NOTICIAS

La Purísima: historia, tradición y fiesta popular de Nicaragua (+Fotos y video)

la-purisima-historia-tradicion-y-fiesta-popular-de-nicaragua
Managua, 7 dic (Prensa Latina) Desde finales del mes de noviembre los altares consagrados a la Virgen María colonizan las calles de algunas ciudades en Nicaragua, tradición popular que incluye hoy la práctica conocida en el país como gritería.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La tradicional festividad, denominada como La Purísima y surgida durante la conquista española en el siglo XV, comprende también una novena y la ceremonia dedicada a la Inmaculada Concepción, patrona del territorio centroamericano, el venidero día 8.

Según el promotor cultural e historiador nicaragüense Wilmor López, en declaraciones exclusivas a Prensa Latina, fueron los sacerdotes católicos los responsables de esa celebración, pues junto a las armas, la religión resultó un método de dominación efectivo para imponer los designios de los reyes ibéricos. «Las primeras órdenes presentes en Nicaragua fueron los dominicos, franciscanos y mercedarios. En 1562 vino la primera imagen de María, que es la Virgen del Trono, colocada en la Basílica del Viejo Chinandega. En la Avenida de Bolívar a Chávez, hay dos imágenes muy similares a esa virgen de vestir», explicó.

la-purisima-historia-tradicion-y-fiesta-popular-de-nicaragua

López refirió que la tradición comenzó en ese departamento, ubicado en la región occidental del Pacífico y a 135 kilómetros de Managua, después abarcó otras ciudades como León, Granada y Río San Juan y, desde esa época, el culto a la virgen se dio de manera natural, pese a los vejámenes de la colonización.

Durante nueve días, en instituciones, empresas y casas, los feligreses completan un ciclo de rezos previo a la celebración del 8 de diciembre, con oraciones creadas, desde hace siglos, por los padres franciscanos y coplas nicaragüenses contemporáneas como Salve Azucena Divina; Tu gloria, tu gloria y Por eso el cristianismo.

«La gritería simboliza lo mejor que tiene el nicaragüense: su vocación y don de servir. Según refiere la historia, nació en la ciudad de León después de la contienda de 1855 a 1857, conocida como Guerra Nacional Centroamericana. En esos años, por supuesto, no hubo celebración a la virgen», puntualizó.

A partir del siglo XVI, el rito solo comprendía la novena y las ceremonias asociadas a la Purísima, pero, una vez concluye el conflicto bélico, el monseñor Giordano Carranza, desde la Iglesia de San Felipe, animó a los ciudadanos a visitar las casas de sus vecinos y colocar sus propios altares y ofrendas.

Desde entonces, los habitantes de León, la primera fundada en lo que hoy es Nicaragua, confluyen en el parque a esperar que el obispo grite desde la emblemática catedral: «¿Quién causa tanta alegría?» y ellos responden: «la Concepción de María».

GRITO DE IDENTIDAD

Para López el paso de los años y la propia dinámica de la modernidad reforzaron y ampliaron el culto, con peculiaridades en dependencia de la región y, todo ello, convierte esa práctica en una festividad única en el mundo y en expresión identitaria que trasciende las fronteras nacionales.

En Managua, por ejemplo, entregan un brindis o gorra durante los cantos y en León, la cuna de la gritería, mantienen solo las frases alusivas a las fechas y realizan un intercambio de alimentos como gofio, una bebida de chicha o jengibre, la caña dulce, naranjas y cajeta, un postre típico.

«En Granada no existe la costumbre de dar, los habitantes de esa ciudad son muy españolizados en ese sentido. Ellos protagonizan una procesión por barrios y cada una de las comunas tiene un día específico para la recordación en la novena. En otros lugares como Masaya, la evocación es un portento», reconoció.

Chinandega también incorpora peculiaridades a sus ritos, los cuales tradicionalmente—salvo en tiempos de pandemia Covid-19— reúnen un aproximado de 15 mil feligreses nacionales y extranjeros en los alrededores de la basílica a la espera de las iniciativas relacionadas con este acto de fe mariana.

La devoción a la imagen, con más de cinco siglos de historia, incluye repiques de campanas, estallido de cohetes, luces de colores, serenatas, rondas de marimba y aplausos; así como, la lavada de la plata, uno de los principales atractivos, durante la cual los peregrinos sacan al atrio de la iglesia las joyas y las ofrendas a María.

«La usanza determina la limpieza de los vasos sagrados, la platería antigua del tiempo de la colonia y las coronas de la Virgen de la Concepción del Trono. Una vez concluido ese proceso, los utensilios son depositados y otros fieles asumen el secado y pulimento de los mismos», señaló.

la-purisima-historia-tradicion-y-fiesta-popular-de-nicaragua

Otra de las peculiaridades son los altares colocados en la Avenida de Bolívar a Chávez, en Managua, iniciativa del gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional, encabezado por su presidente Daniel Ortega y la vicemandataria Rosario Murillo.

oda/dgh

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.