NOTICIAS

Negociar o probablemente perder poder, disyuntiva actual en Ecuador

Quito, 25 jun (Prensa Latina) El académico y analista político Fernando Casado consideró hoy que, negociar o probablemente perder el poder, es la disyuntiva en la cual se encuentra el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso.

Nuevo paso en Ecuador hacia diálogo movimiento indígena-Gobierno

Derogan estado de excepción impuesto en seis provincias de Ecuador

Mujeres apoyan protesta y ratifican demandas a gobierno de Ecuador (+ Fotos)

En entrevista con Prensa Latina, estimó que esas son las opciones actuales, en medio de una realidad marcada por un paro nacional de 13 días consecutivos, convocado por el movimiento indígena y respaldado por sectores sociales, el cual se mantiene pese a la represión policial utilizada para replegarlo.

Para el profesor universitario, lo visto en Ecuador durante estas jornadas debe ser evaluado en un plano interno, pero también a nivel regional.

«Al interior, el liderazgo indígena y la protesta actual recuerdan el hartazgo frente a las políticas del presidente Lasso, que podemos definir como erráticas en el primer año de gestión, cumplido el pasado 24 de mayo», sentenció y mencionó el incumplimiento sistemático de las promesas electorales del exbanquero.

«Al mismo tiempo, hay una coyuntura bastante proclive y beneficiosa en lo que respecta al financiamiento del Estado a través de la venta de los combustibles, que en el caso de Ecuador ha visto un incremento exorbitante», apuntó.

Acerca de la situación actual, estimó que el Poder Ejecutivo vive una gran soledad ante una fragmentación del Legislativo, en el que las mayorías bloquean en gran medida acciones del Gobierno y obstaculizan la imposición de su agenda liberal, mientras se enfrenta a su incapacidad de cumplir con su propia élite.

«Frente a esto, el movimiento indígena viene a intentar poner los puntos sobre las íes sobre lo que debería ser un programa, por lo menos, con una orientación social que hasta ahora no ha tenido», agregó.

«No queda más que sentarse a una mesa de negociaciones y ver hasta donde los distintos actores pueden imponer su agenda, tanto el movimiento indígena como el Gobierno», señaló.

A su juicio, ahora el Estado acosa a los manifestantes y los deja en inamovilidad, mientras ellos cumplen objetivos como lograr acceso a los emplazamientos en los que quieren desarrollar asambleas y reforzar sus reivindicaciones.

«Creo que si Lasso no entiende que debe sentarse a negociar y dejar a un lado sus paquetes liberales, no tendrá mucho margen de maniobra. La solución hasta ahora es negociar o probablemente perder el poder», enfatizó.

En cuanto al contexto externo que enfrenta Ecuador, aseveró: «si el mandatario buscaba, tras asistir a la Cumbre de las Américas, tener apoyo externo para tener la estabilidad política necesaria, parece ser que no lo tendrá. El triunfo de (Gustavo) Petro (en Colombia) y los gobiernos vecinos a Ecuador también lo dejan en una gran soledad».

De manera general, alertó que para una salida política al conflicto actual, el gobernante debería hacer concesiones, pues no tiene margen de maniobra, o de lo contrario el resultado será muy negativo para el futuro de la presidencia.

«Si no da su brazo a torcer no sabemos si habrá derrocamiento por la vía insurreccional del movimiento indígena, mediante la muerte cruzada o por referendo revocatorio, pero en cualquier casos se le acabó el tiempo», alertó.

Desde su punto de vista, insistió, se trata de sesión de espacios o la desaparición, aunque ceder podría derivar en acelerar las alternativas a la sustitución del Poder Ejecutivo.

Casado abogó porque la vía no sea la intransigencia y aumentar la represión contra el pueblo en protesta, pues eso trae consigo un costo en vidas humanas y en lo social uno todavía mayor al de octubre de 2019, cuando 11 jornadas de paro dejaron un saldo de ocho muertos, mil 340 heridos y muchos detenidos, además de serias pérdidas económicas.

Entonces, recordó, el presidente Lenín Moreno contaba con apoyo irrestricto de los poderes mediático-fácticos, pero ahora mismo, esos se resquebrajan o dejan de apoyar a Lasso.

Finalmente manifestó esperanza en que el mecanismo elegido sea la negociación y no la represión.

Ojalá que sea la paz y el interés de las grandes mayorías golpeadas por incrementos de precios, la inflación y el valor de productos básicos y que así lo entienda Lasso, concluyó.

ocs/scm

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES