NOTICIAS

Israel rumbo a su quinta elección desde 2019

israel-rumbo-a-su-quinta-eleccion-desde-2019
Tel Aviv, 30 jun (Prensa Latina) La Knesset israelí (Parlamento) votó hoy a favor de su disolución y convocó a nuevas elecciones el 1 de noviembre venidero, la quinta desde 2019 debido a la parálisis política que vive el país.

Tras varios días de retraso, la decisión fue respaldada por 92 diputados, de un total de 120 que integran el hemiciclo.

Esta legislatura estaba muy polarizada, lamentablemente, el discurso abusivo y el odio llegaron a cotas que no conocíamos en este lugar, afirmó minutos después de la votación el presidente del órgano, Mickey Levy.

En las próximas horas el canciller Yair Lapid asumirá como primer ministro interino hasta la realización de la justa en sustitución de Naftali Bennett, quien ocupaba el cargo desde hace un año.

Bennett anunció la víspera que no competirá en las próximas elecciones, aunque hasta la fecha de los comicios será el jefe de Gobierno suplente, el cargo que antes ocupada Lapid, según el pacto de rotación de la alianza gubernamental.

Ante el bloqueo legislativo, las profundas diferencias entre sus miembros y los ataques de la oposición de derecha, dirigida por el ex primer ministro Benjamin Netanyahu, la coalición de ocho agrupaciones decidió convocar elecciones anticipadas tras quedar en minoría parlamentaria luego de varias defecciones.

Una nueva encuesta otorgó al bloque opositor ultraderechista 58 escaños de 120, insuficientes para permitir el retorno al poder de Netanyahu, quien dirigió al país durante 15 años, 12 de ellos de forma ininterrumpida.

Sin embargo, el partido Yamina, fundado por Bennett, podría ser la clave para el político.

Tras el anuncio de Bennett, la formación derechista pasó a ser controlada por la ministra del Interior, Ayelet Shaked, quien parece decidida a sumar sus votos a la oposición, con quien comparte la misma ideológica.

Los cinco escaños que las encuestas le otorgan a Yamina sería clave para Netanyahu en su afán de alcanzar la mayoría parlamentaria.

Aunque comparten la misma visión conservadora, Bennett se convirtió en un acérrimo enemigo de Netanyahu, con quien trabajó.

Por ese motivo, prefirió unir filas con fuerzas políticas de otro espectro ideológico antes que colaborar con su antiguo mentor.

Sin embargo, Shaked tiene buenas relaciones con el dirigente del partido Likud y diversos medios nacionales especulan que ambos mantienen conversaciones hace semanas.

jf/rob

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES