ESCÁNER: Cuba-EEUU, tan cerca y tan lejos (+Fotos +Info +Videos +Audio)

POLITICA-HACIA-CUBA-trump-biden
La Habana (Prensa Latina) Cuba y los Estados Unidos podrían tener relaciones civilizadas basadas en el respeto a las diferencias, sin imposiciones ni condicionamientos, lo cual avanzó durante la última etapa del mandato de Barack Obama (2009-2017).
Por:
Deisy Francis
Deisy Francis Mexidor

Jefa de la Redacción Norteamérica de Prensa Latina

Deisy Francis
Deisy Francis Mexidor

Jefa de la Redacción Norteamérica de Prensa Latina

Deisy Francis
Deisy Francis Mexidor

Jefa de la Redacción Norteamérica de Prensa Latina

Deisy Francis
Deisy Francis Mexidor

Jefa de la Redacción Norteamérica de Prensa Latina

“Este 20 de julio se cumplen siete años del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países y de la reapertura de nuestra embajada en Washington DC.”, expresó en entrevista concedida a Prensa Latina el doctor José Ramón Cabañas, director del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI).

Parecía que se emprendería entonces un nuevo camino en los nexos, que fueron rotos de forma unilateral el 3 de enero de 1961 por el mandatario de turno en la Casa Blanca, Dwight D. Eisenhower, de hecho, como comentó el exembajador cubano en Estados Unidos, durante el resto de 2015, 2016 y los inicios de 2017 se registraron importantes avances en el intercambio bilateral.

Se firmaron -dijo- 22 memorandos de entendimiento en varias materias, que mantienen su vigencia hasta hoy aunque no estén en ejecución, y acaecieron innumerables visitas de alto nivel en ambos sentidos.

El diplomático subrayó que el intercambio pueblo a pueblo alcanzó una magnitud inusitada, con un desplazamiento millonario de visitantes en ambos sentidos, que hizo estremecer las bases mismas de la industria del odio contra Cuba.

“Incluso durante los dos primeros años del gobierno de Donald Trump (2017-2021), aún se registraron signos positivos, hasta que en el 2019 la contrarrevolución percibió que tenía la batalla perdida y reaccionó de forma extrema sobre la Casa Blanca”, afirmó Cabañas.

EEUU-trump-José-ramón-Cabañas

Los años 2019 y 2020 -explicó- fueron de franco retroceso con la imposición de 243 medidas que reforzaron el bloqueo, respondiendo a la aspiración de poner de rodillas a la Revolución cubana, con la complicidad inesperada del azote de la Covid-19.

EEUU-medidas-bloqueo

El gobierno de Joe Biden ha sido incapaz de estructurar una agenda propia respecto a Cuba, o a América Latina en general, “y no hace más que asumir la puesta en escena de baja calidad de un libreto ajeno”, enfatizó.

PASOS TÍMIDOS, NECESARIA CORRECCIÓN

El presidente Biden aplicó en la práctica la misma política agresiva y aberrante de su antecesor en la Casa Blanca Donald Trump, no obstante haber asegurado en su campaña que retomaría la senda emprendida por Obama (en la última etapa de su gobierno), expresó el embajador Raúl Roa Kourí.

Biden -apuntó- acompañó como vicepresidente a Obama y constató que la política seguida contra Cuba durante seis décadas había fracasado.

“En efecto, 60 años de bloqueo, agresiones armadas, biológicas, diplomáticas, económicas y financieras no lograron derrotar la Revolución cubana que ha resistido en pie todos los embates”, puntualizó Roa Kourí, presidente de la Cátedra Honorífica “Raúl Roa García”.

No significa esto que Obama renunciara al objetivo de liquidar a nuestra revolución socialista, sino que el camino de la violencia no había resultado y que Cuba seguía siendo independiente y soberana, mientras que los Estados Unidos se verían crecientemente aislados de América Latina y el Caribe, añadió.

Explicó que uno de esos pasos conciliadores fue la invitación a la participación de Cuba en la VII Cumbre de las Américas (2015)  en Panamá, durante la cual se saludaron civilizadamente los presidentes Raúl Castro y Barack Obama.

Biden apoyó los pasos de Obama y durante su campaña prometió seguir deshaciendo la política hostil seguida por Trump hacia Cuba, pero nada de eso ocurrió, por el contrario, recrudeció las medidas para asfixiar a Cuba en los primeros meses de su gobierno, acotó.

Respecto a las medidas anunciadas por la administración demócrata el pasado 16 de mayo, advirtió que Biden dio algunos “pasos tímidos en la dirección correcta en cuanto a las remesas, los vuelos regulares chárter a diferentes puntos de la isla, el retorno a los acuerdos migratorios que garanticen una emigración legal y ordenada, los viajes a Cuba y un poco más”.

Pero “el andamiaje del bloqueo económico financiero y comercial sigue en pie, incólume, al igual que todas las medidas adoptadas por Trump que aún están vigentes”.

EEUU-Biden-Cuba-bloqueo

Para el que conozca la historia de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, no será difícil comprender que la razón fundamental de la política anticubana no es que hayamos emprendido un camino socialista, como lo evidencian las relaciones con Vietnam y China, afirmó.

Según Roa Kourí, no pueden aceptar que su neocolonia del Caribe, la isla que intentaron comprar a España inútilmente, cuya independencia frustraron son su intervención (1898) en nuestra contienda emancipatoria y mediante la imposición de la Enmienda Platt (1901), lograra con la Revolución de Fidel Castro su verdadera independencia y soberanía.

No es secreto que desde el triunfo de la Revolución cubana el 1 de enero de 1959, todos los gobiernos estadounidenses se empeñaron en destruirla, rendirla por hambre, exasperando así al pueblo, esperando que este se revelaría y entonces la derrocaría, eso por supuesto no se dio nunca ni se dará, enfatizó el diplomático.

FLORIDA EN LA POLÍTICA HACIA CUBA

Por décadas -puntualizó Roa Kourí- los grupúsculos no solo sembraron el terror en la comunidad cubana radicada en la Florida que deseaba relaciones normales con su patria de origen.

Comentó que esos grupos realizaron una campaña de atentados contra pesqueros y poblaciones costaneras cubanas, entre otras acciones para impedir cualquier acercamiento.

El núcleo de exiliados de ese corte -no son la mayoría de los cubanos emigrados que viven en los Estados Unidos-, se hizo con diversas instancias de poder en Florida, sobre todo en Miami, donde lograron elegir a exponentes de la extrema derecha anticubana en el Congreso de la unión, argumentó.

Esas conexiones incluyendo a exmandatarios como Ronald Reagan (1981-1989) y Trump (2017-2021), permitieron que en la Florida y en particular Miami, su apoyo se considere indispensable para ganar las elecciones presidenciales en ese país, advirtió.

De ahí las medidas de Trump contra Cuba y el mantenimiento de estas por Biden, teniendo en cuenta que el próximo noviembre habrá elecciones para el Congreso donde podrían perder los demócratas, apostilló.

Sin embargo, otros analistas no dan esa importancia a los reaccionarios radicados en Miami y recuerdan que candidatos demócratas ganarían en ese estado a pesar de esa oposición.

En todo caso -aseveró Roa Kourí-, los aspirantes a la presidencia de Estados Unidos se esfuerzan por ganarse el apoyo de ese sector de la emigración cubana que consideran decisivo.

Está claro para expertos, tanto en uno y otro lado, que la política  mantenida por Estados Unidos hacia Cuba debe cambiar.

Es una política “equivocada, contraproducente y estúpida”, como planteara el representante demócrata por Massachusetts Jim McGovern al intervenir en una reciente audiencia del ayuntamiento de la ciudad de Boston.

EEUU-Jim-MCGOVERN-política-Cuba

En el encuentro dedicado al debate de una resolución sobre el bloqueo a Cuba, el legislador -uno de los más activos defensores de la recomposición de los nexos bilaterales-, sostuvo que ese cerco económico, comercial y financiero impuesto de forma unilateral por Washington, afecta de forma desproporcionada a las familias cubanas.

McGovern, quien visitó por primera vez la isla en 1979 cuando todavía era un joven estudiante, se refirió a las medidas que obstaculizan el envío de remesas a la nación caribeña y a los impedimentos para adquirir alimentos y medicamentos, incluso en el peor momento de la pandemia de la Covid-19.

El pasado año McGovern, representante del segundo distrito congresional de Massachusetts,  se pronunció por normalizar las relaciones entre su país y Cuba.

Mediante la plataforma Streaming Cuba, el congresista dijo: “tenemos que resolver nuestras diferencias de buena fe, como vecinos, terminar el embargo para fomentar la colaboración entre nuestras naciones en asuntos de interés mutuo”.

EEUU-JIM-MCGOVERN-2EEUU-JIM-MCGOVERN-2

Por eso espera “con ansias el día en que los estadounidenses puedan viajar libremente” a la mayor de las Antillas.

Una visión que comparte el embajador Cabañas, quien opinó en sus palabras a la sección Escáner de Prensa Latina, que se debe “mirar hacia el futuro de las relaciones entre los dos países con optimismo”.

Hay que observar que “hacia el interior del pueblo estadounidense, entre los científicos, los hombres de negocios, los agricultores, los intelectuales, los religiosos de aquel país y entre muchos cubanoamericanos existe una visión objetiva respecto a la relación con Cuba”, sugirió.

Muchos se preocupan incluso por los costos del bloqueo, no solo sobre Cuba, sino sobre la propia población estadounidense, que no puede disponer, por ejemplo, de avances de la ciencia cubana en la diabetes, el cáncer, el Alzheimer, argumentó.

Desde la aplicación y el cumplimiento de la ley, el medio ambiente, la seguridad marítima, la migración irregular, son disímiles los campos que nos obligan a tener una relación de buena vecindad, aunque mantengamos nuestras diferencias ideológicas, las cuales son muchas, concluyó Cabañas.

arb/dfm

Colaboraron en este trabajo:

Amelia Roque (arb@prensa-latina.cu)

Editora Especiales Prensa Latina

Laura Esquivel

Editora Web Prensa Latina

Adriana V. Robreño

Periodista de la Redacción Norteamérica de Prensa Latina

Más en Escáner
MINUTO A MINUTO
EDICIONES