sábado 20 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Bolivia a paso firme en el uso pacífico de la energía nuclear

La Paz (Prensa Latina) El Reactor Nuclear de Investigación, ahora en fase de montaje en la ciudad de El Alto, significará un momento culminante del ambicioso programa que fomenta Bolivia en esa esfera, según fuentes oficiales.

Por Jorge Petinaud Martínez

Corresponsal jefe en Bolivia

Luis Arce, presidente del país altiplánico, confirmó en sus redes sociales la llegada de la vasija procedente de Rusia y resaltó la importancia de su emplazamiento en el Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear (Cidtn) en la urbe alteña.

Es una entidad que busca el beneficio de los sectores de salud, industria, ciencia y tecnología, y el aporte en la formación y capacitación de recursos humanos para la aplicación de la tecnología nuclear buscando dar solución a diferentes problemáticas del país.

“Avanzamos por la senda del desarrollo, la ciencia y la tecnología como un pueblo digno y soberano”, escribió el mandatario en su cuenta de X (antes Twitter) en referencia al ingenio, cuya entrada en operaciones se prevé para 2025.

Una nota institucional de la Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN) entregada a Prensa Latina, en tanto, asegura que como parte del programa que el país altiplánico ejecuta en este campo implementa proyectos en beneficio del pueblo y uno de ellos es el de la ciudad de El Alto.

Añade el texto que este reactor es único debido a que está ubicado a más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar, en el Distrito ocho de esa ciudad. En relación con sus propiedades, precisó que es del tipo piscina moderado y enfriado por agua ligera, con una potencia térmica de 200 kilovatios.

“Esa característica lo convierte en la primera instalación de este tipo a dicha altura, abriendo todo un abanico de posibilidades para la investigación”, afirmó Erlan Vásquez, especialista en ingeniería nuclear de la ABEN.

La llegada de ese ingenio a Bolivia marcó un hito en la implementación del Reactor Nuclear de Investigación del país, y significó la transición entre la fase constructiva y la de montaje del equipamiento.

Es decir, este acontecimiento marcó el inicio de la instalación de los componentes del corazón del reactor en el cual acontecen los principales procesos atómicos.

“A diferencia de los (…) de potencia utilizados para generar electricidad, estos reactores se enfocan en la investigación y el desarrollo de tecnologías relacionadas con la energía nuclear”, explicó Vázquez.

Respecto a sus aplicaciones, calificó de amplio su rango, pues incluye desde las medioambientales, industriales y mineras hasta la rama forense.

Aclaró el especialista que este tipo de instalaciones permite la producción de radioisótopos aplicables para mejorar la gestión de los recursos hídricos. Otro campo de importancia es el análisis por activación neutrónica en la minería, lo cual servirá para identificar minerales de interés nacional, así como áreas con potencial explotable, concluyó Vázquez.

MEDICINA NUCLEAR

La inauguración en noviembre último del tercer Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia (CMNyR) por el presidente Arce confirmó en 2023 la fortaleza del programa de usos pacíficos del átomo en Bolivia.

Hortensia Jiménez, directora ejecutiva de la ABEN, aseguró en declaraciones a Prensa Latina que en 2023 se cumplió el compromiso de tener operativo este complejo sanitario de alta tecnología.

Jiménez dijo a esta agencia de noticias que, tras esa inauguración, el país dispone de tres instituciones de dicho tipo para combatir las enfermedades oncológicas.

El primer CMNyR de Bolivia quedó inaugurado en la zona de Parcopata, en la ciudad de El Alto, el 6 de marzo de 2022, en presencia de Arce y el vicemandatario David Choquehuanca.

También estuvo presente el dignatario en la apertura del CMNyR de Santa Cruz, a propósito del aniversario 212 de la gesta libertaria de ese departamento, en septiembre de 2022.

Explicó Jiménez que los centros de La Paz, El Alto y Santa Cruz son iguales y tienen la misma capacidad en términos de atención, para lo cual esa red de sanatorios cuenta con profesionales bolivianos especializados.

Construidos mediante una inversión de más de 50 millones de dólares cada uno, sus modernas infraestructuras permiten realizar diagnósticos y tratamientos avanzados.

Para cumplir la primera función, el área de Medicina Nuclear dispone de dos equipos de última generación: un tomógrafo de emisión de positrones (PET/CT) y otro por emisión de fotón simple (Spect/CT).

El primero permite detectar con precisión la ubicación de un tumor en el cuerpo humano y el segundo facilita identificar y controlar trastornos óseos, cardíacos y cerebrales.

Adicionalmente, las modernas instituciones disponen de tres áreas para el tratamiento de padecimientos oncológicos, una de Radioterapia externa, con dos aceleradores lineales, duplicidad que evitará detener el servicio cuando uno de los equipos requiera mantenimiento.

La de Braquiterapia de alta tasa de dosis a base de cobalto 60 como fuente de irradiación, posee una avanzada tecnología que reduce el tratamiento de cáncer de cuello uterino de 72 horas continuas a menos de una.

En el área de Quimioterapia, los oncólogos tienen condiciones para realizar todas las combinaciones de los medicamentos y anticuerpos requeridos en la búsqueda de la mayor efectividad en el combate a la enfermedad, se informó.

Según la directora ejecutiva de la ABEN, este tipo de institución tiene la capacidad de atender diariamente hasta 120 personas y cuenta con un equipo multidisciplinario integrado por médicos, físicos, ingenieros y tecnólogos.

Otro beneficio para los bolivianos es la gratuidad de todos estos servicios a través del Sistema Único de Salud, que financia el Gobierno nacional.

AMBICIOSO PROGRAMA

Como parte de este programa, en marzo de 2023 se inauguró el Complejo Ciclotrón-Radiofarmacia Preclínica, con lo cual Bolivia inició la producción soberana de radiofármacos.

Este complejo de avanzada empezó a producir el radiofármaco Fluorodesoxiglucosa anticancerígeno, uno de los compuestos más utilizados en los estudios PET y se distribuye en la Red de Centros de Medicina Nuclear y Radioterapia para hacer el diagnóstico temprano y preciso del cáncer.

La existencia de los CMNyR en El Alto, Santa Cruz y La Paz permite ahora contrarrestar la dificultad de la vida media corta del radiofármaco y aplicarlo con mayor efectividad en los pacientes de estos departamentos.

Otro éxito importante: en octubre último comenzó a operar el Centro Multipropósito de Irradiación, en el cual a través de la exposición de productos a los rayos ionizantes gamma se desinfecta y elimina la carga microbiana de alimentos, medios sanitarios y otros productos, incluso ya envasados. Emplazado en el Distrito ocho de El Alto, este complejo apoya a la agroindustria, el sector agropecuario, la industria farmacéutica y también a la conservación del patrimonio cultural, aplicaciones que refuerzan la política gubernamental tendente a lograr la seguridad y la soberanía en estas esferas.

Parte del Centro de Investigación y Desarrollo de la Tecnología Nuclear (Cidtn) son el Multipropósito y el Ciclotrón, también ubicados en el Distrito ocho de El Alto.

FORMACIÓN DE ESPECIALISTAS

Todos estos adelantos tecnológicos tienen ya un impacto multidisciplinario en la sociedad boliviana, que comienza a transformar su proceso educativo para fortalecer la preparación en ciencias exactas y de perfil tecnológico de sus recursos humanos.

En tal sentido, Bolivia alista la selección de profesionales candidatos a becas en Rusia para formarse como especialistas en el manejo del reactor nuclear que se emplaza en el Centro de Investigación de la ciudad de El Alto.

“¡Confiamos en nuestras y nuestros científicos! Lanzamos 53 nuevas becas para formar en #Rusia a nuestros profesionales para el manejo del Reactor Nuclear de Investigación de #ElAlto (…). ¡Nuestra revolución también es tecnológica!”, escribió el presidente Arce en las redes sociales.

A finales de septiembre, una misión de expertos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), encabezada por la ingeniera Vivian Pereira, visitó el país con el objetivo de reforzar la actividad del órgano regulatorio de la nación altiplánica sobre seguridad nuclear y protección radiológica.

Durante la estancia de trabajo, estos especialistas realizaron presentaciones sobre el proyecto denominado Mejora de la Seguridad Física Nuclear mediante la Gestión Sostenible de las Fuentes Radiactivas en Desuso, su Inventario, Almacenamiento y Código de Conducta.

Adicionalmente, la misión ofreció a Bolivia la opción de gestionar la remoción de fuentes radiactivas de categorías I y II, por desuso o cambio de tecnología, y de ser anfitriona para este año de un taller regional de habla hispana sobre Desarrollo de Política y Estrategia.

Esto redundará, sin dudas, en la asimilación en el país altiplánico de sistemas de garantía de calidad que influirán sobre otras ramas de la economía y la sociedad.

La visita a Bolivia de Pereira coincidió con la participación del ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, y de Hortensia Jiménez en la Conferencia General número 67 del OIEA, en Viena, Austria, foro en el que se escucha con interés la voz de Bolivia.

arb/jpm

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA