NOTICIAS

Más de seis millones en Sri Lanka enfrentan inseguridad alimentaria

inseguridad-alimentaria
Colombo, 7 jul (Prensa Latina) Alrededor de 6,26 millones de personas en Sri Lanka, tres de cada 10 hogares, desconocen de dónde saldrá su próxima comida, según la última evaluación sobre inseguridad alimentaria del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Ante la inflación récord de los precios de los alimentos, el aumento vertiginoso de los costes de los combustibles y la escasez generalizada de productos básicos, alrededor del 61 por ciento de los hogares disminuyen la cantidad que comen y consumen comidas menos nutritivas, publicó el portal Adaderana.

El PMA advirtió que la falta de nutrición tiene graves consecuencias para las mujeres embarazadas, pues pone en riesgo su salud y la de sus hijos.

Las futuras madres necesitan alimentos nutritivos todos los días, pero a los más pobres les resulta cada vez más difícil permitirse lo básico, declaró el mes pasado la directora regional adjunta del PMA para Asia y el Pacífico, Anthea Webb.

Para combatir la crisis alimentaria y su efecto en la malnutrición, el PMA distribuye vales mensuales de comida a las embarazadas en algunos de los barrios más pobres, junto con la atención prenatal proporcionada por el gobierno local.

En medio de una tasa de inflación del 57,4 por ciento, el fuerte aumento del precio de los alimentos merma la capacidad de la población para llevar a la mesa comestibles suficientes y nutritivos, lo cual hace que dos de cada cinco hogares carezcan de una dieta adecuada.

La situación es peor entre las personas que trabajan en el sector de las fincas agrícolas como las grandes plantaciones de té, donde más de la mitad de los hogares padecen inseguridad alimentaria, según el PMA.

Sri Lanka sufre su peor crisis económica desde su independencia en 1948 y se suma a las sucesivas olas de Covid-19, lo cual amenaza con deshacer años de progreso en materia de desarrollo y socavar gravemente la capacidad del país para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), dijo el PMA.

La actual escasez de suministro de petróleo obligó a cerrar escuelas y oficinas gubernamentales hasta nuevo aviso, mientras la reducción de la producción agrícola, la falta de reservas de divisas y la depreciación de la moneda local aumentan la crisis.

jf/abm

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES