NOTICIAS

Movimientos en el tablero electoral chileno

Santiago de Chile, 25 oct (Prensa Latina) A pocas semanas de las elecciones, Chile enfrenta hoy un escenario complejo por la sorpresiva irrupción de la ultraderecha, que apremiará a las fuerzas progresistas a tejer alianzas para impedir la fragmentación del voto.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Aunque para los comicios del 21 de noviembre la casi totalidad de las encuestas ubican en primer lugar al candidato presidencial Gabriel Boric, de la alianza de izquierda Apruebo Dignidad, los sondeos también reflejan un ascenso del aspirante de la extrema derecha José Antonio Kast, del Partido Republicano.

Identificado como el Bolsonaro chileno, Kast logró pasar del cuarto al segundo lugar, por encima del oficialista Sebastián Sichel, y de Yasna Provoste, de la coalición de centroizquierda Nuevo Pacto Social, e incluso, una reciente medición de la empresa de investigación de mercado Cadem lo ubica en primera posición, en empate técnico con Boric.

Si bien las encuestadoras no son del todo fiables porque erraron en los últimos comicios, sus resultados hablan de una posible segunda vuelta el 19 de diciembre entre dos modelos totalmente opuestos.

De una parte Boric, con sus propuestas de realizar cambios profundos en el país, y de la otra Kast defensor a ultranza del neoliberalismo.

Al explicar las causas de este ascenso de la extrema derecha, el sociólogo y analista político brasileño Emir Sader afirmó que el fenómeno no es exclusivo de Chile, se dió también en otros países como Brasil y Argentina, y se lo atribuyó en parte a una crisis de la derecha tradicional que no se ve como alternativa.

‘Basta ver lo que ha significado la Concertación en Chile, que mantuvo no solo herencias del Pinochetismo (de Augusto Pinochet), sino sobre todo el modelo neoliberal, lo cual ha significado que sus bases de apoyo no han encontrado en ellos legitimidad’, dijo Sader en una entrevista con Radio Universidad de Chile.

No obstante, el sociólogo consideró que la experiencia internacional apunta a un fracaso de la ultraderecha porque su modelo no tiene políticas para las amplias capas populares, privilegia el capital especulativo y a los bancos privados, y además en América Latina hay una tendencia que favorece a gobiernos antineoliberales, progresistas y de izquierda.

En el caso de Chile –dijo- ‘tengo la impresión que los sectores de centro, con el fantasma y el riesgo que significa para la democracia (la ultraderecha), tenderían a aglutinarse en torno a la candidatura de Gabriel Boric. Tengo esperanzas de que sea así’.

El avance del candidato extremista aquí se explica por varios factores, pero sobre todo está relacionado con la caída en picada del representante del oficialismo Sebastián Sichel, quien comenzó como segundo en las encuestas y luego fue postergado al cuarto lugar.

Sichel tiene una posición ambivalente con respecto al proyecto para un cuarto retiro del fondo de pensiones que se debate en el Congreso y recientemente fue revelado un presunto financiamiento irregular de empresarios pesqueros a su campaña a diputado en 2009.

Su candidatura también está afectada por el escándalo de los Papeles de Pandora, que involucra al presidente chileno, Sebastián Piñera, en la venta de un importante proyecto minero en un paraíso fiscal, por lo cual el mandatario enfrenta un juicio político y una investigación penal en la Fiscalía.

A estas alturas ya muchos descartan su pase a un repechaje, e incluso, algunos miembros de la coalición de derecha se inclinaron por dar su voto a Kast.

No obstante, hasta ahora ningún estudio da por ganador en una virtual ronda decisiva a Kast, quien sería superado ampliamente por Boric, de acuerdo con la encuesta Cadem.

‘Lo peor que le puede pasar a Chile es que el líder del Partido Republicano pase a segunda vuelta’, dijo el también aspirante presidencial Marco Enríquez-Ominami, del Partido Progresista (PRO).

Ominami consideró el programa de Kast como un peligro para la gran mayoría de los ciudadanos que votaron por una nueva Constitución en reemplazo de la vigente desde la época de la dictadura de Pinochet (1973-1990).

En la disputa por la presidencia chilena participan, además, Eduardo Artés, de Unión Patriótica, y el economista Franco Parisi, del Partido de la Gente.

Es casi seguro que ninguno de los siete candidatos obtendrá el 50 más uno de los votos para ganar el 21 de noviembre y que ninguno prosperará por sí solo en un balotaje sin que haya unidad, afirmó el analista Gonzalo Valenzuela.

Según su opinión, tras revisar los programas de gobierno de Marco Enríquez-Ominami, Yasna Provoste y Gabriel Boric, es posible observar bastantes similitudes en cuanto a lineamientos programáticos para el nuevo Chile que se busca construir.

La necesidad de que estos liderazgos de centro-izquierda comprometan el apoyo en unidad de los bloques ante una vuelta decisiva, será clave para no repetir los errores del pasado y evitar gobernanzas claroscuras, declaró Valenzuela.

Más de 15 millones de personas serán convocadas a las urnas para elegir, además del sucesor de Piñera, a 155 diputados, 27 senadores y 302 consejeros regionales.

Los candidatos iniciaron desde la semana pasada sus campañas por televisión, donde intentarán atraer a los indecisos y convencer a la ciudadanía de sus programas de gobierno.

acl/car

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES