NOTICIAS

Nuevas fricciones en relaciones franco-malienses

La Habana, 3 ago (Prensa Latina) Los vínculos entre Mali y Francia siguen enfrentando escollos, luego que las autoridades del país africano llamaran al presidente galo, Emmanuel Macron, a abandonar su actitud "neocolonial y condescendiente".

Esa demanda de la junta militar asentada en Bamako, la capital del territorio saheliano, constituyó una rápida reacción a las declaraciones hechas por el mandatario europeo en su reciente gira a naciones de África occidental y evidencia deterioro de los lazos con París, en declive desde abril pasado.

«El gobierno de transición le exige al presidente Macron que abandone de manera permanente su posición neocolonial, paternalista y condescendiente para que entienda que nadie puede amar más a Malí que los malienses», declaró en la televisión pública el portavoz castrense, coronel Abdoulaye Maiga.

Macron manifestó que los países de África occidental tenían la responsabilidad de trabajar para garantizar que los malienses «expresaran su soberanía» y construyeran un marco de estabilidad que posibilitara una verdadera lucha contra los grupos terroristas presentes allí.

Desde 2012, Malí sufre el azote de una insurgencia protagonizada por grupos extremistas de distorsionada confesión islámica vinculados con Al Qaeda y el Estado Islámico. La violencia que comenzó en el norte se extendió al centro del territorio y a los vecinos Burkina Faso y Níger.

Ese torbellino lo generó principalmente la guerra desatada en 2011 contra Libia por países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y aliados árabes, la cual fragilizó la contención del radicalismo armado en la subregión del Sahel donde se halla Mali.

En 2013 fuerzas de la Operación Serval dispersaron a los grupos terroristas, pero no las erradicaron y actualmente atentan contra la estabilidad de toda la semidesértica subregión.

A la Serval sucedió la Operación Barkhane, que tampoco eliminó el problema terrorista y ahora se retira de la nación africana en medio de una escalada de fricciones con la antigua metrópolis tras la expulsión del embajador galo, Jean-Yves Le Drian, quien cuestionó la legitimidad de la junta castrense establecida en 2020.

En un comunicado, el gobierno militar acusó recientemente a Macron de emitir alegaciones erróneas contra las autoridades de Bamako a las que el mandatario responsabilizó con actos de violencia de carácter étnico.

Después de la retirada de Le Drian los vínculos bilaterales entraron en caída libre, entre sus efectos más notables estuvieron las constantes censuras a la Barkhane y sus actividades en la región norteña del país, así como las críticas del primer ministro, Choguel Kokalla Maïga, contra supuestos intentos galos de fraccionar a Mali.

Las contradicciones se ahondaron en mayo pasado, cuando la junta militar dio por concluido el tratado de cooperación en el renglón de la defensa firmado con París en 2014, y se comenzó la desactivación de las bases militares ocupadas por los soldados europeos.

También “las autoridades retiraron el pasado mes de abril de forma definitiva la licencia de difusión a los medios franceses Radio France International (RFI) y France24, al acusarlos de difundir informaciones falsas sobre el Ejército maliense”, resumieron informes de prensa.

El vertiginoso distanciamiento diplomático puso en duda la posibilidad de un retorno al buen entendimiento bilateral e incluso algunos observadores en la región del Sahel opinaron que sin el apoyo francés Mali estaría en desventaja ante una ofensiva de grupos extremistas, aunque eso está por ver.

Por el momento las Fuerzas Armadas (FAMA) desempeñaron su papel contra los terroristas y no se descarta que otros Estados de la zona respalden la ejecutoria de las tropas, pues están conscientes de que la lucha contra el radicalismo armado incumbe a todos, no a uno sólo.

Precisamente esa comprensión corporativa del problema puede evitar que Mali capitule como Estado contemporáneo, pese a su compleja dinámica política interna -dos golpes militares desde 2020-, pues en la subregión la subsistencia de uno es la de todos.

mv/mar/mt

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES