NOTICIAS

Operación especial de Rusia cambió equilibrio de poder mundial (fin)

Moscú (Prensa Latina) Incluso los intentos occidentales de mantener la unidad bajo el pretexto de las nuevas amenazas y desafíos (un meme característico: que Putin tiene la culpa del aumento de los precios del combustible en los Estados Unidos y el aumento del costo de la energía en los países occidentales) pueden fallar inexorablemente.

Leoníd Vladímirovich Savin*, colaborador de Prensa Latina

Si bien en la comunidad euroatlántica se está tratando de encontrar una posición común en una serie de áreas críticas, como cadenas de suministro, nuevos paquetes de sanciones, etc., es muy probable que algunas de las medidas propuestas sean inviables.

La crisis causada por la pandemia del coronavirus en los países de la UE ha demostrado que en realidad no hay ninguna solidaridad entre ellos y cada país se sacude por sus propios intereses. Por lo tanto, las propuestas de unirse para enfrentar a Rusia seguirán siendo declaraciones retóricas, y cada Estado tratará de evitar a sus socios en la competencia por la energía u otros bienes vitales que están acostumbrados a recibir de Rusia y para cuya sustitución no tienen ninguna otra alternativa.

En este escenario, los malentendidos y las divisiones dentro del campo euroatlántico son bien posibles. Una de las últimas señales de este tipo es que la UE no pudo llegar a una decisión consensuada sobre la cancelación de visas para ciudadanos de Rusia y solo pudo cancelar el régimen simplificado.

Mucho más grave será el conflicto de intereses sobre el acceso al gas natural, cuyos precios están creciendo exponencialmente. La UE es muy consciente de que el gas licuado de los Estados Unidos, que las compañías de ese país prometieron, no es un reemplazo equivalente. Y los beneficiarios en este caso siguen siendo las corporaciones de Estados Unidos, mientras que los países de la UE se hunden en la bancarrota debido a los precios desproporcionados del combustible azul.

Todos los errores y defectos de Occidente son más perceptibles desde otras partes del mundo, especialmente desde aquellas regiones que alguna vez fueron colonias de Occidente y sufrieron la opresión y la dependencia. Si abiertamente no se regocijan con los problemas que Occidente ha enfrentado por su propia estupidez, al menos intentan usar la situación para fortalecer sus propias posiciones.

Es evidente que el equilibrio de poder en el mundo, aunque de manera lenta, pero inexorablemente, está cambiando.

El equilibrio de poder, como tal, es uno de los conceptos más antiguos de las relaciones internacionales. Este concepto responde al problema de la guerra y la paz en la historia internacional. Además, a menudo es considerado una ley universal sobre el comportamiento político, como un principio básico de la política exterior de cada Estado, vigente durante siglos y, por lo tanto, describe un modelo importante de acción política en el ámbito internacional. En la teoría del equilibrio de poder hay una serie de características, como el equilibrio, el status quo, el juego de las grandes potencias, entre otras.

Pero el equilibrio de poder no cae del cielo ni es el resultado de una sucesión histórica, aunque a veces sucede y los Estados intentan consolidar sus conquistas y esferas de influencia. Es el resultado de la activa intervención humana, es decir, los políticos de alto nivel que toman decisiones importantes. Cada vez que un Estado se ve ante el hecho de que el equilibrio no se rompe a su favor, debe contrarrestarlo rápidamente y estar preparado para tomar las medidas necesarias, incluido el riesgo de que se desencadene una guerra, si está decidido a proteger sus intereses vitales, que se verían amenazados si permaneciese en estado pasivo.

Por lo tanto, el equilibrio de poder es el resultado de la actividad diplomática y no de un fenómeno natural. Karl Schmitt relacionó tales decisiones con la soberanía real, ya que en circunstancias extraordinarias son tomadas por el soberano.

La intervención activa es precisamente el caso al que ha recurrido la Federación de Rusia para defender sus intereses vitales.

Todo esto se entiende perfectamente en Occidente, porque muchos teóricos reconocidos del equilibrio de poder son el producto del pensamiento político occidental. Nicholas Spikman, Hans Morgenthau, Kenneth Thompson, Kenneth Waltz son solo algunos de los científicos estadounidenses que han aplicado esta teoría para analizar las relaciones internacionales y desarrollar soluciones para la política exterior de Estados Unidos.

Por lo tanto, toda la histeria grandilocuente en torno a la crisis ucraniana es solo un juego ostentoso de emociones, diseñado para ocultar los verdaderos motivos y acciones de Occidente: la invasión de la zona de intereses vitales de Rusia.

Por cierto, después de la operación para obligar a Georgia a la paz en agosto 2008, el liderazgo de Rusia dejó en claro cuál era la zona de sus intereses geopolíticos y durante un tiempo en Occidente tomaron nota de esto, pero luego fingieron que lo habían olvidado, provocando y apoyando el golpe de Estado en Ucrania en febrero de 2014.

Agregamos que en la teoría del equilibrio de poder, el mundo se divide en campos en guerra que luchan por sus esferas de influencia, y esto fue enfatizado por la operación especial en Ucrania. Pero el mundo bipolar preexistente fue destruido, y el unipolar nunca tuvo lugar.

En consecuencia, se está articulando un nuevo orden mundial multipolar, donde la fuerza y la influencia del Occidente colectivo están disminuyendo.

El llamado tránsito de poder a otros actores de las relaciones internacionales está ocurriendo, como se puede ver claramente en el ejemplo del desacoplamiento de China y Estados Unidos.

Beijing se beneficia claramente tanto del debilitamiento de Estados Unidos como de la crisis en Ucrania; ambos factores contribuyen a la acumulación de poder de China; en el primer caso, al reducir los instrumentos de influencia de Washington, y en el segundo, al debilitar a Rusia, tanto debido a las sanciones impuestas por Occidente como al agotamiento militar limitado debido a la operación.

Aunque el liderazgo de China entiende claramente la importancia de la interacción estratégica con Rusia, tanto para garantizar su propia retaguardia como para el apoyo futuro en el Consejo de Seguridad de la ONU en aras de resolver el problema de Taiwán. Los eventos recientes muestran que Beijing está tratando deliberadamente de acelerar este proceso, y la oposición que Taipéi y Estados Unidos le brindan crea las condiciones para trabajar más estrechamente con los oponentes de la hegemonía de Washington.

La India también está buscando cambiar las reglas del juego, acusando tanto a la UE como a Estados Unidos de un comportamiento inadecuado. La decisión de la India de participar en los ejercicios militares “Vostok-2022”, bajo los auspicios de Rusia, también señala el deseo de permanecer más independiente de las políticas de Washington y Bruselas. Este último claramente está tratando de atraer a la India a su lado, manipulando los recelos de Nueva Delhi sobre China y Pakistán. Así que, teniendo en cuenta los intereses particulares de la India, es probable que intente adoptar una posición neutral, obteniendo beneficios donde sea posible.

Es probable también que varios Estados Árabes hagan lo mismo, que no se nieguen a cooperar con Washington en temas que les interesan, pero se abstendrán de pasarse finalmente al campo occidental. Al mismo tiempo, algunos países, por ejemplo, Arabia Saudita, tienen sus motivos para rechazar a Estados Unidos en varias áreas. La administración de Joe Biden ha sido demasiado crítica con los métodos de gobierno y la política del Reino, por lo que Riad se siente más cómodo entre los autócratas.

Cabe señalar que en la teoría del equilibrio de poder, únicamente los motivos del poder no son la razón principal para el funcionamiento de los Estados. Los Estados están interesados en muchas cosas más allá del poder en sí, como la religión y el mundo. La mayoría de los Estados civilizados reconocen que existen normas éticas que deben ser favorecidas por consideraciones simples de autoridad. El mundo también depende de la conciencia moral de las naciones y de la influencia disuasoria de las normas éticas.

La situación actual muestra que las normas éticas también son el criterio por el cual ciertos países apoyan o condenan a Rusia. Y crea una clara división en dos campos: los defensores de los valores tradicionales y aquellos que destruyen esos valores intencional y violentamente a través de la imposición de una agenda que incluye el matrimonio entre personas del mismo sexo y la pedofilia, a través de mecanismos de «abolición cultural» que borran su propia historia en los países donde lo permiten. En este sentido, incluso los socios militares tradicionales de Estados Unidos, como los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y muchos otros países, están en el mismo bando que Rusia.

Estos temas, aunque no están relacionados externamente con los acontecimientos en Ucrania, crean una narrativa compleja sobre las imágenes de un Occidente colectivo sumido en la degradación moral (que, como se ve, se impone desde arriba, y si los ciudadanos tienen una opinión disidente, son reprimidos) y Rusia, donde los derechos y libertades de los ciudadanos se conservan y protegen en la diversidad étnica y religiosa. Y la debilidad económica actual de los países occidentales, que también se manifiesta claramente en la incapacidad de los gobiernos en muchos temas de importancia social, fortalece la creencia en África, Asia y América Latina de que el tiempo de dominación occidental está terminando.

Además, la resistencia de Rusia a los intentos externos de socavarla a través de sanciones, que se basa en la existencia en el país de enormes reservas de recursos naturales, además de ser autosuficiente en materia de tecnología militar propia, que los países industrializados no pueden ni soñar, como la posesión de los mejores sistemas de defensa antiaérea del mundo, un arsenal de armas hípersónicas y ultra precisas, tecnología espacial, sistemas de lucha radioelectrónica, entre otros, que hacen de Moscú un socio atractivo.

La asistencia prestada a Siria para combatir el terrorismo y la amplia demostración de capacidades militares en la operación en Ucrania han convencido a muchos de que es mejor ser amigos de Rusia en lugar de enemistarse con ella. Incluso Turquía, que forma parte del bloque de la OTAN, se ha negado a apoyar las sanciones antirrusas, aunque de vez en cuando se escuchan extrañas declaraciones de los políticos turcos sobre la pertenencia de Crimea a Ucrania.

Si tenemos en cuenta la difícil situación política y económica en este país en la víspera de las próximas elecciones presidenciales, queda claro el deseo del mandatario turco Erdogan de sentarse en dos sillas y, al mismo tiempo, usar esa situación para obtener beneficios económicos. Sin embargo, la cooperación entre Rusia y Turquía en los proyectos económicos principales continúa y aún no hay ninguna razón para suspenderlos.

Otra dimensión cercana a los valores morales y éticos es la dicotomía del globalismo neoliberal y los defensores de la soberanía. La soberanía se ha mencionado como una manifestación de voluntad política cuando se necesita una intervención activa. Pero el concepto de soberanía también refleja las aspiraciones del pueblo sobre el destino de su propio país.

En un artículo en el Washington Post, autores estadounidenses señalaron que el apoyo de la gente a la decisión del Presidente ruso Vladimir Putin está relacionado con un alto nivel de sentimiento patriótico en el país. El patriotismo siempre es un marcador de sentimientos soberanos, y si hay sentimientos similares sobre la reducción de la dependencia de Occidente en otras regiones del mundo, esto acerca definitivamente a Rusia y a estos Estados.

Los países africanos, por ejemplo, han recibido con entusiasmo las propuestas de los líderes rusos sobre la cooperación económica y política, que se está expandiendo en el marco de la lucha anticolonial contra Occidente. Los países de la ASEAN también están dispuestos a continuar la cooperación constructiva con Moscú en muchas áreas. En los países de América Latina, prácticamente no hay Estados que apoyen el curso abierto antirruso impuesto por los Estados Unidos.

Estos hechos indican un claro cambio en el equilibrio de poder. Pero todavía se necesitan esfuerzos serios por parte de aquellos Estados y pueblos que no están interesados en hacer retroceder la hegemonía de Pax Americana para acceder a un destino mejor para todos.

*Doctor en Ciencias Políticas.

rmh/lvs

(Tomado de Firmas Selectas)

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES