NOTICIAS

Democracia según San Biden

La Habana, 12 dic (Prensa Latina) Un centenar de invitados de Estados Unidos participaron los días 9 y 10 de diciembre en la Cumbre por la Democracia, iniciativa del presidente Joe Biden que, a juicio de analistas, resultó un ejercicio de demagogia y un fiasco empapado de retórica.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Para el doctor Sam Anderson, la arbitraria lista de convocados, entre los que hubo jefes de Gobiernos, activistas, periodistas, líderes del sector privado y otros miembros de la sociedad civil, evidenció un gran sesgo político.

Desembarcamos en un mundo dividido que colocó sobre la mesa, por un lado, a “las democracias”, según San Biden, y por el otro, a “los demás”, los excluidos de Washington, afirmó el doctor Anderson a Orbe vía WhatsApp.

El espacio virtual, que transcurrió al margen de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), centró los debates en los desafíos que afrontan las democracias a partir de tres ejes clave: la defensa contra el autoritarismo, el combate a la corrupción y la promoción del respeto a los derechos humanos.

Sin embargo, el país convocante tiene una credibilidad y una moral cuestionables para erigirse como ejemplo de democracia, comentó.

Un extenso aval en materia de racismo sistémico, abusos policiales, fenómenos enquistados como las drogas y la violencia con armas de fuego hacen de Estados Unidos una voz sin legitimidad para condenar a otros, señaló Anderson, integrante del Movimiento Nacional de Liberación Negra-Iniciativa Unitaria.

Qué lecciones puede dar mi país si hasta en el diseño del sistema electoral estadounidense posee males estructurales y el que abre las puertas para llegar a la Casa Blanca o cualquier alto cargo electivo es el dinero, añadió.

Cómo entender en “nuestra democracia” que la elección de un presidente es resultado de un número en un colegio electoral y no consecuencia del voto popular, acotó.

Subrayó que muy mal parado quedaron esos términos cuando una turba de fanáticos seguidores del entonces presidente Donald Trump asaltó el Capitolio el pasado 6 de enero alentados por la teoría del fraude y la Gran Mentira para impedir la confirmación de Biden como mandatario electo.

Además, solo el hecho de que estuvieron ausentes en la cita países latinoamericanos como Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia puso de relieve qué tan democrática fue la reunión, advirtió Anderson, por largo tiempo activista solidario con la mayor de las Antillas.

En una intervención reciente, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, anticipó que la Cumbre evidenciaría la debilidad de Estados Unidos, incapaz de encarar en la ONU el desprestigio y aislamiento de su política exterior.

Una publicación digital estadounidense, Moon of Alabama, definió el evento como “un espectáculo propagandístico que se supone demuestre un fuerte liderazgo de Estados Unidos donde no existe”.

Mientras, el diario The New York Times alertó que el gobierno de Biden está intentando forjar un frente común con sus aliados de Europa y Asia en los ámbitos tecnológico, económico y militar de cara a una era de competencia que será muy diferente a cualquier rivalidad geopolítica que el mundo haya visto jamás.

Y la democracia es el hilo conductor de los esfuerzos de la administración Biden, la palabra clave que indica quién será jugador en el (su) equipo.

mem/dfm

(Tomado de Orbe)

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.