NOTICIAS

Cuba: Muerte heroica de Guiteras, revolucionario y antiimperialista

La Habana (Prensa Latina) Con la muerte violenta del joven líder revolucionario Antonio Guiteras Holmes el 8 de mayo de 1935 en el Morrillo, Matanzas, la historia cubana registra uno de los hechos más repudiados de la primera dictadura de Fulgencio Batista.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Por Marta Denis Valle

Historiadora, periodista y colaboradora de Prensa Latina

Antonio Guiteras Holmes (1906-1935) resultó una de las personalidades extraordinarias en el acontecer político latinoamericano del siglo XX y, curiosamente, fue el primero que intervino una empresa estadounidense en Cuba.

Descendiente de una notable familia patricia matancera, aunque natural de Filadelfia, Estados Unidos, Guiteras resultó tan cubano o más que los integrantes de su generación y desde muy joven se pronunció contra la situación neocolonial de la república cubana y la Enmienda Platt.

Hijo del cubano Calixto Guiteras Gener y de la estadounidense Marie Theresse Holmes Walsh, Guiteras nació el 22 de noviembre de 1906 en la calle Douland Terrace 23, en Bala Cynwyd, suburbios de Filadelfia, Estados Unidos.

Llevó el nombre de su abuelo paterno, integrante de la trilogía de hermanos Guiteras Font (Antonio, Eusebio y Pedro José), ejemplares patriotas y educadores del famoso Colegio La Empresa de Matanzas, quienes tuvieron que abandonar el país perseguidos por las autoridades coloniales al estallar la Revolución de 1868.

Como si naciera en ese momento, Tony Guiteras comenzó su vida cubana a la edad de siete años, en 1913, cuando su padre volvió definitivamente a Cuba para establecerse en Matanzas primero y después en Pinar del Río.

En pocos meses en sus relaciones con parientes y vecinos, aprendió a hablar correctamente el español, sin acento como cualquier compatriota.

Tuvo como sus héroes a un hermano de su padre, el joven independentista José Ramón Guiteras Gener (1853-1870), fusilado por los españoles, y al luchador irlandés John Walsh, hermano de su abuela materna.

Lo primero que hizo desde muy niño en Cuba fue sentirse cubano como los Guiteras Font y luego ser el revolucionario más radical de la generación del 30.

EL JOVEN GUITERAS

Guiado por sus padres adquirió una formación cultural por encima de la media (amaba la poesía, la música, las artes, los deportes y la investigación); también dominaba cuatro idiomas (inglés, francés, italiano y español) y era destacado en matemáticas, física y química. Bachiller en Ciencias y Letras, Agrimensor y Perito Tasador de Tierras a los 17 años, fue Doctor en Farmacia a los 21, y aunque soñó ser escritor o cadete militar, se consagró a las luchas políticas y sociales.

Muy joven Guiteras tomó parte en las luchas estudiantiles, desde la enseñanza media, admiró a Julio Antonio Mella y apoyó el movimiento por la reforma universitaria.

Durante sus estudios en la Universidad de La Habana (22 de septiembre de 1924-25 de agosto de 1927) combatió la corrupción del gobierno de Alfredo Zayas (1921-1925) y la política represiva de Gerardo Machado (1925–1933).

En 1927 formó parte del Directorio Estudiantil Universitario, como delegado de la Escuela de Farmacia, y organizó delegaciones en Pinar del Río contra la prórroga de poderes por Machado.

Ya graduado su trabajo de viajante de farmacia por todo el país le facilitó la realización de diversas actividades conspirativas y acciones revolucionarias anteriores a su participación en el alzamiento de agosto de 1931, en Oriente, tras el cual estuvo preso hasta diciembre de ese año.

Se dedicó desde entonces a la unificación de grupos independientes orientales en una sola organización, la Unión Revolucionaria, que fundó a mediados de 1932 con el objetivo de una insurrección general.

Sus fuerzas atacaron y tomaron el poblado de San Luis el 29 de abril de 1933, y realizaron otras acciones hasta la caída de Machado.

OBRA RECORDADA

Tony Guiteras constituyó el alma del llamado Gobierno de los Cien Días al dedicar todos sus esfuerzos a imprimirle un carácter progresista y revolucionario a esta gestión gubernamental, tras la caída de la dictadura de Gerardo Machado.

Con una trayectoria de acciones armadas en la región oriental, fue llamado a participar en este equipo heterogéneo luego del fracaso de la mediación injerencista de Estados Unidos tras la caída de la dictadura machadista.

Tuvo una actuación fundamental en este gabinete (10 de septiembre de 1933-15 de enero de 1934), nunca reconocido por Washington y derrocado mediante un golpe contrarrevolucionario.

Ocupó la cartera de Gobernación, Guerra y Marina, e interinamente, de Obras Públicas y Comunicaciones.

Dentro de este gobierno provisional existieron pugnas constantes entre la facción derechista y conservadora, la nacional reformista y el grupo revolucionario de Guiteras.

Impulsó y dictó leyes de interés para amplios sectores que incluso salieron solo con su firma, contra la voluntad del presidente Ramón Grau San Martín y del jefe del ejército Fulgencio Batista.

Dispuso la rebaja de los precios de los artículos de primera necesidad y de la energía eléctrica; la jornada de ocho horas y un jornal mínimo; la prohibición de pagar sueldos, salarios y jornales por fichas o vales, y el reconocimiento del derecho y el deber de la sindicalización.

También la creación de la secretaría del trabajo y un sistema de seguros y retiros.

Otras medidas fueron la disolución de los partidos políticos plegados al dictador, la confiscación de las propiedades de Machado y sus colaboradores, la depuración de los organismos estatales y la creación de tribunales especiales para juzgar los delitos cometidos por los machadistas.

La autonomía universitaria y el reparto de tierras y proyectos de colonización, favorecían a estudiantes y campesinos, respectivamente. Ganó el odio de sus enemigos por la intervención de entidades norteamericanas como la denominada Compañía Cubana de Electricidad, unida a la de los centrales azucareros Delicias y Chaparra.

La intervención de entidades norteamericanas constituyó una de las medidas más importantes.

Guiteras tuvo el coraje de expulsar de su despacho en la fortaleza militar de Columbia al embajador de Estados Unidos Benjamín Summer Welles, cuando intentó ofrecer a Batista el desembarco de marines para proteger a los contrarrevolucionarios detenidos.

TRAICIÓN Y ASESINATO

El 8 de mayo de 1935 murió asesinado por los cuerpos represivos de Fulgencio Batista en el Morrillo, Matanzas, cuando se disponía a trasladarse a México y regresar a Cuba con una expedición para iniciar la lucha armada en la entonces provincia de Oriente.

A su lado cayó el revolucionario venezolano Carlos Aponte Hernández (1900-1935), quien fuera coronel de las fuerzas del patriota nicaragüense Augusto César Sandino.

Después de triunfar la contrarrevolución, en enero de 1934, Guiteras y sus partidarios crearon el Bloque Septembrista, el grupo insurreccional TNT y la organización Joven Cuba para preparar una insurrección popular contra la dictadura de Batista.

«Un estudio somero de la situación político-económica de Cuba nos había llevado a la conclusión de que un movimiento que no fuese antiimperialista en Cuba, no era una revolución», afirmó en su artículo Septembrismo, publicado en la revista Bohemia el 1 de abril de 1934.

Los objetivos y tareas de una revolución de liberación nacional, agraria y democrática, de carácter antiimperialista, fueron expresados en el programa de la Joven Cuba cuyo cumplimiento en la primera etapa daría paso a una fase superior.

Guiteras fue traicionado por el capitán Carmelo González Arias, jefe de la tercera compañía de Infantes de Marina, destacada en Peñas Altas, Matanzas, quien previamente comunicó el plan de salida al ejército y la marina mientras fingía proteger el lugar donde los revolucionarios serían recogidos por el yate Amalia.

Su luz resplandece en todos los sitios que llevan su nombre completo o apellido, ya sea una escuela, una termoeléctrica, un central azucarero (el antiguo Delicias) o un reparto capitalino.

El Museo Memorial y Monumento Nacional del Morrillo, a unos metros de la desembocadura del río Canímar, abrió sus puertas el 8 de mayo de 1975, luego de la restauración del antiguo fortín construido en 1720.

Asimismo su presencia también está en la memoria de la Centuria Guiteras de internacionalistas cubanos que pelearon en defensa de la República Española y de una Columna guerrillera del Ejército Rebelde (1958).

arb/MDV

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES