NOTICIAS

El sentir de la ciudad cubana de Matanzas

Matanzas, Cuba, 6 ago (Prensa Latina) Las nubes grises sobre el cielo de la occidental provincia cubana de Matanzas desde hace casi 24 horas reflejan el dolor de un territorio que lucha contra la fuerza de la naturaleza.

Imaginar una situación de tal magnitud pareciese imposible, pero es una realidad tan verdadera como la voluntad de cientos de seres humanos que ponen en peligro sus vidas en pos de salvar otras al precio que sea necesario, en un evento que pone a prueba a los hombres y mujeres de esta tierra.

Recorrer las calles de la ciudad de Matanzas sin percibir el esfuerzo titánico que se realiza por controlar las llamas que brotan de la base de almacenamiento de combustible resulta imposible, pues hoy más que nunca la solidaridad se erige como estandarte.

En casas de campañas vestidos con diferentes trajes, pero con un sudor en la frente que los hace hermanos de batallas, cada cual toma el poco descanso que deja la faena para recobrar fuerzas y aventurarse nuevamente a la batalla contra el incendio.

Los minutos no parecen aminorar el aliento del fuego pero tampoco la entereza de los valientes que escogieron una profesión en la que el sacrificio deviene una constante y el miedo no resulta una alternativa.

No importa si por primera vez la vida los trajo a estos lares, camiones de bomberos ilustran nombres de provincias como La Habana, Cienfuegos, Mayabeque, entre otras, pues existe hoy una Cuba y una Matanzas que los necesita y reclama.

Ellos no están solos, familiares, amigos y todo un pueblo laboran en conjunto en sus mentes para guiarlos en cada paso para que su entrega no les arrebate la vida ni les quite las esperanzas de seguir el combate contra un Goliat vestido de llamas.

Las noticias no cesan, la incertidumbre de lo que pueda o no pasar en venideras horas marcan la tarde de este 6 de agosto en Matanzas pero la voluntad de estos hombres y mujeres evidencia la estirpe de los hijos de esta Patria llamada Cuba.

Matanzas no está sola, la mayor de las Antillas entera lucha por borrar las llamas y las nubes grises en el cielo mientras el tiempo pasa demasiado lento para todos los que con su trabajo evidencian hoy el sentir de una ciudad.

rgh/ads

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES