NOTICIAS

Carlos Enríquez y su célebre espacio intelectual Hurón Azul en Cuba (+Fotos)

carlos-enriquez-y-su-celebre-espacio-intelectual-huron-azul-en-cuba
La Habana, 3 ago (Prensa Latina) El célebre artista cubano Carlos Enríquez, nacido un día como hoy de 1900, recibía en Hurón Azul, su casa ubicada en la barriada capitalina de Párraga, a ilustres representantes de la intelectualidad de la isla como Nicolás Guillén.

En declaraciones exclusivas a Prensa Latina, Alberto Valcárcel, licenciado en Educación, Historia y Ciencias Sociales, explicó que el reconocido pintor y novelista heredó en 1939 la finca de su padre, fallecido dos años antes, y por decisión de sus hermanas.

 carlos-enriquez-y-su-celebre-espacio-intelectual-huron-azul-en-cuba

“Para la construcción del inmueble tomó como modelo una estación de trenes de Pensilvania, en Estados Unidos, donde estuvo alrededor de un mes. Allí asistió a un curso de verano en la Academia de Bellas Artes de la ciudad y fue expulsado porque no aceptaba los métodos de esa enseñanza”, puntualizó.

El escritor, incorporó además al diseño elementos de la cultura vernácula cubana, de ahí que algunos estudiosos, entre ellos, su amigo el periodista y poeta Félix Pita Rodríguez consideraron la casa, actualmente museo, como una de las más grandes creaciones artísticas de la zona.

Esos valores, sumado a otros como la reja del siglo XIX colocada en la fachada o el vitral de la puerta del fondo, le merecieron, en el año del centenario del nacimiento de artista, la condición de Monumento Nacional, la única edificación del municipio Arroyo Naranjo distinguida con ese reconocimiento.

“Además de sus piezas invaluables, el espacio en sí es un tesoro, por su patrimonio forestal y los escenarios transformados y rescatados durante estas décadas. Algunas son recreaciones, como las famosas botellas sembradas en el jardín, con su misticismo y leyendas urbanas”, afirmó el experto.

En total, la colección distribuida en cuatro salas principales alberga alrededor de 770 piezas, la mayoría objetos personales, entre ellos, 122 obras de la plástica, siendo El mural de las bañistas, una de las más apreciadas por reflejar el virtuosismo de su autor como fresquista.

Valcárcel recordó la influencia del muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, quien durante su permanencia en Cuba y patrocinado por relevantes instituciones culturales, impartió conferencias y compartió apreciaciones personales sobre el destino social y la técnica futura del arte.

También, a juicio del especialista, el exponente de la vanguardia cubana apreció la destreza de José Clemente Orozco y Diego Rivera, otros defensores de ese estilo en el país azteca, durante su visita a la tierra norteña desde septiembre de 1943 a febrero de 1944.

Ese mural, uno de los cuatro que pintó Carlos, es el único con acceso al público y pertenece al acervo original conservado en la instalación que atestiguó la presencia de notables figuras del siglo XX como Alejo Carpentier, en tertulias catalogadas como libres y desprejuiciadas por sus concurrentes.

 carlos-enriquez-y-su-celebre-espacio-intelectual-huron-azul-en-cuba

Durante la conmemoración de fechas relevantes como su muerte, acontecida el 2 de mayo de 1957, en la Casa Museo Hurón Azul confluyen admiradores y estudiosos de la obra del autor de cuadros como Combate, Campesinos felices, Mujer de mármol y El rapto de las mulatas.

car/dgh

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES