NOTICIAS

Artistas del mundo invaden calles y teatros en Festival de Edimburgo

Edimburgo, 7 ago (Prensa Latina) Noveles y experimentados artistas del mundo invaden calles y teatros escocesas durante el Festival de Edimburgo que acontece hoy en esta capital luego de dos años de suspensiones y limitaciones debido a la pandemia de la Covid-19.

   Según revelan varias publicaciones digitales, el actor británico Ian McKellen regresó este año al popular evento centrado en las artes escénicas y la música para presentar una versión llevada al ballet de la obra Hamlet, de su coterráneo William Shakespeare.

  Con 83 años de edad, el ganador de siete premios Laurence Olivier actuará bajo la dirección del ex bailarín y coreógrafo danés Peter Schaufuss, a quien admira por su versatilidad en el mundo de la danza y con el cual nunca antes había explorado.

   La cita en su 75 edición acoge la puesta del controvertido personaje en la piel de McKellen, quien ya tiene experiencia en la trama pues debutó en ese rol en 1971 aunque nunca guiado por Schaufuss y mucho menos con un espectáculo danzario.     Entre las actividades previstas en el certamen se encuentra la puesta de una adaptación de la tragedia clásica griega Medea por Liz Lochhead y la obra You Know We Belong Together (Sabes que estamos en el mismo barco).

   Al decir deñ equipo creativo, esta última producción explora mediante la música, el video y la danza la vida de varias personas que tienen el síndrome de Down y relatan sus episodios con la enfermedad y algunas situaciones dramáticas ocurridas.

   Otras de las iniciativas en Edimburgo provienen del catalán Jordi Savall y el conjunto Hespèrion XXI que realizarán un concierto dedicado a Ibn Battuta junto a músicos de otras naciones de Europa, Oriente Medio, India, China y  África.

   Por su parte el director musical Sir Donald Runnicles de la Deutsche Oper Berlín, exhibirá una versión musical de Fidelio de Beethoven, en tanto Los escenarios se disponen también para la el show The Pulse con sesenta acróbatas acompañados por la actuación en vivo de un coro.

   Ideado en 1947 por Rudolf Bing, el Festival sesiona durante tres semanas cada verano y se ha convertido en el más importante de Escocia por su capacidad de movilizar creadores internacionales y dinamizar la vida cultural en la nación europea.

mem/yrv

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES