NOTICIAS

Economía italiana aminora la marcha

Roma (Prensa Latina) Lastrada por factores exógenos como los altos precios de la energía, otras materias primas y los alimentos, la economía italiana aminora la marcha bajo una presión inflacionaria de entre seis y siete por ciento anual.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Por Frank González

Corresponsal de Prensa Latina en Italia

Italia cerró 2021 con un crecimiento de 6,6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) respecto al año precedente, cuando sufrió una contracción de 8,9 por ciento derivada de las medidas restrictivas impuestas para enfrentar la Covid-19.

Al mismo tiempo, registró descensos del déficit fiscal y de la relación entre la deuda pública y el PIB, de 9,6 a 7,2 y 155,3 a 150,8, respectivamente, comparados con 2020, en lo que pudo ser la continuación de la recuperación con viento a favor y horizonte relativamente despejado.

Sin embargo, el repunte de la pandemia y los drásticos aumentos de los precios del gas y la electricidad, impulsaron la inflación en los últimos meses del año, mientras decisiones de política monetaria ampliaron el diferencial entre los títulos de Estado italianos y el Bund alemán.

En esas circunstancias se produjo la intensificación del conflicto en Ucrania y la aplicación de medidas unilaterales contra Rusia por parte de Estados Unidos, la Unión Europea y países aliados, con el conocido impacto negativo sobre el comercio y las actividades económicas, comerciales y financieras internacionales en general.

Ante el deterioro de la situación a nivel local, regional y global, el gobierno italiano anunció el 6 de abril la reducción de su pronóstico de crecimiento del PIB de 4,7 a 3,1 por ciento este año, según las previsiones macroeconómicas trienales aprobadas en el Documento de Economía y Finanzas (DEF).

La revisión incluyó una disminución de las expectativas de crecimiento de 2,8 a 2,3 y 1,9 a 1,8 por ciento en 2023 y 2024, respectivamente, indicó en la introducción del texto el ministro de Economía y Finanzas, Daniele Franco, para quien “la previsión tendencial se caracteriza por notables riesgos a la baja” ante tantas incógnitas.

Entre ellas, apuntó la posible interrupción de los suministros de gas natural procedentes de Rusia, los cuales representaron alrededor del 40 por ciento de las importaciones de ese producto en 2021.

Franco advirtió que aunque ese riesgo fue parcialmente incorporado a los actuales precios del gas y el petróleo, es posible imaginar que una interrupción total del gas ruso causaría más aumentos de precios e inflación, escenario en el cual “el crecimiento medio anual descendería por debajo del 2,3 por ciento heredado de 2021”.

A la inestabilidad económica interna contribuye también la emergencia sanitaria generada por la pandemia de Covid-19, con un promedio diario de 64 mil nuevos casos y 136 decesos en la primera decena de abril, para un balance general de 15 millones 292 mil 48 personas contagiadas y 160 mil 748 fallecidas, hasta entonces.

DIFERENTES ESCENARIOS

A la situación actual se refirió también el Centro de Estudios de Confindustria (CSC), el principal organismo empresarial del país, según el cual el impacto de la crisis en Ucrania en la actividad económica, actúa como un profundo shock de oferta difícil de cuantificar en este momento porque el panorama está en constante evolución.

La crisis militar, sin embargo, se inserta en un panorama de por sí difícil por la persistencia de la pandemia, la presión alcista sobre los precios de diversas materias primas y los cuellos de botella en algunas cadenas de suministro globales, señaló el instituto de investigación en un informe.

En ese sentido, delineó un escenario probable, a partir de julio próximo, con el fin de la guerra o, en todo caso, la disminución de la incertidumbre y las tensiones en particular sobre los precios del gas y el petróleo, los cuales descenderían aunque permanecerían por encima de los niveles de 2021.

En ese contexto, el CSC previó un incremento de 1,9 por ciento del PIB, propiciado por el 2,3 por ciento registrado a finales de 2021 y el repunte esperado en la segunda mitad de 2022, tras una contracción en los dos primeros trimestres.

La principal amenaza respecto al escenario base, precisó el análisis, es una posible prolongación del conflicto y sus efectos, o de los precios del petróleo en los niveles promedio de los primeros meses de la guerra, durante todo este año, con lo cual el aumento del PIB será de sólo 0,3 por ciento.

En tres hipótesis basó igualmente su análisis el banco central según el cual, en el contexto actual de “fortísima incertidumbre”, resulta imposible excluir escenarios aún más desfavorables.

Las consecuencias del conflicto para la economía italiana dependerán también, en medida relevante, de las políticas económicas que puedan ser adoptadas para contrarrestar el impulso recesivo y frenar las presiones sobre los precios, indicó la Banca de Italia en su segundo boletín económico trimestral de 2022.

Por su parte, la empresa consultora Prometeia subrayó que a diferencia de lo ocurrido con motivo de otras crisis, esta vez la diferencia con el pasado es mucho más fuerte, “tanto como para abrir una nueva era para la economía” y resumió su valoración en cinco puntos.

En primer lugar, precisó que la inflación superior al cinco por ciento en 2022 reducirá el gasto familiar, el cual permanecerá invariable en general, pero su correspondencia en bienes y servicios adquiridos representará una disminución de dos puntos absorbidos por la inflación.

Para las empresas, los efectos serán también muy diferenciados según la intensidad energética de las producciones, pero pesarán, como promedio, tanto el aumento de los costos de producción como el deterioro de las expectativas de la demanda interna y externa, indicó.

Probables nuevas interrupciones en las cadenas globales de suministros, cambios de enfoque de los bancos centrales, mercados financieros asustados y políticas presupuestarias orientadas a aliviar el impacto de la inflación, pero incapaces de superar las afectaciones al crecimiento del PIB, completan las hipótesis de Prometeia.

Mientras tanto, el gobierno manifestó disposición a seguir apoyando a las familias y empresas como hizo en el pasado reciente con la asignación de casi 16 mil millones de euros fuera de la ley del presupuesto.

Seguramente haremos todo lo necesario para ayudar a familias, empresas, para preservar el poder adquisitivo de los salarios, de las pensiones, expresó el primer ministro, Mario Draghi, durante la presentación del DEF el 6 de abril.

Todo lo necesario, dentro, naturalmente, de un marco de decisiones europeas de equilibrio financiero, acotó el jefe del ejecutivo al aseverar que “en las próximas semanas comprenderemos mejor las dimensiones de la intervención y cómo financiarla”.

arb/fgg

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES