NOTICIAS

Perú recuerda gran terremoto, consciente de que sufrirá otro peor

Lima, 31 may (Prensa Latina) Los peruanos recordaron hoy con un simulacro de evacuación ante desastres, el 52 aniversario del terremoto de 1970, que dejó aproximadamente 80 mil muertos, pero de magnitud menor a un futuro sismo, considerado por muchos como inevitable.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En todo el país, el palacio de gobierno, otros edificios públicos, sedes de empresas privadas, escuelas, universidades, viviendas y otros locales fueron evacuados por los ocupantes, que se desplazaron a puntos predeterminados por el Instituto de Defensa Civil (Indeci) como áreas seguras.

El ensayo incluyó simulacros de operaciones de rescate de supuestos atrapados y atención y evacuación de heridos, entre otras previstas no solo para situaciones sísmicas sino también de inundaciones y otras calamidades.

Esos aprestos son parte de la huella dejada por el terremoto de mayo del 31 de mayo de 1970, que asoló a un país inerme, que no tenía siquiera un sistema de defensa civil, pese a lo cual el gobierno militar nacionalista de entonces logró reconstruir el territorio afectado en relativamente poco tiempo.

Los peruanos acababan de ver por televisión el partido inaugural del Campeonato Mundial de Fútbol de México, igualado por México y la Unión Soviética, cuando el rugir del subsuelo se desató, a las 15:23 horas y la tierra tembló en las regiones de Áncash, La Libertad, Huánuco, y Lima, sembrando el pánico y la destrucción.

En solo 45 segundos y con una intensidad de 7,9, el trepidar de la tierra destruyó cientos de ciudades y pueblos menores, carreteras, fábricas, escuelas y hospitales, provocó desprendimientos de glaciares de las cumbres andinas que sepultaron pueblos enteros, como las ciudades de Yungay y Ranrahirca.

La población se organizó para atender a los heridos y rescatar sobrevivientes entre los escombros, llevar agua y alimentos sobre todo a Áncash, donde la devastación fue mayor, y Perú recibió grandes muestras de solidaridad internacional.

La primera ayuda externa llegó de Cuba, con el envío de una brigada médica que llegó a la ciudad de Huaraz, capital de Áncash, cuando los lamentos de los heridos todavía se oían entre los escombros.

Los médicos trajeron la sangre donada masivamente por los cubanos, en primer lugar por el líder de la revolución, Fidel Castro, y tras ellos llegó una brigada constructora que edificó y equipó cinco hospitales en la zona más afectada.

Con el paso de los años, el país bajó la guardia y actualmente intensifica la prevención, para que los peruanos estén listos para una situación similar o peor, como la que pronostican los científicos del Instituto Geofísico del Perú (IGP).

El presidente del IGP, Hernando Tavera, advierte constantemente que el sector central de la costa peruana, donde se encuentra Lima, será afectado inevitablemente por un gran terremoto de nivel 9 de intensidad.

Explicó que el mega-sismo será producto de la energía acumulada en lo profundo del subsuelo durante 270 años, a lo largo de 350 kilómetros de costa, y equivalente a 810 mil veces la bomba atómica lanzada por Estados Unidos en Hiroshima.

mv/mrs

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES