NOTICIAS

Trump afianza influencia tras primarias republicanas en EEUU

Washington, 4 ago (Prensa Latina) Aunque en su mayoría los votantes republicanos desearían un candidato distinto a Donald Trump en 2024, el expresidente estadounidense afianzó su influencia en el partido tras las primarias en Arizona y Michigan.

Los candidatos respaldados por Trump ganaron las primarias al Senado en Arizona, la carrera a gobernador en Michigan, al igual que las disputas por la Cámara de Representantes y a la Secretaría de Estado.

En general, los resultados muestran que el exmandatario (2017-2021) mantiene poder dentro del GOP (siglas en inglés que identifica al partido), incluso mientras persisten las dudas sobre su viabilidad como candidato presidencial en la próxima contienda por la Casa Blanca.

La posición de Trump se afianzó después de las primarias del 2 de agosto en esos estados, pese al fiasco en las encuestas y las audiencias celebradas por el comité de la Cámara de Representantes que investiga el ataque al Capitolio federal el 6 de enero de 2021 que lo señalan como su instigador.

El mes pasado, un sondeo del periódico The New York Times mostró que los votantes republicanos estaban divididos sobre la idea de que Trump se presentara de nuevo a la vuelta de dos años.

La pesquisa reveló que la mitad de los votantes republicanos están listos para darle la espalda al magnate y consideran que debía presentarse un candidato distinto para entonces. Otro tanteo arrojó que al menos seis de cada 10 electores no quiere ni a Biden ni a Trump en 2024.

No obstante, las primarias del martes fueron en general un éxito para Trump.

Blake Masters, que contaba con el respaldo del magnate, se impuso en su pelea por la candidatura al Senado de Arizona; Kari Lake, la elegida por Trump en las primarias para gobernador de ese estado tomó la delantera a Karrin Taylor Robson, que contaba con el apoyo del ex vicepresidente Mike Pence.

Mientras el candidato preferido de Trump en la carrera por la secretaría de Estado, el negacionista electoral Mark Finchem, se llevó la victoria en ese estado.

Por su parte, en Michigan, Tudor Dixon ganó la nominación a gobernador tras un apoyo tardío de Trump. Allí el representante Pete Meijer, uno de los 10 republicanos que votaron a favor de la destitución del entonces ocupante del Despacho Oval en 2021, perdió por poco ante John Gibbs, que contaba con el espaldarazo de Trump.

Entretanto Eric Schmitt emergió de un concurrido campo republicano y se alzó con la nominación por el asiento en el Senado de Missouri después que el exjefe de la Casa Blanca respaldara a «Eric», sin especificar si se refería a él o a Greitens, el exgobernador.

Por supuesto, esta jugada permitió al expresidente reclamar el triunfo de esa carrera también.

Estrategas del GOP señalan que sus críticos más acérrimos que se presentan a la reelección en noviembre han optado por retirarse o se enfrentan a una eventual derrota.

Tal es el caso de la representante Liz Cheney (republicana de Wyoming), que tratará de defender su reelección en las primarias del 16 de agosto. Cheney, uno de los principales látigos de Trump, votó a favor de su destitución y es la actual vicepresidenta del comité que investiga el asalto al Capitolio.

De perder, el expresidente estará en una posición privilegiada para lanzar su campaña y pasar sin problemas las primarias de cara a la contienda de 2024.

Por el momento, los aliados de Trump creen que el entorno político será tan malo para los demócratas, sobre todo si la inflación sigue siendo alta, que los venideros comicios solo les traerán ganancias.

Sin embargo, los demócratas opinan que esa aparición de candidatos pro-Trump en las carreras clave por ejemplo del Senado podría ser la vulnerabilidad de los republicanos y la esperanza azul de mantener en el hemiciclo su escasa mayoría de 50-50.

Igualmente se sienten animados ante la posibilidad de que funcione como ajuste de cuenta reacción contra la decisión del Tribunal Supremo de anular el caso Roe v. Wade, la histórica sentencia de 1973 sobre el derecho al aborto.

El 8 de noviembre se renovarán los 435 escaños de la Cámara de Representantes y 35 de los 100 del Senado y, además, se disputarán otros cargos en los estados como algunos gobernadores.

mgt/dfm

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES