NOTICIAS

El hombre del frío

el-hombre-del-frio
Caracas, 18 dic (Prensa Latina) “Bajó Pacheco”, así se anuncia en Caracas, Venezuela, la llegada del invierno a una capital que encandila con sus luces navideñas y embriaga con el aroma a café, dulces y hallacas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Los legendarios Reyes Magos y Santa Claus no pudieron destronar de la imaginación de los venezolanos la supremacía de un pintoresco personaje a quienes todos atribuyen el arribo de dicha estación a una ciudad donde el frío no es muy cotidiano, ni siquiera en esta época.

Cada año, a inicios de diciembre, el centro de esta urbe se viste de fiesta y cientos de familias esperan al “hombre que trae el frío” entre luces con alegorías de la Navidad, el sonar de las parrandas y los gritos de la muchachada.

Según la leyenda, desde hace siglos, tantos que la historia popular no puede definir exactamente cuándo empezó, un floricultor de la montañosa y fría región de Galipán descendía del imponente monte Ávila en los meses de noviembre, diciembre y enero a vender sus productos.

Con un arreo de burros cargados de flores y acompañado por una copla que anunciaba su trayecto, Pacheco se dirigía a Caracas por el entonces llamado Camino de los Españoles y entraba a la ciudad por la Puerta de La Pastora.

Vendía su mercancía frente a la famosa iglesia de esa zona y descansaba del largo viaje. Luego seguía al Mercado de las Flores de San José, donde junto a otros coterráneos terminaba de comercializar lo que llevaba en sus cestas.

Tres veces a la semana el humilde hombre subía y bajaba con sus burros y su carga, hasta finales de enero, cuando desaparecía de aquellos lares y no volvía a saberse más de él hasta el próximo noviembre.

Fue así que las frases “allí viene Pacheco”, “bajó Pacheco” o “llegó Pacheco” trascendieron en la cultura popular como un sello de identidad local. Con el tiempo, la leyenda del floricultor que traía el frío se afianzó en los capitalinos y, hasta el presente, puede escucharse en cualquier esquina: “Este año está fuerte Pacheco”, para hacer notar el descenso de las temperaturas.

Nadie recuerda cuándo desapareció a ciencia cierta el pintoresco personaje que llenaba a todos de alegría con sus flores y coplas, porque cuando dejó de estar otros se disfrazaron y convirtieron la «bajada» en una fiesta popular.

No importa cómo se encuentren o cuán difícil sea la situación del país, con su acostumbrada alegría, los caraqueños visten sus ropas invernales cada diciembre y salen a esperar a Pacheco, aunque la mayoría de las veces ya no trae ni siquiera un leve frío.

mem/ycv

(Tomado de Orbe)

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.