa posición centralizadora de priorizar coyunturalmente restricciones sanitarias o incentivar la normalidad económica agregó la confortable prédica de la ‘libertad responsable’ de cada quién, sin rol del Estado, en situación de emergencia.

Desde aquella fecha inicial el gobierno orientó cierres de actividades en servicios y producción con flujos de públicos, y una población temerosa ante la letalidad de la desconocida amenaza epidemiológica respondió con susto al llamado de ‘quédate en casa’.

Pero entre el triunfalismo por un elogiado control de los números de contagios y una reconocida pérdida de percepción del riesgo se cuidó más la perilla económica, y a partir de noviembre las cifras de casos diarios y fallecimientos escalaron sin cesar.

Propuestas del Frente Amplio y de la central sindical Pit Cnt de salarios temporales de apoyos a cientos de miles de desempleados y trabajadores informales que perdieron ingresos a causa de la crisis sanitaria encontraron el rechazo gubernamental.

Ambas fuerzas sostuvieron que se trataba de condiciones indispensables para cumplir cuarentenas preventivas por una población socialmente en desventaja que debía salir a buscar sustento familiar. En este entramado de perillas opcionales, Uruguay llegó a 2021 con una situación que especialistas de salud pública calificaron de desastre y fuera de control.

A la fecha se resume en ser el país con más contagios y fallecimientos por millón de habitantes en el mundo, 37 mil pacientes activos y más de cuatro mil decesos.

El coordinador del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) de Uruguay, Rafael Radi, recordó en la semana recomendaciones transmitidas desde febrero que fueron desatendidas.

Todavía en marzo el GACH llamó a ‘blindar abril’ que era el momento para ‘bajar la llave general’, cerrar shoppings, suspender espectáculos deportivos, por unas tres o cuatro semanas para acoplar el proceso de vacunación en curso con una baja de la movilidad.

Por el contrario, el primer mandatario aflojó las limitadas restricciones vigentes y autorizó a reabrir gimnasios y tiendas libres de impuestos en fronteras con Brasil, permeable vía de ingreso de la cepa P1 del virus SARS CoV2 que ya se extendió en todos los 19 departamentos uruguayos.

En idéntica sintonía con los científicos se pronunciaron la Sociedad de Medicina Intensiva y el sindicato de Médicos, y además emergió un llamado Movimiento por salvar muertes evitables en pos de otro rumbo de enfrentamiento a la pandemia.

Reconocidos epidemiólogos advirtieron que la vacunación inmunizadora por sí sola no basta, requiere el acompañamiento de un drástico recorte de la circulación e invertir en apoyo a la ciudadanía carente de medios financieros.

A la falta de reacción desde la Torre Ejecutiva al crítico GACH, significativamente tomó el relevo replicador el presidente de la Cámara de Comercio Julio Lestido, quien gritó ‘no se puede apagar, hay que buscar un equilibrio’.

Dijo defender un plausible balance entre el cuidado sanitario y el manejo de la economía, lo que difiere por completo de la ostensible preferencia por una sola perilla escogida.

msm/hr

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.