NOTICIAS

Isla de las Cobras

isla-de-las-cobras
Brasilia, 19 mar (Prensa Latina) Situada a 35 kilómetros de la costa del estado brasileño de Sao Paulo, la Isla de la Quemada Grande, también conocida como Isla de las Cobras, posee poco más de dos mil serpientes, el equivalente a cinco por cada metro cuadrado del territorio.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Ante tal riesgo, la Marina de Brasil prohibió a todo ser humano sin autorización desembarcar en el lugar, considerado el más peligroso de la tierra.

De acuerdo con investigaciones científicas, sobre la superficie del sitio anida la Bothropsinsularis, unaserpiente endémica de la familia de las víboras que puede medir hasta 70 o más centímetros de largo y se identifica por su color beige-amarillento.

Anécdotas aseguran que los reptiles fueron colocados allí por piratas que querían protección para su oro. Sin embargo, estudios afirman que la densa población de esos ejemplares evolucionó durante miles de años por la falta de intervención humana.

Algunos historiadores aseguran que la porción de terreno se formó al final de la última glaciación, hace unos 11 mil años, cuando el nivel del mar subió y separó esa colina (parte de la sierra del Mar) del continente.

Al quedar aislada la Ilha de Queimada Grande-en portugués-, las especies de serpientes que vivían allí evolucionaron de forma diferente a otras de tierra firme. Como acabaron atrapadas en la isla, no tenían depredadores a nivel del suelo y se reprodujeron rápidamente. Y como tampoco había presas, tuvieron que adaptarse subiéndose a los árboles.

De esta forma, empezaron a atacar a las aves migratorias: acechaban a su botín, mordían y esperaban a que el veneno hiciera efecto.Su toxina, muy mortífera, es capaz de matar a la mayoría de las presas casi al instante, e incluso, puede derretir la carne humana.

Además del descomunal número de ejemplares, en la isla no hay ninguna fuente de agua potable, la temperatura es muy alta y el desembarco resulta embarazoso, pues su litoral está atestado de peñascos.

Pese al peligro, traficantes de fauna se aventuran a llegar hasta allí.

Actualmente, en el mercado negro una Bothropsinsularis, que figura en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, puede costar hasta 20 mil dólares.

Junto con la degradación del hábitat y las enfermedades, la caza afecta a la población de reptiles, que disminuyó casi un 50 por ciento en los últimos 15 años.

(Tomado de Orbe)

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES