NOTICIAS

Zeofertilizantes para la soberanía alimentaria en Cuba (+Fotos)

La Habana, 29 may (Prensa Latina) Cuba apuesta por impulsar el empleo de zeofertilizantes en respaldo a la soberanía y seguridad alimentarias de la isla, una alternativa para las estrategias de nutrición de los cultivos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En entrevista exclusiva con Cuba Internacional el jefe del Departamento de Suelos y Fertilizantes del Ministerio de la Agricultura (Minagri), Dagoberto Rodríguez, explicó que uno de los abonos zeolíticos con gran destaque son las Nereas, cuyo principal efecto económico y técnico -en las condiciones agroclimáticas del país- es el de limitar las pérdidas equivalentes.

Las Nereas disminuyen casi a cero las mermas naturales en la estructura del suelo causada por el lavado y lixiviación, ya sea por el regadío o precipitaciones. Su aplicación también beneficia la economía de los agricultores, quienes utilizan menos cantidades de nutrientes equivalentes, apuntó.

Aparejado a ello, existen otros fenómenos que impulsan el uso de las Nereas: la depresión en la compra de fertilizantes en el exterior -en los últimos tres años-, la insatisfacción de la demanda del país y su contribución en el control de plagas y mejora de los suelos.

Rodríguez significó que además de los resultados investigativos, es importante la aceptación de los productores, y amplió que en el contexto de la Tarea Ordenamiento se aprecian ventajas, pues la compra de este fertilizante natural –con un pequeño componente importado- abarata el costo para los campesinos.

Otra de las bondades está en que con bajas concentraciones se pueden abarcar más áreas de cultivo y elevados niveles de eficiencia, lo que incide en un ahorro en la transportación.

Aunque significó que esos zeofertilizantes deben utilizarse acorde al cultivo, pues cada uno lleva una dosis determinada, y ejemplificó que en dependencia de la siembra, podrían cosechar por cada tonelada de nutriente hasta 50 del producto.

Además, aseguró, tienen un efecto en la mejora del suelo porque al incorporar minerales contribuye con su capacidad productiva.

Para este año, amplió, se prevé la fabricación de unas cinco mil toneladas de Nerea, y destacó que con tan solo un millar se abarca una importante área de fertilización, si se tiene en cuenta que su empleo puede ser de dos kilogramos por hectárea.

Pero aún quedan pendientes algunos temas, dijo, como son la distribución razonable de las plantas productoras por el país para disminuir los costos de traslado a los diversos polos de la agricultura, incrementar las capacidades productivas e incorporarles

otros insumos, envase, transporte, y ubicarlas en los centros comerciales.

Se trata de una experiencia positiva, de cómo una transferencia tecnológica de una universidad a una empresa puede aportar beneficios a las partes involucradas, aseveró.

La visión holística del asunto es la articulación del productor, el generador de la tecnología y el cliente, y como resultado un producto con calidad certificada, la generación de conocimientos y su correcto aseguramiento, concluyó el experto.

HISTORIA Y ALGO MÁS

Para ampliar sobre la temática, esta publicación se acercó al investigador de Mérito de la Universidad de La Habana y Doctor en Ciencias, Gerardo Rodríguez, uno de los precursores de las investigaciones sobre la aplicación de las zeolitas en los

fertilizantes.

El especialista recordó que la industria zeolítica fue creada en 1988 por el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, un programa que no existía ni en la isla, ni en el mundo, y que al pasar del tiempo evolucionó con la instauración de los productos Nerea, cuyos procedimientos desde el punto de vista tecnológico no se

utilizan en el orbe.

Fundada hace 30 años y desfavorecida por las afectaciones del llamado Periodo en Especial (crisis económica de la década de 1990 en Cuba), en 2018 se intensificó el trabajo en esta línea productiva ante la carencia de fertilizantes.

Nerea es una marca genérica, explicó, con cinco tipos de zeofertilizantes protegidos por el secreto industrial de la Universidad de La Habana, y recientemente patentados a partir del interés de empresas extranjeras.

De acuerdo con Rodríguez, el principio de las Nereas es incorporar a los fertilizantes los nutrientes exactos que requiere la planta, y en caso de que no se utilicen conservarlos para la siguiente cosecha.

Unido a ello, aparece la protección ambiental al no ser contaminantes en el proceso de elaboración ni durante su empleo, a diferencia de lo que ocurre con otros fertilizantes.

INDUSTRIA MINERA

Por su parte, la industria minera de Cuba afronta el desafío de incrementar la producción de fertilizantes derivados de la zeolita, y encadenarse con la Universidad de la Habana, el Ministerio de la Agricultura y el Grupo Empresarial Geominero Salinero (Geominsal) para otorgarle mayor valor agregado a la mercancía.

Según la directora adjunta de Geominsal, Esperanza del Pozo, de las 50 mil toneladas de zeolitas producidas en 2020, se destinaron para zeofertilizantes 10 mil 330. De ellas, 10 mil para la elaboración de Agromenas, y 330 para las Nereas, compuestos destinados a la agricultura y a la sustitución de importaciones, pero con formulaciones y objetivos diferentes.

Sobre las Nereas, explicó que solo se produce en una de las cuatro fábricas que tienen, cuya productividad es a pequeña escala y no satisface la demanda del Ministerio de la Agricultura.

Por eso, constituye un imperativo modernizar, industrializar y extender en Cuba la producción de Nerea, que se realiza artesanalmente y requiere mucho cuidado, porque el hombre es el que influye con sus manos y se necesita cuidar la calidad, aseveró.

(Tomado de Cuba Internacional 473)

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.