NOTICIAS

Moscú advierte a Washington sobre suministros de armas a Ucrania

Moscú, 28 sep (Prensa Latina) Estados Unidos y sus aliados se acercan a una línea roja al permitir que el armamento occidental sea usado para atacar las regiones de Donbás, Jersón y Zaporizhzhia, advirtió hoy el Ministerio de Exteriores de Rusia.

La cancillería rusa precisó que su embajador en Washington, Anatoly Antonov, alertó que “los patrocinadores de los criminales neonazis se acercan a esa línea peligrosa de la que advertimos claramente en reiteradas ocasiones”, destacó este miércoles la agencia de noticias TASS.

Con ese actuar Estados Unidos se convierte en parte del conflicto ucraniano, señaló el diplomático.

Antónov alertó que la Casa Blanca azuza al presidente ucraniano, Vladimir Zelenski, a continuar atacando con las armas que los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) le enviaron, sin medir las consecuencias.

Los esfuerzos diplomáticos para hallar una solución pacífica a la crisis no pueden ser efectivos mientras los países occidentales utilicen al régimen de Zelenski como un mercenario contra Rusia, subrayó.

Anteriormente, el secretario de estado, Antony Blinken, aseguró que su Gobierno no iba a impedir que Zelenski atacase con las armas norteamericanas a Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporozhie después de que esas entidades se unieran a Rusia tras la celebración de los referendos.

Antonov recalcó que en ese caso la respuesta defensiva de Rusia será contundente.

Desde Moscú advirtieron a la OTAN que cualquier cargamento de armas a Ucrania será un blanco legítimo de sus fuerzas y instaron a dejar de «jugar con fuego».

Las autoproclamas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk y las provincias ucranianas de Jersón y Zaporozhie celebraron referendos del 23 al 27 de septiembre para decidir su adhesión a Rusia.

En una participación masiva de la población, el ‘sí’ ganó por mayoría absoluta en los cuatro territorios.

Lugansk y Donetsk se independizaron de Ucrania en 2014 tras el golpe de Estado que se produjo en Kiev, mientras que Jersón y Zaporizhzhia estaban siendo bombardeados por las fuerzas de Zelenski en los últimos meses, dejando numerosas víctimas civiles.

Los cuatro territorios declararon que buscan adherirse a Rusia para frenar los ataques del régimen ucraniano con las armas de la OTAN y garantizar la seguridad de sus habitantes.

rob/gfa

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES