NOTICIAS

Denuncian en Panamá robo de medicamentos en sistema público de salud

Ciudad de Panamá, 4 ago (Prensa Latina) Medicamentos de la Caja de Seguro Social (CSS) de Panamá, destinados a mejorar la salud de los asegurados, terminan en comercios privados, denunció hoy el diario La Prensa.

La propia CCS, precisa el rotativo, informó el pasado 29 de julio que como resultado de una investigación del Ministerio de Salud (Minsa) y la Fiscalía, en la occidental provincia de Veraguas decomisaron medicinas de la entidad ubicadas en anaqueles dispuestos a la venta en una farmacia privada.

Para el matutino se trata de un problema recurrente en los últimos años y que impacta en el desabastecimiento de medicinas que reporta la institución, hoy en el punto de mira de una mesa única de diálogo entre el Ejecutivo y organizaciones sociales en protesta contra el alto costo de la vida. En septiembre de 2021, indica La Prensa, el Ministerio Público junto a la Policía Nacional realizó allanamientos en comercios, farmacias y clínicas ubicadas en las provincias de Panamá y Panamá Oeste por sustracción de insumos médicos de la CSS.

En el operativo de entonces las autoridades detuvieron a 11 personas, entre ellas varios funcionarios de la entidad estatal.

También en noviembre de 2020, en plena pandemia de la Covid-19, agregó el medios informativo, la Fiscalía Anticorrupción inició una investigación por la pérdida de un millón 72 mil unidades de guantes largos de nitrilo, equivalentes a 35 mil 190 dólares.

Las cajas fueron sustraídas del almacén principal de la CSS, ubicado en el corregimiento de Pedregal, al noroeste de la zona metropolitana de la capital, precisó.

Al respecto, el director de la CSS, Enrique Lau, admitió que hay varios grupos de personas dentro del organismo que se organizan para cometer estos delitos.

El funcionario aseveró que siguen procesos administrativos y penales contra operarios en las localidades de Arraiján y en la occidental provincia de Veraguas, entre otros.

Para Lau, robar medicinas e insumos a la CSS para luego venderlos es un acto “doblemente criminal”, porque priva a las personas de recibir salud y le quita recursos al Estado.

Recordó que la institución tiene un problema de “desabastecimiento crónico” de algunos medicamentos y ante algunas irregularidades se hacen los ajustes necesarios.

Además llamó a aquellos empresarios o negocios que se unen con estas redes criminales a que eviten comprar estos productos. Por su parte, la presidenta de la Asociación de Pacientes y Parientes con Enfermedades Hematológicas, Faustina Díaz, señaló que este tema inquieta, pues hay comerciantes que se prestan para estos delitos, pero igual las autoridades no adoptan medidas más severas.

“La corrupción viene de ambos lados. El llamado a la CSS es tener un mejor control de los medicamentos que entran y salen”, remarcó.

mv/ga

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES