viernes 19 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Agricultores franceses reconocen avances, pero exigen materializarlos

París, 21 feb (Prensa Latina) Sindicatos agrícolas franceses reconocieron hoy avances en las respuestas del gobierno a sus demandas de mejores condiciones en los campos, pero advirtieron que las medidas anunciadas deben materializarse, e incluso ir más allá.

Diversas reacciones emergieron tras la rueda de prensa ofrecida esta mañana por el primer ministro Gabriel Attal, quien abordó el camino a seguir para concretar los tres paquetes de medidas presentados ya por el ejecutivo y prometió que la agricultura será considerada entre los intereses fundamentales de la nación, al nivel de la seguridad.

La Federación Nacional de Sindicatos de Agricultores de Francia (Fnsea), la principal organización del sector, señaló los progresos y el valor dado por el gobierno al campo, sin embargo, pidió un calendario claro de satisfacción de los reclamos.

Según el portavoz de la Federación, Yohann Barbe, la expectativa sigue fijada en el Salón de la Agricultura, que arrancará en esta capital el sábado, al cual acudirá el presidente Emmanuel Macron, de acuerdo con la tradición republicana.

Esperamos los anuncios claros del presidente en el Salón, manifestó.

Por su parte, el vocero de la Confederación Campesina, Laurence Marandola, declaró a la cadena Franceinfo que si bien se han producido avances, urge trabajar en la cuestión de los precios mínimos de los productos, en aras de evitar pérdidas.

Los temas de precios y de ingresos son prioridades para los agricultores, insistió ante la decisión anunciada por Attal de actualizar la ley Egalim, destinada a proteger a los campesinos en los vínculos comerciales.

También Los Jóvenes Agricultores (JA), en voz de su presidente, Arnaud Gaillot, reconocieron que la “cosa se mueve y parece ir en el buen sentido», y coincidieron en que el sábado Macron deberá dar nuevos detalles en el Salón de la Agricultura, el cual sesionará hasta el 3 de marzo en el recinto ferial de la Puerta de Versalles.

Durante la segunda mitad de enero los trabajadores del campo pusieron en jaque al gobierno con un movimiento que incluyó el bloqueo de autopistas con tractores en demanda de mejor remuneración, menos burocracia y protección frente a la competencia desleal y las desigualdades en las relaciones comerciales.

También exigieron la atenuación de normas ambientales europeas, que consideran muy severas y negativas para su labor, protestas que generaron tres paquetes de medidas presentados por el primer ministro, que lograron calmar la cólera a principios de mes.

Desde el fin de semana algunos agricultores retomaron la protesta, con la advertencia de que volverá el movimiento a gran escala si el Salón no representa un verdadero punto de inflexión.

rgh/wmr

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA