NOTICIAS

China busca estimular la natalidad con nuevos incentivos

Beijing, 16 ago (Prensa Latina) China emitió hoy varias políticas que reducen los costos de servicios pre y posnatales, como parte de sus esfuerzos por incentivar a los matrimonios a tener más hijos y revertir el dilema demográfico en su territorio.

El paquete de medidas lo preparó la Comisión Nacional de Salud junto a otros 16 departamentos del Gobierno y busca mejorar la atención a las gestantes y el cuidado de los niños.

Contemplan disposiciones sobre la licencia postnatal para mujeres y hombres, normas preferenciales en el terreno inmobiliario y fiscal, así como ordenanzas que promueven un mayor respeto en los centros de trabajo a las embarazadas.

Las políticas llegan luego que a principios de este mes la Comisión consideró imperativo estimular los nacimientos y abolir las restricciones existentes para solucionar el problema demográfico.

Esa entidad dijo que es tiempo de revisar y eliminar muchas regulaciones de control a la planificación familiar, pidió hacer más inclusivas las políticas de fertilidad y mejorar pronto los servicios de maternidad.

Sugirió disposiciones en sectores como la vivienda, educación, salud, empleo, seguridad social e impuestos que aligeren la carga financiera en los hogares e incentiven a los matrimonios a ampliar la prole.

Citó a los altos costos en todos esos terrenos y en la crianza de un hijo, así como las preocupaciones profesionales de las mujeres, entre los principales factores que desestimulan los embarazos.

En el pasado –indicó la Comisión- nos enfocamos en el control demográfico, pero ahora debemos centrarnos en alcanzar un nivel apropiado de fertilidad, mejorar la calidad, estructura, distribución y desarrollo de la población.

También mencionó la caída en la cifra de féminas con deseos de procrear y auguró una tendencia negativa en el crecimiento de la población hacia 2025, con la llegada de menos bebés y el envejecimiento de más habitantes.

En abril pasado varios demógrafos advirtieron que China será en 2035 un país superenvejecido y los mayores de 60 de edad representarán más de 30 por ciento de la población, al abogar por cambios en el sistema de seguridad social por considerarlo inadecuado, desequilibrado y con problemas para incluir a los residentes rurales.

Al remarcar el impacto en el desarrollo socioeconómico, explicaron que en 2020 había casi seis jóvenes para garantizar el sustento de un anciano, pero en 2050 ese índice podría descender a 1,3.

Aunque China todavía es la nación más poblada del mundo, el año pasado solo nacieron 10,62 millones de bebés, hubo 10,14 millones de defunciones y cinco millones de mujeres menos en edad fértil.

Esas cifras encendieron las alarmas porque evidencian el acercamiento del país al declive demográfico y, en un esfuerzo por revertir la situación, el Gobierno relajó más su política de planificación familiar y ahora permite a las parejas tener hasta un tercer hijo.

mv/ymr

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES