NOTICIAS

El multilateralismo apostó por Asia

La Habana (Prensa Latina) En el transcurso de solo una semana, el sudeste asiático acogió tres cumbres de alcance mundial, como lo fueron las citas de la Asean, el G20 y el APEC, que convirtieron a la región en la mayor plataforma del multilateralismo en este 2022.

Por Nicholas Valdes

Redacción Asia y Oceanía

Aun cuando en este año se realizaron otros eventos de grandes dimensiones, como la 77 Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, o incluso la controvertida cumbre de la OTAN en Madrid, las recientes citas de Camboya, Indonesia y Tailandia se sucedieron en una misma área geográfica con solo horas de diferencia entre la realización de cada evento.

Quizás intentaban demostrar cuán imperativo resulta llegar a un consenso en los temas de alcance global, a pesar de que la comunidad internacional sigue enfrascada en rivalidades geopolíticas.

ASEAN

Luego de tres días de debates, la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) concluyó el pasado 13 de noviembre en Nom Pen, capital de Camboya, sin un comunicado conjunto debido a las diferencias en torno al conflicto en Ucrania.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, confirmó la ausencia de consenso y criticó que Estados Unidos y sus aliados insistan en incluir en la agenda lo que calificó de «lenguaje inaceptable», en relación a la situación en el país de Europa oriental.

Además de la conflagración entre Moscú y Kiev, la reunión -que transcurrió a puerta cerrada- abordó otros temas medulares como la crisis energética y alimentaria, y las crecientes tensiones entre China y Estados Unidos, entre distintos asuntos.

Al encuentro asistieron los líderes de la Asean, compuesta por 10 países (todas las naciones del Sudeste Asiático, excepto Timor Oriental), con socios externos como China, Estados Unidos, Rusia, Japón, Australia y la Unión Europea, que acudió en calidad de invitada.

Camboya, el país anfitrión, pasó el relevo a Indonesia, que organizará la próxima cumbre.

El mandatario indonesio, Joko Widodo, asumió la presidencia del bloque regional y anunció que en 2023 el tema de la cumbre será “Asuntos de la Asean: Epicentro del Crecimiento”.

G20

Menos de 48 horas después del cierre de la reunión de las naciones del sudeste asiático, las grandes potencias de la economía y la política internacional, bajo el nombre Grupo de los 20 (G20), se congregaron durante dos días en la vecina Indonesia para continuar atendiendo los problemas del mundo.

El encuentro puso una vez más sobre la mesa los asuntos que mayormente afectan el bienestar y los intereses de la humanidad.

La cumbre asumió como tema principal la crisis económica global, sobre todo tras el paso de la pandemia de coronavirus, aunque se discutió igualmente sobre el alza en el precio del petróleo y se retomó la operación militar de Rusia en Ucrania.

También se revisaron las consecuentes penalidades económicas y políticas impuestas a Moscú por parte de Washington y sus aliados de la Unión Europea, puesto que dichas sanciones afectan al propio Estados Unidos, a los países europeos y a medio planeta.

El presidente de China, Xi Jinping, estuvo presente e intervino en la tercera sesión a nivel de mandatarios, que terminó con la emisión de la Declaración Final de la cita, a pesar de los cambios en el programa por una reunión de emergencia para discutir la caída de misiles en Polonia.

En su discurso, Xi destacó la importancia de expandir la economía digital y cooperar más al respecto para garantizar mayores beneficios a los pueblos de todo el mundo.

Por su parte, el mandatario indonesio, Joko Widodo, llamó a los líderes de las principales economías del mundo a buscar el consenso global: “No debemos dividir el mundo en partes, no debemos permitir que el mundo caiga en otra Guerra Fría”, subrayó el jefe de Estado.

En otro orden, el G20 anunció un fondo de mil 400 millones de dólares para prepararse ante futuras pandemias; no obstante, la suma fue considerada insuficiente por el país anfitrión.

La crisis sanitaria mundial derivada de la propagación de la Covid-19 demostró que los virus no conocen fronteras y los países deben trabajar juntos para evitar una nueva pandemia con el fin de crear una arquitectura sanitaria más resiliente, declaró el presidente Widodo en conferencia de prensa.

APEC

El maratón de citas multilaterales en el sudeste asiático lo cerró el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), celebrado entre el 18 y 19 de noviembre en Bangkok, capital de Tailandia.

Los líderes del bloque de 21 miembros se comprometieron a impulsar el comercio y hacer más por abordar los retos económicos. Vietnam sugirió acelerar la reforma estructural de la organización, a fin de responder a la necesidad existente hoy de promover el crecimiento, la innovación y mejorar la productividad.

En su declaración final, el grupo afirmó que mantendría y seguiría reforzando un sistema de comercio multilateral basado en normas, pero también reconoció la necesidad de realizar acciones más intensas para afrontar retos como el aumento de la inflación, la seguridad alimentaria, el cambio climático y las catástrofes naturales.

Pese a los esfuerzos por llegar a un consenso, las cumbres se vieron ensombrecidas por una intensa rivalidad geopolítica, teniendo como punta de lanza las fricciones derivadas del conflicto en Ucrania.

Aunque también salieron a relucir otros asuntos como la perenne tensión en la península de Corea, y las disputas vinculadas al estrecho de Taiwán.

Pero hay que mirar el lado positivo. A pesar de tantas diferencias, afortunadamente son cada vez más los países que apuestan por estas reuniones de alto nivel para hacerse escuchar y lograr que los diversos llamados a la cooperación y el multilateralismo prendan en la comunidad internacional. En esta ocasión, Asia marcó el rumbo a seguir.

arb/to/nvo

NOTAS RELACIONADAS
NOTAS RELACIONADAS
EDICIONES