NOTICIAS

Tratado comercial enfrenta posiciones entre Panamá y EEUU

Ciudad de Panamá, 5 jul (Prensa Latina) La reciente declaración de un diplomático estadounidense de que su país no negociaría con Panamá un Tratado de Promoción Comercial (TPC), agudizó hoy las controversias sobre la medida en torno a la desagravación arancelaria .

A finales del mes pasado debió entrar en vigencia el TPC, pero la víspera en un encuentro convocado por el Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), el agregado agrícola de la embajada de Estados Unidos en Panamá, Peter Olson, expresó que «no había posibilidad de renegociarse el TPC”.

También fue categórico cuando descartó al menos la posibilidad de revisar el acuerdo en torno a los aranceles de cuatro rubros sensibles de la producción local: arroz, pollo, cerdo y leche, principales productos de la dieta de los panameños.

El porcicultor Carlos Pitty dijo a la versión digital de diario La Estrella de Panamá que seguirán en la posición de lucha permanente, pues lo que exigimos es la corrección de un tratado perjudicial para Panamá, sobre todo en torno al empleo rural. En ese encuentro propiciado por Conep, los productores de los sectores avícola, lácteo, ganadero, porcino y arrocero expusieron ante las autoridades estadounidenses la situación de cada rubro, con miras a la desgravación arancelaria en el TPC, vigente desde el 31 de octubre de 2012.

«En esta época convulsionada por la pandemia, la guerra y el incremento generalizado de los costos del sector logístico, principalmente, han demostrado la importancia que tiene la soberanía alimentaria del país», expresó Pitty.

Además señaló que el análisis de la desgravación de los aranceles del pollo, el arroz, la carne de cerdo y los lácteos es también garantía para mantener la paz social del país.

En declaraciones al canal de noticias TVN, el viceministro de Desarrollo Agropecuario, Carlo Rognoni, dijo por su parte que lo más importante es ver a quién le preguntan sobre el futuro de la comercialización de esos cuatro rubros que representan el 50 por ciento del Producto Interno Bruto.

Recordó que la solicitud hecha de manera oportuna por la canciller Erika Mouynes de revisar el acuerdo fue a nivel político y ante las más altas esferas de la administración del norteño país.

Adelantó que en este momento el embajador Ramón Martínez se encuentra en Washington, gestionando una primera reunión de una mesa técnica.

Sin embargo, el pasado 30 de junio, el ministro de Comercio e Industrias, Federico Alfaro, lamentó que hasta ese momento no tenían una fecha de cuándo se iban a sentar con los representantes estadounidenses a conversar sobre el tema aranceles.

Panamá y Estados Unidos firmaron el TPC el 28 de junio de 2007. El pacto que entró en vigor en 2012 incide en rubros claves de la producción local como el arroz, los lácteos y la carne; y libera de gravámenes arancelarios a más del 87 por ciento de las exportaciones de bienes industriales y de consumo de la nación norteña al país canalero.

Estadísticas del sector avícola de Panamá, señalan que desde la entrada en vigencia de ese acuerdo, hace 10 años, Estados Unidos ha registrado superávit de más de dos mil 800 millones de dólares en la balanza comercial general y en la agrícola más de 400 millones de dólares.

Panamá apenas exportó a la norteña nación productos diversos por un valor aproximado de 90 millones de dólares.

Para los porcicultores lo que silencian las diplomáticos estadounidenses es que para 2006, el istmo exportó 350 millones de dólares; y para 2011 unos 211 millones de dólares.

Mientras, Washington comercializó mercancías en el orden de los dos mil 518 millones en 2010; y en 2019 llegó a los tres mil 313 millones de dólares.

El pasado mes de marzo, el propio ministro de Desarrollo Agropecuario, Augusto Valderrama advirtió que si Estados Unidos no acepta la revisión del acuerdo habría que buscar algunas alternativas y sería conseguir exportar esos productos a otros países, en alusión a China.

jcm/ga

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES