NOTICIAS

Gobierno de Biden, crisis de Ucrania y desinformación mediática (I)

New Haven, Estados Unidos (Prensa Latina) Con la entrada de fuerzas militares rusas en Ucrania el 24 de febrero, una crisis de proporciones históricas que estaba latente por mucho tiempo se ha puesto en el centro de la política mundial.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

José R. Oro

Ingeniero cubano residente en EEUU, colaborador de Prensa Latina

Desde la Crisis de Octubre en Cuba no se observaba con tanta claridad la inminencia de una guerra global, con armas de exterminio en masa.

Los belicistas medios “canallas” estadounidenses y de sus aliados encabezan todos los pronunciamientos de la Administración de Joe Biden, proclamando diariamente a todo volumen que la Rusia de Vladimir Putin es la agresora, está bombardeando a los civiles, tiene la intención de apoderarse de toda Ucrania y representa una amenaza para la OTAN, o para toda la Europa “democrática”.

Muchas instituciones “democráticas” gubernamentales (todas) o privadas, están unidas en la imposición por parte de la administración Biden de sanciones económicas sin precedentes contra Rusia.

Alemania y Francia han sido presionadas para ceder ante las demandas de Estados Unidos de cancelar el gasoducto submarino Nord Stream 2 que habría transportado gas ruso barato en una enorme cuantía hasta Europa Occidental.

La eliminación de todo el sistema de gasoductos rusos a través de Ucrania y del Báltico sigue siendo una prioridad de los gigantes petroleros estadounidenses y del mundo occidental, siempre ansiosos por vender gas fracturado por Estados Unidos en todas partes, incluso si los costos para los países de Europa occidental son significativamente más altos que las tarifas rusas actuales.

Ucrania es un emporio de riquezas con las que los capitalistas de Wall Street y de las Bolsas de valores de Londres, Paris y Frankfurt sueñan, desde el principal suelo fértil de Europa Central y Oriental, hasta inmensas reservas minerales de escala mundial.

Ellas incluyen: carbón, manganeso, mercurio, mineral de hierro y ferrotitaníferos, uranio (en cantidades muy considerables) e importantes volúmenes de gas en esquisto, donde los monopolios estadounidenses y sus representantes (entre ellos personas como Hunter Biden y Rudy Giuliani) quisieran poder usar sus tecnologías de fracking y controlarlos.

Ucrania es, además, el puente entre Eurasia y Europa propiamente dicha. En fin, mucho atractivo para Estados Unidos y la OTAN.

Uno de los principales efectos de ese diluvio mediático que apoya a Washington, la OTAN y los neonazis ucranianos ha sido dividir a la opinión pública, incluso de sectores progresistas, sobre la presunta culpabilidad de Rusia en estos hechos, lo que es completamente bazofia desinformativa y que se debe enfrentar de manera vertical y documentada.

Los medios “canallas” fabrican el consentimiento de la opinión pública, y en muchos casos lo falsifican

Las guerras petroleras han sido típicas en la política exterior de Estados Unidos, desde el robo directo del petróleo de Iraq que causó la muerte de muchísimos iraquíes hasta las sanciones, los intentos de golpe de Estado y guerras de agresión contra Venezuela, Siria, Iraq, Libia e Irán, todo apuntado en mantener el petróleo competitivo de esos países fuera del mercado mundial, o transfiriéndolo directamente a las corporaciones estadounidenses.

Incluso el ilegal bloqueo contra Cuba tiene un componente petrolero, enfocado en no permitir adquirir, transportar en buques tanqueros, producir o refinar petróleo y gas a nuestro país.

Todo ello ha sido “justificado” con pretextos fabricados por la CIA: “Venezuela habría manipulado sus elecciones, Siria asesinó a manifestantes inocentes en Damasco y otras ciudades, usando “gases” contra su propio pueblo, Iraq tenía armas de destrucción masiva, Gadafi planeaba aniquilar a 50 mil manifestantes inocentes de Bengasi, Irán estaba desarrollando armas nucleares, Cuba derribó dos indefensas avionetas, y hace mucho tiempo, un incidente grotesco en el Golfo de Tonkín (para los más mayorcitos)”. La lista es interminable.

El resultado ha sido la matanza de literalmente millones de inocentes en todo el mundo, que continúa hasta el día de hoy. Pero para el Complejo Militar Industrial y para Wall Street el control del petróleo y el gas en el mundo prima por encima de todo ello.

Divisiones en el movimiento pacifista y progresista

La crisis de Ucrania ha cobrado su precio, al menos por el momento, en los movimientos contra las guerras estadounidenses e internacionales, con dos polos emergentes con concepciones estratégicas contrapuestas.

En Estados Unidos, un grupo grande de políticos y organizaciones progresistas se siente obligado a denunciar con igual pasión a ambos bandos, Rusia por un lado y Estados Unidos/OTAN por el otro, cometiendo un gravísimo error en el entendimiento de la situación que ha sido creada desde hace tiempo por la ultraderecha mundial en Europa del Este.

En marcado contraste, las organizaciones que representan una sincera oposición contra la guerra exigen: “¡No a la guerra de EEUU. y la OTAN en Ucrania! ¡Nada de guerras con Rusia! ¡Sin sanciones! No a la OTAN y a la expansión de la OTAN”, una causa central de la crisis actual, y “¡Financien las necesidades humanas, la educación, la vivienda, el medio ambiente y la atención médica, no la guerra!”.

El que una parte de las personas progresistas estén confundidas es un efecto colateral de la agresión y la guerra psicológica pro-OTAN y antirrusa, no solo en Ucrania, sino a nivel mundial (no olvidemos Siria ni por un instante), que es necesario denunciar por todas las vías.

Los agresores son los que han forzado la guerra, usando a Ucrania como “caballo de Troya” contra Rusia y permitiendo el auge en Europa Oriental de los movimientos neonazis.

La imagen del imperialismo estadounidense en la actualidad

El gobierno imperialista estadounidense de Biden, con cientos de bases militares en todo el mundo en decenas de países, es por mucho el mayor proveedor de fuerza y violencia del mundo.

Millones de personas progresistas votamos por Biden en las pasadas elecciones, que lo único que demostraron fue la necesidad de tener un partido político de izquierda que conjugue al ala liberal-progresista del partido “Demócrata” y a una miríada de organizaciones políticas y sociales de centro- izquierda e izquierda, dispersas y poco efectivas, si no nos unimos muy pronto.

Si esto no sucede la violencia imperialista lo abarcará todo e incluye un sistema de vigilancia estadounidense y mundial de tipo orwelliano, guerras cibernéticas destinadas a interrumpir o desactivar sistemas vitales de comunicación y generación de energía, guerras de drones, guerras de sanciones contra 40 naciones, guerras de “embargos” y bloqueos, guerras de operaciones especiales de la CIA, asesinatos por escuadrones e intervenciones militares abiertas dirigidas al “cambio de régimen” y la conquista.

Esta infinita lista tiene como único objetivo el tratar de perpetuar un mundo “unipolar” que de hecho ya no existe; y que como muestra la crisis de Ucrania, llevará más tarde o más temprano a una guerra global y al fin de la Humanidad. ¡Hay que parar estas agresiones!

El gobierno de Donald Trump (2017-2021) mostró hasta dónde está desarrollado el fascismo en Estados Unidos.

Pero los “demócratas” del expresidente Barack Obama (2009-2017) llevaron a cabo numerosos actos de guerra en el mundo. El presidente Biden hoy le sigue “la rima” de forma incrementada.

De hecho, la actual administración, en un informe al Congreso hace unos meses, enumeró 158 países donde se están llevando a cabo operaciones militares o paramilitares estadounidenses.

Por el contrario, China mantiene una sola base militar fuera de sus fronteras: en Yibuti, en el Cuerno de África para la lucha contra la piratería marítima, mientras que Rusia mantiene unas seis bases militares, la mayoría en las antiguas repúblicas soviéticas y una en Siria.

Estados Unidos gasta más en sus fuerzas armadas- al menos un billón (millón de millones) de dólares al año, incluido el presupuesto de la CIA y la comunidad de inteligencia- que la mayoría del resto del mundo sumado.

Una evaluación precisa del estado militar mundial demuestra que China y Rusia están casi totalmente rodeadas por bases militares estadounidenses.

Washington ha ampliado la membresía de la OTAN a las fronteras de Rusia y ha armado a 30 países de esa alianza castrense mientras organiza durante años, en tierra y mar, ejercicios militares conjuntos en las fronteras de Rusia y China.

Hoy, Ucrania ocupa el tercer lugar, solo detrás de Israel y Egipto, en recibir ayuda militar estadounidense, con la administración Biden en este momento enviando miles de millones adicionales.

Golpe respaldado por Estados Unidos en Ucrania en 2014

Aquí, relatamos los eventos críticos que rodearon el golpe de Estado liderado por los fascistas y respaldado por Estados Unidos en Ucrania en 2014 que derrocó al gobierno capitalista prorruso de Viktor Yanukovich y lo reemplazó por uno orientado a alinearse con la Unión Europea, la OTAN y el imperialismo estadounidense.

Los eventos que ocurrieron en Ucrania en 2014 no fueron objeto de interpretación especulativa. Mis amigos ucranianos estuvieron en escena durante las protestas de la Plaza de la Independencia (Maidan), donde miles de personas se movilizaron en el centro de Kiev para protestar contra la corrupción del gobierno y la fuerte caída en su nivel y calidad de vida.

De la nada, desde los tejados cercanos, una lluvia de balas de asesinos cayó sobre los manifestantes pacíficos de abajo, matando a muchos. Se asumió automáticamente que los perpetradores estaban bajo la dirección del gobierno de Yanukovich.

Fue solo más tarde, después del subsiguiente golpe liderado por los fascistas, que se reveló la verdad, cuando un alto funcionario de Lituania informó a Estados Unidos que fueron los grupos dirigidos por fascistas los que abrieron fuego contra las multitudes de Maidan como preludio de su planeada toma armada de la Rada (Parlamento de Ucrania).

Las bandas fascistas finalmente lograron controlar a su favor las protestas de Maidan, movilizando a sus partidarios armados de todo el país.

El senador John McCain y otros dignatarios estadounidenses fueron vistos compartiendo escenario con líderes fascistas.

Mientras tanto, las bandas armadas fascistas irrumpieron en la Rada y prohibieron físicamente a los representantes de la mayoría de Yanukovich entrar en el edificio y ulteriormente tomaron el poder en Ucrania, el país más extenso de los situados solo en Europa.

rmh/jro

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES