NOTICIAS

Incomoda en Brasil dilatar junta para indagar corrupción en Educación

Brasilia, 6 jul (Prensa Latina) El senador Randolfe Rodrigues amenazó con activar la Corte Suprema de Brasil, si descartan leer hoy la solicitud de instalación de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) sobre corrupción en el Ministerio de Educación.

Rodrigues emplazó en la red social Twitter al presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, quien prorrogó para después de las elecciones de octubre la apertura de la CPI de esa cartera.

Tal retraso en establecer la junta legislativa «fue previamente acordado por un grupo ligado al Palacio del Planalto (sede del Poder Ejecutivo)», denunció el congresista.

Insistió en que la CPI «cumple todos los requisitos constitucionales para su instalación. No cabe interpretación, de quienquiera que sea, de la Constitución Federal, eso incluye el colegio de líderes», remarcó.

Espero hasta este miércoles por la lectura del requerimiento. «De lo contrario, no nos quedará alternativa, sino activar el STF (Supremo Tribunal Federal)», rasgueó Rodrigues en la plataforma digital.

La víspera, Pacheco informó que comenzará los procesos para la CPI de Educación, pero que será abierta tras las próximas justas comiciales.

Comunicó que leerá hoy las solicitudes que piden la creación de varios grupos de indagación, luego de una sugerencia de partidos, con la cual estuvo de acuerdo.

«Hemos escuchado todas las manifestaciones de líderes partidistas y el entendimiento fue en ese sentido, con el siguiente encaminamiento hecho: serán hechas las lecturas de los requerimientos de CPIs», afirmó en una entrevista.

Precisó que los dirigentes partidistas «entienden que estas indicaciones deben darse para la instalación de las CPIs después del período electoral».

Entre los pedidos que aguardan lectura está el de creación del comité para investigar las denuncias de desvío de recursos públicos en la asociación entre el exministro de Educación Milton Ribeiro y los pastores Gilmar Santos y Arilton Moura, enviados al exfuncionario a petición del gobernante Jair Bolsonaro.

Medios periodísticos aseguran que, hasta la semana pasada, el titular del Senado se resistió al establecimiento de la comisión, pero fue convencido por opositores de que retener a la CPI sería malo para su campaña de reelección.

El argumento para una CPI ganó fuerza después de las sospechas de obstrucción del excapitán del Ejército en las indagaciones contra el exministro.

Recientemente, en una llamada interceptada por la Policía Federal, Ribeiro comunicó a su hija que Bolsonaro lo alertó sobre una posible operación de búsqueda y captura en sus direcciones, como realmente ocurrió.

Según Rodrigues, el mandatario de tendencia ultraderechista teme de las declaraciones del exfuncionario y los religiosos, las cuales «dan cuenta, inequívocamente, de que hay indicios de que este esquema de corrupción tiene tentáculos en el Palacio del Planalto».

car/ocs

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES