NOTICIAS

Ernesto Oliva: “Lo más importante es disfrutar el magisterio” (+Fotos +Videos)

La Habana (Prensa Latina) Ernesto Oliva incorpora, al piano y sus clases, la autenticidad de aquello que trae como influencia de su cubanísimo Guantánamo y procura disfrutar a plenitud porque considera esa “la clave para enfrentarse al magisterio”.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Por Yelena Rodríguez Velázquez

Periodista de la Redacción de Cultura

A esa tierra “creada a golpe de cincel en la propia eminencia y bajo el sol” se arraiga el Oliva artista y maestro. “Mi Aldea”, la que describiera Regino Eladio Botti en sus versos, es parte de él, ya sea ante un auditorio en Londres, el Teatro Nacional de Cuba o frente a los alumnos del Instituto Superior de Arte (ISA).

Por eso sus composiciones tienen un poco de Changüí, de Nengón y Kiribá. Sacó provecho de lo que viene en sus venas para crear su lenguaje, conectar con su espacio e identidad, conocer y explicar el por qué, dónde, cuándo, cómo y qué de la música.

“Hay que estudiarse las obras, dominar cada una cambia la visión artística y permite ver más allá del código de notación. Si es una música cubana, el alumno debe saber si son géneros danzarios y profundizar en otros detalles, por ejemplo, cómo se baila”, comentó en exclusiva con Prensa Latina.

Domina la diferencia entre las melodías de carácter litúrgico en un estilo barroco y el lenguaje apasionante del siglo XIX en pleno romanticismo. Como mismo pretende alcanzar el nivel de excelencia en la ejecución de una pieza extranjera, procura construir el proceso artístico que exige la cubana.

“Cuando logras saber la esencia de esa música puedes ejecutarla de mejor manera y ocurre un proceso comunicativo entre el cuerpo y el cerebro que te hacen dominar el momento y logras tus propósitos en clase, interpretación y/o composición”, explicó.

Y Oliva sabe lo que quiere. Para la realización de su ópera prima que, sin sorpresa alguna lleva por título Mi Aldea, convocó a jóvenes talentos cubanos y se fue a su ciudad natal a grabar en primera persona el cantío del gallo, el bullicio de la gente, el caudal del río, el sonido legítimo del Guaso.

¿El resultado? Pues un “refinado trabajo cameral, de gran fluidez y organicidad en las interpretaciones”, al decir de los especialistas. De seguro, también resultó orgullo supremo para Cecilio Gómez, Francisco Garner, Danae Ulacia, Juan Piñera, sus maestros, donde quiera que estén.

Pupilo de “espíritu inquieto”

Conversamos rodeados del arte que se respira en el ISA, la naturaleza y los sonidos de una trompeta que el viento se encarga de esparcir por doquier. A ese lugar llegó el joven Ernesto Oliva años atrás, sintiendo que no respondía a algunas de sus expectativas.

“El ISA no puede pasar por ti, tú tienes que vivir el ISA”, le dijo entonces un educador, de esos capaces de “encantar serpientes” y le llevó al sitio donde ahora está convencido se puede encontrar, sino toda, buena parte de la sabiduría: la biblioteca.

El pupilo de “espíritu inquieto” se apoderó de esas luces, del espacio lleno de magia, de la lumbrera de profesores estelares, del empalme con sus compañeros y demás perfiles, de las oportunidades que ofrece la universidad.

“El equilibrio se logra con la disciplina en el proyecto de profesional que quieres ser. Si consigues ver eso e inmiscuirte en los procesos transdisciplinarios ganas muchísimo y prospera también tu sensibilidad y sentido de identidad”, aseguró.

Sus obras fusionan lo autóctono con las corrientes contemporáneas, con refinada destreza y, aunque en las clases ya existe una metodología prediseñada por el sistema de estudios, busca allí también crear, experimentar y salirse de los dogmas.

Muchas de las piezas a interpretar responden a las dificultades técnicas del ejercicio, pero hay obras de carácter libre que guardan relación con géneros populares del mundo y por tanto, son danzas y van ligadas a las expresiones musicales.

Tales argumentos esgrime Oliva para considerar oportuno la existencia en el nivel elemental, medio y superior del perfil de música de una asignatura más cercana a la expresión corporal a fin de encadenar esos movimientos, a veces inconscientes, con el sentimiento, la idea y la historia.

Ambiciones artísticas y compromiso

Las exigencias que, según plantea, deberían tener los futuros artistas, son las mismas asumidas por él, incluso redobla los requerimientos y busca el balance entre sus ambiciones artísticas y el compromiso con el desarrollo de otra persona.

Cual médico que busca mantener la salud de su paciente, el profesor debe estar en constante crecimiento intelectual, diagnosticar y tratar las dificultades del estudiante porque -afirmó- en la pedagogía un error puede matar a una generación completa.

Oliva confía en que las dificultades consiguen, en muchos casos, exponer lo mejor del ser humano y, en la enseñanza artística, permiten trazar estrategias para encontrar y favorecer el lenguaje como persona, creador, profesor y amigo.

El pianista invita a sus alumnos a los procesos de grabación para que disfruten y observen la responsabilidad de ser parte o estar frente a un grupo de colegas, respetar el tiempo pago de las disqueras, los compromisos docentes y, sobre todo, esforzarse para tener un buen resultado.

Valora el trabajo en equipo y comparte cada una de sus vivencias con los estudiantes de danza o música: el convenio con los coreógrafos, la interacción con los realizadores, la importancia de escuchar y ser parte del sueño y la imaginación de otra persona.

La humildad y la disposición de ayudar a segundos y terceros quizás sea la contraseña para abrirse puertas y abrazar sus utopías personales que llegaron en retribución a su compromiso, respeto, entrega, “guijarro e idea, brazo y ala, instinto y sien, celaje y pantano, odio y amor a la vez”.

Mientras exista, Ernesto Oliva encontrará la escala musical para expresarse, el piano estará afinado para decodificar su voz, el conocimiento quedará dispuesto al necesitado, los alumnos reirán junto a él disfrutando el magisterio, Guantánamo tendrá su “Café Changüia’o”.

arb/yrv

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES