¿Café?… Sí, por favor (+Foto +Info +Podcast)

taza de cafe con un estetoscopio
La Habana (Prensa Latina) Una taza de café en las mañanas es habitual en muchas viviendas al comenzar el día por lo fuerte, caliente y energizante de la bebida, tradición criticada por algunos pues consideran que no resulta beneficioso para desempeñar la actividad del día.
Por:
Zeus-Naya
Zeus Naya

Periodista de la Redacción de Ciencia de Prensa Latina

Zeus-Naya
Zeus Naya

Periodista de la Redacción de Ciencia de Prensa Latina

Nara-Romero-Rams
Nara Romero Rams

Periodista de la Redacción de Ciencia de Prensa Latina

Nara-Romero-Rams
Nara Romero Rams

Periodista de la Redacción de Ciencia de Prensa Latina

Zeus-Naya
Zeus Naya

Periodista de la Redacción de Ciencia de Prensa Latina

Zeus-Naya
Zeus Naya

Periodista de la Redacción de Ciencia de Prensa Latina

Nara-Romero-Rams
Nara Romero Rams

Periodista de la Redacción de Ciencia de Prensa Latina

Nara-Romero-Rams
Nara Romero Rams

Periodista de la Redacción de Ciencia de Prensa Latina

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Otros piensan que aumenta la presión arterial y oscurece la dentadura, entre diversos perjuicios desde hace tiempo descartados por la ciencia, la cual probó que son inexistentes.

Para la doctora Arasay González Vázquez, especialista en Medicina General Integral, durante sus estudios en la carrera el consumo de café en exceso era considerado dañino, principalmente en aquellas personas con hipertensión arterial y problemas cardíacos.

“El café era una de las primeras cosas que tú le retirabas a cualquiera de estas personas cuando se descompensaba la enfermedad de base, igual que a los que padecen gastritis y úlceras pépticas, entre otras”, declaró a Prensa Latina.

Sin embargo, González Vázquez, también máster en Enfermedades Infecciosas, reconoce que en los últimos tiempos varios estudios destacan los beneficios de esa bebida para el aparato cardiovascular, los cuales plantean que sí pudiera acelerar el corazón y aumentar la presión arterial en modo poco significativo.

Esas conclusiones llegaron al punto de que ya no se prohíbe consumirla a los hipertensos, siempre que sea de forma moderada.

A su juicio, ingerir hasta tres tazas en el día no resulta perjudicial para la salud, pero más de esa cantidad podría afectar la mucosa gástrica e intestinal y provocar trastornos digestivos, insomnio y cefaleas (dolor de cabeza).

Una buena parte de esos estudios internacionales demostraron que beberlo entre tres y cuatro tazas cada 24 horas resulta beneficioso para el organismo, pues aporta nutrientes y protege contra múltiples enfermedades.

Un artículo divulgado recientemente por la revista The New England Journal of Medicine, situó los límites de consumo de cafeína en 400 miligramos por día en el caso de los adultos, y de 200 para las mujeres embarazadas y lactantes.

Asimismo, un texto publicado en el American Journal of Epidemiology vinculó el consumo de más de cuatro tazas diarias con una reducción del 49 por ciento en el riesgo de muerte, en comparación con los no bebedores o bebedores ocasionales de café.

Una pesquisa efectuada en la ciudad de Ohsaki, Japón, y publicada en el British Journal of Cancer, concluyó que la ingesta del líquido con el demandado grano está inversamente relacionada con la incidencia de cáncer de próstata.

¿NEGRO O CON AZÚCAR?

Para la ciencia, los beneficios del consumo de café van más allá de cuántas tazas diarias se consuman y también evalúa en cuál de sus modalidades resulta menos dañino.

Estudios publicados en abril de 2021 encontraron que beber una o más tazas de café natural con cafeína al día, se asoció con un riesgo reducido a largo plazo de insuficiencia cardíaca.

En comparación con las personas que no bebían café, la investigación encontró que el riesgo de insuficiencia cardíaca con el tiempo disminuyó entre un cinco y un 12 por ciento por cada taza consumida por día.

Pero cuando las personas bebían dos o más tazas de café negro por jornada, el riesgo disminuía en aproximadamente un 30 por ciento.
taza de cafe
Sobre el tema conversó Prensa Latina con el doctor haitiano Henry Thomas, especialista en Medicina General Integral egresado de la Escuela Latinoamericana de Medicina de Santiago de Cuba, quien respaldó esos estudios y apostó por el consumo moderado.

“Se dice que (el café) sube la presión o puede causar insuficiencia renal, pero no hay estudios comprobados de eso. Los que sí están publicados hablan de no tomarlo en exceso y, sobre todo, no añadir tantas cosas, se habla del café puro, negro y natural si se puede”, explicó.

Esa modalidad beneficia la salud bucal por sus propiedades antibacterianas y un efecto anti-adhesión de la placa dento-bacteriana, reduce en un 40 por ciento el riesgo de padecer cáncer de hígado, además de contener cantidades poco significativas de macronutrientes, grasas, carbohidratos y proteínas.

CAFÉ Y COVID-19: ¿SU RELACIÓN ES…?

En tiempos de pandemia de Covid-19, un sistema inmune fuerte es vital para evitar el contagio y, en caso de contraer la enfermedad, combatirla sin llegar a estadíos graves o la muerte.

A juicio del galeno haitiano, esa defensa natural de nuestro organismo depende no solo de factores genéticos, sino también de factores ambientales, de cómo nos alimentamos, dormimos, la salud mental y física.

“Lo que comemos es súper importante, no es lo mismo comer comidas procesadas que alimentos naturales que vienen de la tierra, como el café, el té, carnes no procesadas, viandas y hortalizas”, enfatizó.

En esa misma línea se basó un estudio titulado Dietary Behaviors and Incident Covid-19 in the UK Biobank (Comportamientos alimentarios e incidencia de la Covid-19 en el Reino Unido), de la universidad Northwester, al indagar sobre los hábitos alimenticios de los británicos.

La investigación partió del hecho de que el estado nutricional de las personas influye en la inmunidad a diversos agentes del medio ambiente.

Al analizar los casos individuales, los factores dietéticos de referencia incluyeron la lactancia materna cuando las personas fueron bebés, el consumo específico de café, té, pescado azul, carnes procesadas, carnes rojas, frutas y verduras.

Los participantes tenían entre 40 y 70 años de edad, y se tomó en cuenta su consumo de café: dos o tres tazas al día o ingesta nula.

Los hallazgos revelaron que en Reino Unido el consumo habitual de una o más tazas de café al día está asociado con una disminución del 10 por ciento en el riesgo de contagiarse con el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad.

“El café no solo es una fuente clave de cafeína, sino que aporta docenas de otros componentes, incluidos muchos implicados en la inmunidad”, explicó el estudio y agregó que el líquido del grano, la cafeína y los polifenoles tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Además, especificó que el consumo de café se correlaciona favorablemente con la disminución inflamatoria cuando las personas se contagian de Covid-19, mientras contrarresta la gravedad y mortalidad del patógeno.

Negro, fuerte, amargo y caliente seguirá siendo el café, la apuesta de muchas personas en las mañanas para comenzar el día; y si además trae consigo múltiples beneficios para la salud humana en un consumo moderado, de acuerdo con conclusiones científicas, ganará más adeptos que detractores.
banner-radio
Podcast
arb/znc/nmr

Colaboraron en este trabajo:

Karina Marrón
Karina Marrón González

Jefa de la Redacción de Economía

Amelia-Roque
Amelia Roque

Editora

Diego-Hernandez
Diego Hernández

Webmaster

Más en Escáner
MINUTO A MINUTO
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES