NOTICIAS

Millonaria corrupción en Bolivia tiene en vilo a oposición neoliberal

marcha-bolivia
Por: Delfín Arias Vargas*

La Paz (Prensa Latina) La oposición neoliberal boliviana vive arrinconada por el movimiento popular, salpicada por un millonario hecho de corrupción, con un dirigente ‘cívico-golpista’ recluido en una cárcel por delitos electorales y con su plan de federalismo separatista haciendo aguas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El masivo apoyo a la democracia de un millón de bolivianos reunidos en noviembre en La Paz, no pudo ser asimilado por una oposición perdida en su propio laberinto.

Con la ‘presidenta’ autoproclamada, militares, policías y políticos del golpe de Estado de 2019 en manos de la justicia, y el incitador de la quema del Tribunal Electoral de Potosí aprehendido, el sueño opositor de desarticular el movimiento popular se tornó en pesadilla.

En ese contexto detonó el mayor caso de corruptela pública que se recuerde: un millonario robo a las arcas de la Alcaldía de Santa Cruz, administrada por políticos neoliberales, vinculados a una élite etnófoba, regionalista y separatista.

Y la posibilidad cierta de que las investigaciones impliquen en los ilícitos a miembros de la crema y nata de la ‘institucionalidad cruceña’, que a capa y espada protege la oligarquía regional, puso en vilo a una élite poderosa.

En ese camino el plan de federalizar Bolivia, lanzada por el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, no tuvo mejor suerte. Por su carácter separatista fue rechazada allí donde el también jefe de la asonada golpista de 2019 intentó ‘socializarla’.

CORRUPTOS DE CUELLO BLANCO

¿Por qué este hecho de megacorrupción, que trasciende la Alcaldía cruceña, puso en vilo a los grupos de poder cuya credibilidad está fuertemente cuestionada?

El 2 de diciembre, Valeria Rodríguez reveló que su exesposo, Antonio Parada Vaca, exdirector de Recursos Humanos de la Alcaldía de Santa Cruz, se benefició con 800 ‘ítems fantasmas’, contratos ficticios que causaron un daño económico millonario al Estado.

La nueva administración edil estimó en 200 millones de bolivianos (28,7 millones de dólares) el daño económico perpetrado por una cáfila que contó con la complicidad de empleados de una entidad financiera para substraer el botín de cajeros automáticos.

Según informó la Alcaldía cruceña, el cabecilla visible del millonario robo registró a su nombre en Derechos Reales seis inmuebles, cada uno evaluado en 500 mil dólares, y 18 vehículos. También anotó otras propiedades a nombre de sus parientes.

Además, transfirió a sus cuentas bancarias en Estados Unidos montos de entre 82 mil y 1.2 millones de dólares. La pregunta inevitable es: ¿cómo reunió esa millonaria suma, si como director de Recursos Humanos cobraba cada mes apenas 12 mil bolivianos (unos mil 724 dólares)?

Parada Vaca tendría que haber ahorrado el 100 por ciento de su sueldo durante 696 meses (58 años), sólo para reunir 1,2 millones de dólares.

Por si fuera poco, en su declaración jurada de 2008 manifestó a la Contraloría del Estado que no poseía ningún útil a su nombre, pero en su declaración de 2014 expuso bienes por más de 2.8 millones de bolivianos (unos 402 mil dólares). El origen ilícito salta a la vista.

ÉLITE OLIGÁRQUICA Y MEDIÁTICA

¿Cómo una élite oligárquica regional, conformada por terratenientes, industriales y políticos ultraconservadores ejercen un férreo control sobre las instituciones cruceñas?

En 2008 el periodista Grover Cardozo alertó que Santa Cruz ‘es víctima de un pacto de sangre de logias que controlan la región con la estrategia del miedo, que articulan un discurso en apariencia cruceñista, pero esconde, de la manera más aviesa, oscuros ‘intereses’ de una élite eurofílica, anglofílica, etnocéntrica, etnofóbica y apátrida.

Y la estrategia del miedo funciona. ‘Los sectores duros lograron que la Unión Juvenil Cruceñista’, grupo paramilitar del comité cívico, ‘sea temida por una buena parte de la población’, escribió Cardozo en aquel momento. Esta realidad no ha cambiado.

La lucha de los sectores sociales que se desmarcaron del tutelaje inquisidor ‘cívico’ es invisibilizada por una prensa corporativa servil a los grupos de poder. ‘Da la impresión de que en Santa Cruz hay una sola consigna, una sola mirada y una sola línea política’.

VÍNCULOS INCESTUOSOS

En 2004 el presidente del etnófobo comité cívico y miembro de la élite logiera, a la sazón alcalde interino de Santa Cruz, Rómulo Calvo, dispuso la contratación de Parada Vaca a pedido de una concejala, su suegra. ‘Me dio una mano’, admitió el susodicho.

Para colmo el régimen de facto de Jeanine Añez designó a Parada Vaca, en 2020, director de Recursos Humanos de la Caja Nacional de Salud. Por esto, las investigaciones se extendieron al ente gestor de seguridad social con sede en La Paz. Hay cuatro detenidos.

Sin embargo, con el gran poder económico que ostenta, los objetivos políticos que persigue y el control sobre las instituciones cruceñas que ejerce, sería ingenuo pensar que la rancia élite no intente torcer el rumbo de las investigaciones del Ministerio Público.

Las logias sacralizan la propiedad privada, demonizan la propiedad estatal de los recursos naturales y estratifican a las personas por el color de su piel, procedencia y patrimonio.

Ese discurso etnófobo de la oligarquía terrateniente e industrial, cuyo núcleo duro está en Santa Cruz, provoca aversión, cuando no odio, hacia los habitantes ancestrales del territorio boliviano y el legítimo gobierno liderado por sectores sociales secularmente marginados.

CORRUPTELA NEOLIBERAL

Otro claro ejemplo de la corruptela neoliberal es el caso que involucra a Arturo Murillo, el número dos del régimen golpista de Jeanine Áñez, recluido en un penal federal de Miami (Estados Unidos) en espera que un juez dicte sentencia.

Registrado como el reo 02358-506, el otrora todopoderoso ministro de Gobierno enfrenta una pena máxima de 20 años de prisión acusado de lavado de dinero (2,4 millones de dólares) y pago de sobornos con el sobreprecio en la compra de materiales antimotines a una empresa de propiedad de amigos suyos.

Por eso y más, el millonario desfalco de las arcas del municipio cruceño es sólo la punta del iceberg de un sistema de corrupción de alcance insospechado y enquistado en las más altas esferas de instituciones bajo un férreo control corporativo.

En 1998, durante los gobiernos neoliberales (1985-2005), Transparencia Internacional situó a Bolivia como el país campeón de la corrupción en América Latina y subcampeón en el mundo.

La oposición no encuentra vías para salir del profundo pozo del descrédito en el que cayó por sus acciones de corrupción, contrarias a los intereses de la patria.

arb/dav

(*) Periodista boliviano, colaborador de Prensa Latina

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.