NOTICIAS

Por qué López Obrador reclama el fin del bloqueo a Cuba

amlo_cuba_reunion_
Ciudad de México (Prensa Latina) El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hizo referencias poco entusiastas sobre las limitadas medidas adoptadas por su colega de Estados Unidos, Joe Biden, para aliviar casi nada los estragos de la guerra económica de la Casa Blanca contra Cuba.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Por Luis Manuel Arce Isaac

Corresponsal de Prensa Latina en México

En un lacónico comentario al respecto, el mandatario mexicano fijó su posición: “Yo quisiera que no hubiera bloqueo, porque eso es violatorio de los derechos humanos, eso es una política medieval, no tiene nada que ver con nuestro tiempo y con la hermandad que debe de haber entre nuestros pueblos y con la fraternidad universal”.

Es lógica esa reacción en un líder político de su talla que llamó en varias oportunidades a otorgarle a Cuba el Premio de la Dignidad, considerar a su pueblo Patrimonio histórico de la humanidad por ser la Numancia de nuestro tiempo y haber sobrevivido 60 años al bloqueo más cruel, largo e inhumano que recuerde la historia universal.

Más aún, menos de 48 horas antes de que el gobierno de Biden anunciara esas medidas timoratas para supuestamente aliviar el sufrimiento de los cubanos que él y 12 presidentes anteriores atizaron en una emulación para ver quién es más cruel, López Obrador calificó de genocidio lo que estaban haciendo desde Washington con Cuba.

El mandatario mexicano cuestionó que en el caso de Biden se hace más patente porque él fue vicepresidente de Estados Unidos cuando se registró un cierto acercamiento de la Casa Blanca con el gobierno de la isla.

Esto fue propiciado por el expresidente Barack Obama (2009-2017), lo cual pareció ser el inicio de una solución definitiva de la política inamistosa que tanto daño le inflige a la familia cubana.

Incluso López Obrador le recordó en varias ocasiones a Biden su compromiso electoral de regresar a las negociaciones iniciadas por Obama y suspender las 243 medidas aplicadas por su antecesor Donald Trump, que intensificaron como nunca antes el bloqueo.

POLÍTICA GENOCIDA

López Obrador fue muy claro al juzgar en su fondo el anuncio de Biden. No se trata de una apertura, advirtió, para que no exista una política de bloqueo que perjudica a mucha gente.

¿Por qué ese aislamiento?, se preguntó y respondió a sí mismo: Es una política genocida, y como a los estadounidenses les gusta el béisbol, como a mí, yo les diría que lucen mal. Así se dice en el béisbol cuando alguien no hace bien las cosas, ‘lució mal.’ Eso no se debe hacer.

Aunque el gobernante mexicano no lo dijo en esta ocasión, pero lo ha repetido muchas veces, detrás de las medidas existen razones políticas oportunistas de índole interna, como las próximas elecciones congresionales y de gobernadores, incluida La Florida, un nido de la mafia anticubana como Marcos Rubio, denunciada también por López Obrador en sus ruedas de prensa matutinas.

Es un paripé, como se dice en lenguaje coloquial, del presidente Biden para intentar acallar las críticas y demandas contra el bloqueo y evitar que la cumbre de las Américas se siga desmoronando, pues en la práctica se trata apenas de dos o tres de las 243 medidas de Trump, y para colmo, ninguna de las más importantes.

En realidad, no hay cambio de política ni de los instrumentos que sostienen el bloqueo porque, como también señaló el líder mexicano, no tienen nada que ver con la suspensión de éste, aun cuando vayan por buen camino.

Pero se mantiene el cerco, la subversión, el aislamiento diplomático, las operaciones de desinformación y el financiamiento millonario de los grupos que están contra la Revolución cubana.

Esas pocas medidas, incluso, cargan su veneno porque son discriminatorias y no ocultan el objetivo de dividir a la nación, al condicionarlas al sector privado bajo el falso argumento de que se hace para no beneficiar al gobierno revolucionario.

Son medidas oportunistas con fines de política interna, y el hecho que mejor lo demuestra es que el gobierno de Biden mantiene incluida injusta y arbitrariamente a Cuba en la lista de supuestos estados patrocinadores del terrorismo.

Esta sola definición es suficiente para que el bloqueo siga marchando sobre ruedas con todas sus restricciones, incluidas las que afectan a los propios estadounidenses que no pueden comerciar con Cuba, venderle o comprarle medicamentos, usar el dólar, ni visitar libremente a la isla.

López Obrador destacó otra arista dentro del contexto de esas timoratas medidas que justifican su tesis de que lo importante es la eliminación del bloqueo.

BLOQUEO Y EXCLUSIÓN

Dijo en su conferencia matutina del 17 de mayo, al día siguiente del anuncio de Biden, que la exclusión de Cuba de la Cumbre de las Américas es parte también de lo mismo, pues va contra el derecho soberano de los pueblos a tener la forma de gobierno que escoja, y a que ninguna nación, por poderosa que sea, intervenga en asuntos internos.

Entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz, reiteró la máxima de Benito Juárez. En esencia, reafirmó, tanto el bloqueo como la política de exclusiones son asuntos de principios “y vamos a esperar a ver qué sucede”.

Todo ello marcha contra su aspiración de una América unida y fuerte dentro de la diversidad política e ideológica, discrepante pero sin agresiones, uso de la fuerza ni el pensamiento medieval hegemónico ya desfasado, y una cumbre como la convocada, pero con la participación de todos los países del hemisferio, es imprescindible.

Su idea ratifica que América del Norte no puede lograr los propósitos de desarrollo frente a otros bloques internacionales, sin una América del Sur también fuerte y unida, como parte del mismo ensamblaje.

Consideró que por razones económicas y geoestratégicas, más que políticas, Estados Unidos está obligado a fortalecer y acelerar el desarrollo del continente para estar en mejores condiciones de enfrentar una división del mundo en bloques de naciones y zonas comerciales, ya a las puertas.

Esto se vislumbra en la nueva correlación de fuerzas comerciales que se forja a la sombra de eventos al margen de la voluntad del hombre como la pandemia de Covid-19, o de su intervención consciente, como la guerra en Ucrania. Para ello -es lo que busca demostrar López Obrador en su posición contra el bloqueo a Cuba y en favor de una cumbre incluyente- Estados Unidos debe cambiar de forma absoluta su vieja y destartalada política hemisférica.

Significaría terminar con el hegemonismo, la era de las exclusiones, la injerencia en los asuntos internos de otros estados, las imposiciones, la doctrina Monroe de América para los americanos, y por supuesto, los bloqueos como a Cuba.

López Obrador le pidió a Biden abrirse al diálogo, la negociación, contribuir a la unidad regional dentro de la diversidad, el respeto a la independencia y soberanía y la libre determinación de los pueblos.

También impulsar una nueva etapa de la cooperación y el desarrollo a fin de que el fortalecimiento de América del Sur sea también el de América del Norte, y viceversa.

La Cumbre de las Américas en Los Ángeles, California, en junio próximo -indicó, esperanzado-, pudiera ser el primer paso para esta nueva era sin la cual el hemisferio puede ser en el futuro, pasto de los bloques económicos regionales.

Es en esa proyección en la que se inscribe la observación de lo insuficiente de las medidas de Biden hacia Cuba y su expresión de que hubiera querido la suspensión del bloqueo.

arb/lma

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES