NOTICIAS

Luces y sombras de la lucha contra la pandemia en El Salvador

luces-y-sombras-de-la-lucha-contra-la-pandemia-en-el-salvador
Por Charly Morales Valido*
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

San Salvador (Prensa Latina) Como una hermosa coincidencia para celebrar el Día de la Medicina Latinoamericana, el pasado 3 de diciembre El Salvador registró su primer día sin muertes por Covid-19 desde la irrupción de la pandemia, en abril de 2020.

Durante año y medio, los reportes oficiales de nuevos contagios, casos sospechosos, graves y altas médicas siempre incluían algún fallecido, en ocasiones -raras- una docena, cifras bajas para la media global, con todo y ciertas denuncias de subregistros.

La noticia coincidió con el anuncio de que un 70 por ciento de la población salvadoreña completó su esquema de vacunación contra esta enfermedad, que un número mayor tiene al menos una dosis y grupos vulnerables van por una tercera, de refuerzo.

ÉXITOS EN EL COMBATE A LA EPIDEMIA

La gestión gubernamental propició que desde mediados de febrero El Salvador comenzara a recibir lotes de las vacunas que iban surgiendo para encarar la pandemia, al punto que ya esta nación centroamericana cuenta con más dosis de las que necesita.

Con este superávit, la administración del presidente Nayib Bukele donó vacunas a pueblos de la vecina Honduras, y el 1 de diciembre anunció que ofrecerá el lugar del país en el mecanismo Covax a naciones que lo necesiten más.

“Cederemos nuestro lugar a otros países. Gracias a Dios, tenemos más que suficiente y hay otros países que las necesitan”, tuiteó Bukele sobre el sistema creado por la Organización Mundial de la Salud para intentar la distribución equitativa de inmunógenos.

Según Bukele, ese proceso de en El Salvador avanzó tan rápido que le permitió sumarse a Suiza en esta iniciativa solidaria con los países con menos acceso a vacunas.

El Ministerio de Salud reportó hasta la primera semana de diciembre la aplicación de nueve millones 179 mil 875 dosis, de ellas casi 18 mil a extranjeros, como parte de una presunta estrategia para darle curso a sus reservas de vacunas.

Es más, a mediados de noviembre fueron levantadas las restricciones de ingreso al país que rigieron desde el comienzo de la pandemia: ya no fue necesario mostrar constancias de vacunación o una prueba negativa de Reacción en Cadena a la Polimerasa (PCR).

En total, el país cuenta con 166 vacunatorios, entre ellos, un Megacentro en las inmediaciones del Hospital El Salvador, especializado en la Covid-19, y tres sitios donde la persona puede ser vacunada sin salir de su auto.

En este contexto, la Comisión Europea avaló la equivalencia del certificado de vacunación expedido en El Salvador, lo cual facilitaría los viajes entre esta nación centroamericana y los 52 países del Viejo Continente integrados al sistema comunitário.

Aún así, las autoridades sanitarias lidian con ciertos sectores reacios a inyectarse, ya sea por prejuicios religiosos, paranoia o desinformación, y para ello implementaron incluso un programa de inmunización casa a casa, o en puntos móviles.

LAS SOMBRAS Y LAS LUCES EN LA GESTIÓN

Sin embargo, no todo ha sido idílico en la lucha del país contra la enfermedad, sobre todo por el peligro que entraña la confianza: en determinados momentos del año se dieron repuntes peligrosos y, definitivamente, prevenibles.

Por ejemplo, tras las vacaciones agostinas -las célebres fiestas patronales de San Salvador- se dio un alza en los contagios, agravada con la celebración a estadio repleto de varios partidos de la selección nacional de fútbol por las eliminatorias mundialistas.

Si bien se insistió siempre en el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, como el uso obligatorio de mascarilla, o la admisión en el estadio solo de quien mostrara su cartilla de vacunación completa, el distanciamiento social era nulo, y la interacción mucha.

Un estudio del Centro de Modelaje Matemático de la Universidad Francisco Gavidia arrojó que un solo enfermo que ingresara al estadio Cuscatlán -con capacidad para 30 mil aficionados- pudo haber contagiado a más de 300 personas.

La situación fue tal, que la mayoría oficialista de la Asamblea Legislativa (Parlamento unicameral) aprobó el decreto 188, para restringir determinado tipo de aglomeraciones, en particular las protestas antigubernamentales, según la oposición.

De hecho, en septiembre y octubre se dieron dos protestas masivas contra ciertas medidas de la administración Bukele, como la implementación de la Ley Bitcoin o la depuración del aparato judicial, y para expresar inquietud ante una eventual deriva autoritaria.

Y aunque el manejo de la pandemia aquí no ha estado exento de cuestionamientos, sobre todo por denuncias periodísticas sobre presuntos conflictos de intereses, en sentido general el gobierno sacó buena nota en su enfrentamiento a la emergencia sanitaria.

Un reciente informe técnico del Fondo Monetario Internacional (FMI) valoró la gestión del gobierno salvadoreño para propiciar una pronta recuperación económica, aunque igual la pandemia sumió a medio millón de personas más en la pobreza extrema.

A pocas semanas de cerrar el 2021, la Asamblea derogó el polémico decreto 188 y mientras sectores de la sociedad civil y la oposición política alistan una nueva manifestación, la mente de muchos está ya en la “rebusca” para financiar su celebración de fin de año.

El miedo de muchos- y no solo en El Salvador- es que la variante ómicron vaya a aguarles la fiesta y que las irrefrenables ganas de celebrar reviertan los avances en la lucha contra una pandemia que no parece tener fin.

*Corresponsal Jefe de Prensa Latina en El Salvador

rmh/cmv

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES