NOTICIAS

Serguei Lavrov, un discurso contundente

serguei-lavrov-un-discurso-contundente
Ciudad de Panamá( Prensa Latina) La posición de China ante Rusia y Ucrania no es, como falsamente martilla Occidente, ambigua, sino correcta, enmarcada en la Carta de la ONU. Rusia pidió la negociación regional y un alto al fuego desde un principio, pero Estados Unidos-OTAN, que utilizan al señor Zelenski como un pelele, se opusieron.

Por Julio Yao*, colaborador de Prensa Latina

China comprende que Rusia tiene razones propias para justificar la legalidad de su acción militar especial en Ucrania y ha hecho llamados a negociaciones de paz en consonancia con la solución pacífica de las controversias.

Fue Rusia la que adelantó desde el comienzo la necesidad de un acuerdo regional para garantizar la seguridad de todos y de cada una de las partes. Moscú manifestó que no tenía la intención de desconocer la soberanía de Ucrania, pues solo buscaba la desmilitarización de sus fronteras y la desnazificación del Donbass, en vista de que Kiev la amenazaba con su expansión hacia el Este como objetivo central de la OTAN, a diez minutos de tiro de misil hacia Moscú. Pero el señor Zelenski no respondió al llamado de Rusia y se la pasó jugando al gato y el ratón.

Rusia tenía el derecho de actuar e invocar los Artículos 51 y 37 de la Carta de la ONU, que la obligan a defender su soberanía y hacerle frente al quebrantamiento de la paz, pero el Consejo de Seguridad, que debía intervenir según los citados artículos, bajo presión de Estados Unidos, decidió cruzarse de brazos, mirar para otro lado y no hacer nada.

La misma actitud asumió el Consejo de Seguridad antes frente a Estados Unidos desde Corea, Vietnam y el Medio Oriente, dejando que la acción militar especial de Rusia se agravara gracias al empecinamiento y los sueños de opio del señor Zelenski.

No en vano acaba de declarar el canciller ruso, Serguéi Lavrov, que Estados Unidos intenta privatizar la Secretaría General de la ONU y mantenerla en un rumbo neoliberal.

En su discurso ante la ONU, Lavrov denunció la parálisis del Secretario General, Antonio Guterres; que hay una intoxicación informativa de Occidente; que se olvida que la ONU se creó a raíz de la derrota del nazismo y el imperio japonés; que Estados Unidos se considera un Enviado de Dios y que ha desatado una rusofobia grotesca y racista.

Lavrov citó el llamado de una comisión internacional para defender la Carta de la ONU. Manifestó que la comida y fertilizantes enviados por Rusia a pueblos africanos y pobres están siendo enrutados a países ricos y que, finalmente, Rusia no ha violado la Carta de la ONU como tampoco ha colonizado ni agredido a ningún país, en clara referencia a algunas naciones europeas y Estados Unidos.

El canciller de Rusia declaró que el Consejo de Seguridad debe ser reformado para garantizar una mejor distribución geográfica, incluyendo, por ejemplo, a India y Brasil.

También manifestó que los ucranianos de origen ruso migran a Rusia porque el señor Zelenski los invitó a largarse de Ucrania en 2021 y que, ahora, a Estados Unidos “le da un patatús” porque los habitantes de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk organizan referéndums sobre el tema.

Sin embargo, lo cierto es que Rusia acogió la petición de ayuda de las citadas repúblicas ante las masacres del Batallón AZOV, que asesinó impunemente a 18 mil ucranianos rusos o ruso hablantes desde el Euromaidán y el derrocamiento del presidente de Ucrania Viktor Yanukóvich, partidario de Rusia, en 2014.

Para huir de las matanzas de los ucronazis, actualmente aquellas repúblicas populares realizaron referéndums para que la población confirme o rechace su incorporación a la Federación Rusa. Se añadieron otras regiones de Ucrania que aspiran acercarse a Rusia; entre otras, Jersón y Zaporoshie.

En cambio, ahora el mal llamado Consejo de los Derechos Humanos de la ONU desde Suiza denuncia a Rusia por “crímenes de guerra”, cuando son, por el contrario, los ucronazis quienes cometieron y cometen atrocidades contra su propia población bajo el señor Zelenski quienes han realizado montajes hollywoodenses para achacar la culpa al Kremlin, incluidos sus propios ataques a escuelas, hospitales y edificios de apartamentos.

La ONU no ha dicho ni pío sobre los 300 laboratorios biológicos y químicos de la OTAN y Estados Unidos encontrados y delatados por Moscú ante ese organismo durante su operación militar especial.

No en vano el canciller de Rusia denunció ante la Asamblea General que tanto la ONU como la OEA son como inútiles floreros.

*Ex Asesor personal del canciller Juan Antonio Tack durante las negociaciones del Canal con Estados Unidos; presidente Honorario y Encargado del Centro de Estudios Estratégicos Asiáticos de Panamá (CEEAP).

rmh/jy

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES