NOTICIAS

Así fue Vilma o Déborah, nuestra Atenea

La Habana (Prensa Latina) Tuve el privilegio, por razones de trabajo, de trasladarle a Vilma Espín informaciones en eventos que ella dirigía como presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y por su representación ante Naciones Unidas en calidad de vicepresidenta de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM).
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Por Coronel® Nelson Domínguez Morera (Noel)

Ocupó responsabilidades de dirección en los cuerpos de Seguridad del Estado

El más significativo aconteció durante 1988, patrocinado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Cuba, con amplia participación extranjera.

Un cubanoamericano a quien seguíamos el rastro desde hacía algún tiempo, dada su intención contrarrevolucionaria de viajar a Cuba con finalidad proselitista y provocadora, apareció oficialmente entre los concurrentes camuflado de diplomático, en representación de un organismo multinacional de la ONU.

Tan pronto se lo hicimos saber, formuló preguntas acuciosas sobre la veracidad de lo que le trasladábamos.

Vilma, como la llamaron los cubanos, fue mujer dulce con alto nivel educacional e intelectual, pero de la mayor firmeza, disciplina y avezada en costumbres conspirativas, emanadas de sus originarias misiones como apoyo al alzamiento del 30 de noviembre de 1956 en Santiago de Cuba, segunda del líder revolucionario Frank País y de primera después del asesinato de este, así como activa guerrillera del Segundo Frente en la Sierra Maestra.

Con ética pidió entonces consultáramos a “Ramirito” (Comandante Ramiro Valdés Menéndez, ministro del Interior en aquellos momentos) su interés de elevar lo informado, a lo que de inmediato asentimos, dado que ya esa decisión se había valorado previamente.

Durante la recepción final del evento, efectuada en el salón de protocolo del Consejo de Estado en el Laguito, el contrarrevolucionario provocador se sintió amparado por la compañía de un embajador occidental de una importante potencia que personalmente lo protegía.

Evidentemente estaba consciente del desafío que intentaría llevar a cabo aprovechando la presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro y del General de Ejército Raúl Castro, entonces primer vicepresidente y segundo secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC).

Fue en esa actividad donde se hizo nuevamente evidente la racionalidad e inteligencia innata del Comandante en Jefe, quien sin ambages desenmascaró al provocador, como siempre hizo con los traidores desde la Sierra Maestra y en locales de interrogatorio de Villa Marista a los que atentarían contra su vida.

Descubrió públicamente al agente enemigo y en voz firme y alta, muy a pesar de su ilustre acompañante, a quien ignoró.

Nuestra Vilma o Deborah intentó sin lograrlo, sencilla y tierna pero firme y dispuesta, tomarlo del brazo para apartarlo haciéndolo conducir para presentarle a otras delegaciones participantes.

Al no conseguirlo, fue en busca de Raúl, quien con su acostumbrada potente voz, casi en medio de aquel espacioso y concurrido salón, lo conminó hacerlo junto a él y obtuvo éxito.

PREVIO A UN CONGRESO DE LA FMC

En otra ocasión la Atenea nos pidió que actualizáramos, previo a sus congresos, a la dirección nacional de la FMC, como siempre se hacía, sobre las principales y novedosas tendencias del enemigo y la dirección del Ministerio del Interior volvió a asignarme esa tarea.

Como de costumbre y sin que ella lo ordenara, le solicité contacto previo para exponerle con mucha mayor amplitud y sin compartimentación alguna, lo que íbamos a abordar.

Con su habitual promisorio proceder, tuvo un solo punto de discrepancia que con candidez y modestia usuales recomendó no exponerlo de la manera que pensábamos hacerlo, dada la combatividad extrema del auditorio que estaría presente en el lugar.

Se había recién derribado el 24 de febrero de 1996, dentro del espacio aéreo cubano, una avioneta de la organización contrarrevolucionaria Hermanos al Rescate por sus acciones provocativas y el Comandante en Jefe decidió, durante una visita a la Nunciatura, trasladarles transparente y honradamente a los obispos católicos, la opinión suya sobre ese incidente.

A las compañeras de la Federación se les expuso la esencia de la valoración de Fidel, pero sin atribuírselo, sino como una apreciación personal nuestra, tal y como habíamos acordado con ella, y su intuición pródiga una vez más se puso de manifiesto.

Aquellas dirigentes volcaron su indignada y justa reacción sobre el hecho contrarrevolucionario rechazando mi modesta intervención. Su asentida expresión de cabeza, bello y noble rostro, desde la presidencia de la reunión en señal de haberlo previsto y alertado, me hizo ruborizar.

Hubo otras ocasiones, pero no posibles de relatar atendiendo a la obligada discreción del oficio, sin embargo, la esencia de la heroica guerrera, su arrojo y valentía, siempre estuvo entre sus cualidades más excelsas.

Como aquella vez cuando en plena represión de las bestias batistianas que llenaron de asesinatos a su natal Santiago, y conduciendo un auto cargado de armas de fuego, le espetó en las narices criminales quienes la interceptaron, obligándola a detener su marcha.

-¿Qué carajo traes en ese maletero?… -Ametralladoras, fusiles y pistolas, fue la desconcertante respuesta que los asesinos con risa burlona y nerviosa optaron por creer como ironía, sin requisarla.

LEALTAD REVOLUCIONARIA A TODA PRUEBA

Vilma Lucila Espín Guillois, hermosa combatiente, guerrillera de la ciudad y la montaña, estadista y líder política tras la victoria revolucionaria, mujer íntegra y de gran versatilidad, se destacó como combatiente clandestina, legendaria guerrillera del segundo frente «Frank País», heroína de la República de Cuba, integrante del Comité Central del PCC desde su fundación y del Buró Político desde 1980 hasta 1991.

Fue fundadora presidenta de la FMC desde 1960, vicepresidenta de la FDIM, viceministra del Ministerio de la Industria Alimenticia, diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular desde su primera legislatura y miembro del Consejo de Estado a partir de su constitución.

Presidió además, desde su creación, la Comisión Nacional de Prevención y Atención Social, y la Comisión de la Niñez, la Juventud e igualdad de derechos de la mujer en la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Ingeniera química de profesión, en la antigua Universidad de Oriente resaltó en la coral universitaria, perteneció al grupo de danza ya que desde pequeña estudió ballet, se destacó además en el deporte, era la capitana del equipo de voleibol del centro de altos estudios. Su dominio del inglés y francés la distinguieron como políglota.

Esposa y madre, arquetipo de cuatro hijos, los atendió con bizarría a pesar de las múltiples responsabilidades, siempre mostrándoles el camino, al igual que después se personificara en sus pertinentes nietos.

Vilma o Deborah dejó de existir hace 15 años, el 18 de junio de 2007, dejando un legado de lealtad revolucionaria a toda prueba y firmeza.

arb/Ndm

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
Agencias de noticias y medios digitales
nombre generico prensa latina

| Envía SMS al 8100 con el texto PL
Mantente informado con 4 mensajes x 25 cup

© 2016-2021 Agencia Informativa Latinoamericana S.A.

Radio – Televisión – Publicaciones impresas y digitales.
Todos los derechos reservados.

Calle E # 454 esq. 19, Vedado, La Habana, Cuba.
Teléf: (+53) 7 838 3496, (+53) 7 838 3497, (+53) 7 838 3498, (+53) 7 838 3499
Prensa Latina © 2021 .

Sitio diseñado y desarrollado por el Departamento de Desarrollo de la Dirección Técnica de Prensa Latina.

EDICIONES