martes 16 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Lucha de Assange por su libertad es por la libertad de prensa

Por Teodoro Rentería Arróyave*

Ciudad de México, 21 feb (Prensa Latina) Sin discusión alguna, para las mujeres, para los hombres y para los periodistas libres e independientes, la lucha de Julian Assange por su libertad, es la lucha que, con motivo de esta persecución, es ya la lucha por la libertad de prensa.

Eso es lo que está en la arena mundial de las conciencias porque el único «delito» que cometió el fundador de WikiLeaks, es llevar a cabo un intenso trabajo de periodismo de investigación para dar a conocer no sólo a través de su plataforma, sino de miles de medios, en el que se destaca el diario británico «The Guardian» y desde luego las redes sociales.

Los casi 400 mil documentos y cables diplomáticos del Pentágono y el Departamento de Estado sobre las guerras de Irak y Afganistán, dieron a conocer al mundo en forma detallada los bombardeos y asesinatos de civiles, actividades clandestinas en Oriente Medio, entregas de sospechosos a terceros países para que fueran torturados y el tratamiento inhumano de los presos en Guantánamo.

Recojo del Diario «La Vanguardia», los datos y opiniones que recopiló en una estupenda y amplia nota, empezando con la propia opinión editorial del rotativo ‘The Guardian’, cuando señala y advierte que «está en juego el futuro del periodismo, y en especial el de investigación…”

Estados Unidos quiere sentar el precedente de que ese concepto tan vago y flexible como «la seguridad nacional» está por encima del derecho a difundir noticias de interés público. Y de la primera enmienda de su Constitución, que establece la libertad de expresión.

En efecto, Julian Assange está ya próximo a enfrentar su día D, él lo llama, nos dice el medio, como su día P, refiriéndose a ‘plane -avión en inglés-, ya que en las próximas horas «dos jueces del Alto Tribunal británico presiden la vista legal para decidir si lo meten en uno al conceder de manera definitiva su extradición a Estados Unidos, acusado de diecisiete delitos de espionaje, y de conspirar para piratear el sistema informático del Gobierno. Es su penúltimo cartucho. Si pierde, sólo le quedará apelar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos».

«En el banquillo de los acusados no sólo está Assange, el fundador de WikiLeaks, sino la libertad de prensa», ha dicho Richard Burgon, diputado por Leeds en la Cámara de los Comunes, y uno de los 35 parlamentarios británicos -catorce laboristas, un conservador, dos nacionalistas escoceses, un verde y el resto lores-, que han escrito al ministro de Justicia norteamericano pidiendo, sin éxito, el retiro de los cargos.

La esposa del periodista, Stella Assange, rodeada de manifestantes, ha denunciado que la vista se basa en «una persecución por motivos políticos». «Estados Unidos está abusando de su sistema judicial para hostigar, perseguir e intimidarnos a todos». Pide a los jueces que ignoren la solicitud de extradición de su marido porque no ha sido acusado de ningún delito en el Reino Unido. Incluso, muy importante, «el Daily Mail, diario de ley y orden, muy de derechas, ha recogido opiniones en el sentido de que Londres se comporta como el perrito faldero de Washington, y le entrega a cualquiera buscado por la justicia estadounidense cuando a la inversa no es así.

El fundador de WikiLeaks sufre desde el 2010 la persecución de la «justicia» y más de cuatro años en prisión y los siete que pasó en la embajada de Ecuador.

El gobierno de Joe Biden ha ignorado todas las demandas para dejar en paz a Assange. Si es juzgado en Estados Unidos bajo el Acta de Espionaje, no podría utilizar en su defensa el contenido de los documentos filtrados, ni por qué lo hizo, ni si son de interés público. Se arriesga a ser condenado a 175 años de cárcel, y a no ver nunca más el mundo desde el otro lado de las rejas, Todo por una decisión de Donald Trump que aplicó una ley por todos conceptos caduca por inhumana.

En fin, de acuerdo: en el banquillo de los acusados no sólo está el reconocido colega Julian Assange, está la libertad de prensa y expresión. ¿Los dos jueces se comportarán como verdaderos juzgadores o como perros falderos de Washington? La lucha de Assange por su libertad, es la lucha por la libertad de prensa.

mem/tra/lma

*Colaborador de Prensa Latina. Periodista y escritor mexicano, presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos,

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA