NOTICIAS

¿Necesita reformas el Foro Social Mundial?

Foro-Social-Mundial
Por Alain Valdés Sierra* La Habana, 2 feb (Prensa Latina) Los constantes y nuevos desafíos globales requieren de enfoques pragmáticos para ser superados con éxito, el inmovilismo intelectual solo sería un sentencia de muerte que beneficiaría a unos pocos en detrimento de las mayorías.

Esa visión supone un reto mayúsculo para las fuerzas de izquierda y progresistas en general, en tanto las otras tendencias del espectro político se inclinan cada vez más a la derecha y la ultraderecha como una de las proyecciones suprema del neoliberalismo.

Es con eso objetivo que en 2001 nació el Foro Social Mundial (FSM), catalogado entonces como “la expresión más contundente de resistencia a la globalización neoliberal que los movimientos de izquierda sociales y políticos lograron plasmar en las últimas décadas”.

Entonces constituyó todo un éxito para el pensamiento y acción progresistas al consolidarse como mecanismo articulador de estrategias frente a un modelo político y económico que solo profundiza la brecha entre ricos y pobres, la crisis climática global y los niveles de pobreza extrema, entre otros problemas.

Sin embargo, algunos fundadores del FSM alertan sobre la necesidad de encontrar nuevos rumbos estratégicos debido a los constantes cambios experimentados por el mundo durante los últimos 20 años.

A propósito, una veintena de intelectuales de prestigio como el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Ezquivel, y los analistas brasileños Emir Sader y Boaventura de Sousa, proponen reformar el Foro para evitar lo que llaman “una lenta extinción”, refiera una carta abierta publicada en el diario argentino Página 12.

Con ese objetivo enuncian dos propuestas que apuntan a una necesaria modificación de la Carta de Principios del FSM para adecuar sus propósitos al diseño de respuestas a problemas concretos y comunes a todas las áreas geográficas como el racismo, la reivindicación de los derechos de la mujer, y la lucha contra el cambio climático, entre otros.

Para ello, los firmantes estiman necesario para cada convocatoria la elección de una Asamblea General con un Comité Ejecutivo representativo que permita una participación en los debates acerca de las diferentes problemáticas, y convierta al Foro en sujeto político con voz propia.

En segundo lugar, que el referido comité sea “parte activa, visible y propositiva en la sociedad civil global”.

-¿Cuán necesaria son las reformas?

La historiadora brasileña Fátima Mello advirtió en 2017 sobre la necesidad de reformar el FSM en artículo publicado en la revista argentina Nueva Sociedad.

Entonces insistió en los cambios radicales experimentados por el escenario global y Latinoamericano durante las últimas dos décadas como causas para la necesaria evolución.

Recordó que en sus primeras ediciones el FSM se erigió como espacio de convergencia “de las luchas contra el neoliberalismo y el imperialismo”, pero la crisis 2008 representó en lo adelante una radicalización de “la brutalidad del capitalismo”.

Mello apuntó en el artículo de opinión Desafío de un Foro Social Debilitado, que ante ese escenario, ese mecanismo no se “mostró preparado para generar respuestas”.

En otro momento del texto, aclaró con optimismo que “la insuficiente capacidad de respuesta del FSM (…) no significa que las resistencias hayan cesado”.

Desde que la autora, exintegrante del Secretariado Internacional del FSM, publicó el referido artículo la realidad se ha mantenido en constante cambio, y analistas coinciden en que las fuerzas progresistas son conscientes, una vez más, de la necesidad de unirse para hacer frente con éxito a los retos comunes.

En esa línea los intelectuales firmantes de la carta abierta ven con esperanza la próxima edición del Foro, a celebrarse en México del 1 al 6 de mayo, con un programa que combina actividades presenciales y virtuales.

Desde ya aseguran que será “una experiencia viva y positiva para los participantes”, pero alertan sobre el riesgo de un impacto casi nulo, como, consideran, sucedió con la cita anterior.

Por su parte los organizadores mexicanos insisten en que el FSM “sólo cumplirá su papel con la necesaria relevancia política si tenemos en cuenta la realidad actual y conseguimos fortalecer nuestras articulaciones para hacer avanzar nuestros sueños y utopías, y construir agendas transformadoras comunes”.

mem/avs

* Periodista, jefe de la Redacción Centro-Sur de Prensa Latina

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES