NOTICIAS

Deporte en Vietnam: el otro salto del tigre

deporte-en-vietnam-el-otro-salto-del-tigre
Hanoi (Prensa Latina).- Si económicamente hablando Vietnam está llamado a confirmar en 2022 su condición de nuevo tigre de Asia y alcanzar avances sobresalientes, en el terreno deportivo muchos esperan también que esta nación indochina protagonice un salto felino.

Las expectativas tienen su asidero fundamental en el excelente desempeño rendido por la representación nacional en los 31 Juegos Deportivos del Sudeste Asiático (SEA Games 31), en los que con asombroso total de 446 medallas, incluidas 205 de oro, logró proclamarse en casa campeón absoluto.

Semejante desempeño hizo palidecer la actuación de casi tres años atrás en Filipinas, cuando en la trigésima edición de la cita la delegación vietnamita se ubicó segunda en la tabla general por países, con un acumulado de 288 preseas, de las cuales 98 fueron doradas.

Si bien el atletismo, las artes marciales y la natación resultaron una vez más las disciplinas que mayor número de campeones aportaron, nada disfrutó tanto la afición local como los triunfos de sus selecciones de fútbol Sub-23.

Ambos planteles se apropiaron del trono luego de vencer por idéntico marcador de 1-0 y al mismo rival, Tailandia, en la gran final del certamen, alentando así las esperanzas de ver al país escalar posiciones en el ranking del más universal de los deportes.

De hecho, en los últimos días fue noticia destacada aquí el hecho que el fútbol vietnamita estará representado por primera vez en las ligas francesas de la disciplina y lo hará con quien es considerado hoy el mejor centrocampista del patio: Nguyen Quang Hai, que cumplirá un contrato por dos años con el club Pau FC de la segunda división (Ligue 2).

Por añadidura, en los primeros días del Año Nuevo Lunar 2022 (Tet), la elección nacional de fútbol femenino de Vietnam venció a China Taipéi 2-1 en la Copa Asiática Femenina y logró clasificarse, por primera vez, a la Copa Mundial de la FIFA 2023, después de dos fallidos intentos anteriores.

Mas, balones aparte, los SEA Games 31auparon en las lides individuales a una serie de figuras que hicieron historia allí y en lo sucesivo pudieran continuar cosechando glorias para el país.

En la lid regional nadie brilló tanto como los nadadores Nguyen Huy Hoang, merecedor de cinco títulos y nuevo recordista de los 400 metros estilo libre, y Tran Hung Nguyen, quien se bañó cuatro veces de oro en la alberca, así como Nguyen Thi Huong, que también cosechó cinco coronas, pero en la porfía de canotaje.

Sin ninguna figura capaz de igualar semejante desempeño, el atletismo hizo sin embargo un importantísimo aporte a las aspiraciones de Vietnam de mantener y consolidar su liderazgo regional. Los representantes del campo y la pista se apropiaron de 22 metales aúreos, haciendo trizas los pronósticos que vaticinaban de 15 a 17 preseas de ese metal.

Nguyen Thi Oanh y Nguyen Thi Huyen, ambas triple monarcas en la pista, brillaron con semejante hazaña, pero Thi Huyen le puso un condimento adicional a la proeza al redondear así la decena de títulos conseguidos en los Juegos del Sudeste Asiático.

A otros, como el maratonista Hoang Nguyen Thanh le bastó con cruzar primero la meta solo una vez para inscribir su nombre en la historia, pues nunca antes ningún corredor de largo aliento vietnamita logró subir a lo más alto del podio en la agotadora carrera de 42 kilómetros y 195 metros para hombres.

Antes, en los SEA Games 28, disputados en 2013, la medalla de oro en el maratón femenino fue para su coterránea Pham Thi Binh

Por su parte, Lo Thi Hoang, una de las cuatro representantes de las minoría étnicas que integraron la representanción nacional, destacó al marcar nuevo récord para la contienda con un envío de 56,37 metros en el lanzamiento de la jabalina, clasificación femenina, quebrando la marca impuesta 15 años atrás por por la tailandesa Buoban Pamang (55,97).

Y como para no quedarse atrás, Nguyen Linh Na, una atleta de 25 años de edad y proveniente de la etnia Muong, rompió 17 años de espera para otorgarle a Vietnam su primer título en el heptatlón.

Las artes marciales también realizaron un aporte significativo a la cosecha de oros de Vietnam: el wushu ganó 10; el judo y el taekwondo, nueve cada uno; siete el kurash (nombre dado a la lucha tradicional de Uzbekistán) y el áarate, y seis el pencak silat y el vovinam, una especialidad oriunda del país, entre otras.

CON LA VISTA AL FRENTE

Después de estos resultados, tanto los deportistas y entrenadores como la propia afición nacional esperan del deporte vietnamita su consagración a nivel internacional y no solo dentro de la región.

De momento, la mirada está puesta en la preparación con miras a los próximos Juegos Deportivos Asiáticos, inicialmente previstos para desarrollarse en septiembre de 2023 en la ciudad china de Hangzhou, que sin embargo declinó ser sede de la competencia ante el avance de la pandemia de Covid-19.

Especialistas aquí recuerdan que en la edición anterior de estas lides, en 2018, Vietnam debió conformarse con el puesto 17 en la clasificación general al conseguir solo 30 preseas: cuatro de oro, 16 de plata y 18 de bronce.

Mientras, en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 los competidores vietnamitas se fueron en blanco, en tanto representantes de otras naciones del Sudeste Asiático como Indonesia y Tailandia lograron escuchar, aunque fuera una vez, las notas de su Himno Nacional.

Por lo pronto, y según el Departamento General de Educación Física y Deportes la preparación de los atletas vietnamitas está enfocada en algunos eventos previstos para el segundo semestre del año, como los VII Juegos Deportivos Infantiles de Asia, en Rusia, y los Juegos Culturales de la Francofonía, en el Congo.

jdg/mpm

*Corresponsal jefe de Prensa Latina en Hanoi.

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES