NOTICIAS

Movidas en Italia las estrellas del M5S

movidas-en-italia-las-estrellas-del-m5s
Roma (Prensa Latina) El Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Italia hizo honor a su nombre cuando a mediados de junio varios de sus políticos estelares, incluido el actual ministro de Asuntos Exteriores, Luigi Di Maio, sacudieron con su salida a esa agrupación, hasta ese momento mayoritaria en el Parlamento.

Por Oscar Julio

Corresponsal de Prensa Latina en Italia

La escisión sorprendió a pocos, pues observadores anticiparon esa crisis interna previa a las elecciones generales que se realizarán en mayo de 2023, dada la heterogeneidad y volatilidad del movimiento fundado en 2009 por el actor y político Beppe Grillo.

En un inicio las cinco estrellas que le dan nombre representaban demandas sobre agua pública, medio ambiente, movilidad sostenible, desarrollo y conectividad. Sin embargo, en una última versión los temas que engloban son bienes comunes, ecología integral, justicia social, innovación tecnológica y economía de mercado ecosocial.

Nueve años después de aparecer en torno a un blog de Internet, esa fuerza conquistó las urnas con el 32,7 por ciento de los votos y conformó un Gobierno de coalición, con el apoyo de la derechista Liga, en el que Giuseppe Conte asumió como primer ministro.

Posteriormente se alió con el centroizquierdista Partido Democrático y mantuvo el control del país hasta enero de 2021, cuando Conte se vio obligado a dimitir, tras lo cual el M5S pasó a formar parte de la alianza que lidera el actual mandatario, Mario Draghi.

“Sus propuestas iniciales, relacionadas sobre todo con el medio ambiente, no eran ni de izquierdas ni de derechas”, según señala Mara Morini, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Génova y estudiosa del partido.

“Intentaban no vincularse con ninguna posición política clara, apostaban por la democracia directa y no la representativa, pero se encontraron con el problema de que para formar parte de la política tienes que aceptar su sistema”, argumenta Morini.

PÉRDIDA DE ESCAÑOS

En el camino perdieron muchos de los 227 escaños con los que contaban tras las elecciones del 4 de marzo de 2018, y los pobres resultados en la primera vuelta de los comicios municipales italianos, efectuados el 12 de junio, generaron problemas internos.

La crisis sobrevino pocos días después, a raíz de la divulgación de un proyecto de resolución del Movimiento, que planteaba entre sus propuestas el cese del envío por parte de Italia de armamento a Ucrania.

El argumento de tal posición fue que ese suministro bélico alargaría el conflicto entre ese país y Rusia, y a la vez alejaría un posible acuerdo de paz, y en tal sentido sugerían que cualquier decisión sobre ese tema debía ser aprobada por el Parlamento.

El documento, que se dio a conocer el 19 de junio, fue aprobado por la dirigencia pentaestelar y defendido por su actual presidente, Conte.

Sin embargo Di Maio, en su papel de canciller, optó por condenarlo y calificar de irresponsables a sus promotores.

Desde su actual posición en el Gobierno, confrontó a su fuerza política al expresar públicamente que la propuesta ponía en peligro la seguridad de Italia al desalinearla de la posición que mantienen la Unión Europea (UE) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Este joven político, de solo 35 años, dirigió al M5S durante casi tres años, entre septiembre de 2017 y enero de 2020, período en el que esa fuerza obtuvo importantes triunfos, por lo que tal enfrentamiento conmocionó internamente a su partido.

Convocó Conte de inmediato a una reunión urgente de los 14 miembros de su Consejo Nacional para debatir el asunto, en la cual dijo sentirse muy entristecido por las palabras pronunciadas por Di Maio, quien tardó pocas horas en anunciar su separación.

CURAR HERIDAS TRAS ESCISIÓN

Aunque las diferencias en torno al envío de armamento a Ucrania aparecen como detonante de la implosión del M5S, analistas refieren que luego de los pobres resultados de esa fuerza en la primera ronda de las elecciones municipales, se abrieron las fisuras. Los observadores también hacen referencia a que la dirigencia de ese partido se propone limitar a sus miembros a solo dos legislaturas, con lo cual Di Maio estaría fuera de las candidaturas para las próximas elecciones generales, en 2023.

Su ascendencia dentro de un amplio grupo de seguidores, cultivada durante los años en que dirigió el movimiento, lo llevaron a anunciar el 21 de junio la creación de un nuevo partido conformado por más de 60 parlamentarios que también abandonaron el M5S.

Juntos por el Futuro, como lo denominó, contó desde un primer momento con 51 representantes en la Cámara de Diputados y 11 en el Senado, que le permitirán ocupar en ambas instancias legislativas el sexto y noveno lugar, respectivamente, en cuanto al número de asientos.

El tema político inicial más significativo, según analistas, fue el hecho de que la derechista Liga, liderada por Matteo Salvini, destronó al M5S como grupo parlamentario mayoritario, pero luego corrió el rumor de una supuesta ruptura del movimiento con el Gobierno.

Conte se apuró en reafirmar la permanencia de su partido en la coalición encabezada por el primer ministro Mario Draghi, y su apoyo a este último, con lo que disipó tales especulaciones.

Declaró que, dentro de dicha coalición, su agrupación seguirá siendo la primera fuerza política en defender temas que van desde la justicia social hasta la transición ecológica, “que son parte de su columna vertebral”.

Pese a los malos pronósticos tras los pobres resultados del 12 de junio y su crisis interna, en la segunda vuelta de los comicios municipales italianos la alianza centroizquierdista -conformada por el M5S y el Partido Democrático- logró un importante triunfo.

Sus candidatos se impusieron en importantes ciudades como Parma, Cuneo, Alessandría, Verona, Catanzaro, Monza y Piacenza, las últimas cuatro bastiones hasta ese momento de la derecha.

En medio de tan compleja situación interna, este éxito en unos comicios considerados un balón de ensayo de cara a las elecciones generales de 2023, reverdeció las esperanzas para los seguidores de un movimiento que ahora trata de curar sus heridas tras la escisión.

arb/ort

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES