jueves 18 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Alto comisionado de DDHH de ONU pide fin de carnicería en Gaza

alto-comisionado-de-ddhh-de-onu-pide-fin-de-carniceria-en-gaza
Ginebra, Suiza, 29 feb (Prensa Latina) El alto comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos, Volker Türk, pidió hoy el fin del conflicto en Gaza al describir “los horrores que se están desarrollando ante nuestros ojos”.

Durante la presentación aquí de un informe sobre la situación de las garantías fundamentales en el territorio palestino ocupado, el funcionario de la ONU calificó la ofensiva israelí en el enclave como una carnicería.

Türk exigió una rendición de cuentas e investigaciones sobre las claras violaciones del derecho internacional humanitario y los posibles crímenes de guerra cometidos por Israel al tiempo que señaló al grupo Hamas por la ofensiva iniciada el 7 de octubre.

Al menos tres de cada cuatro habitantes de Gaza han sido desplazados por la guerra en medio de la demolición sistemática de barrios enteros, dijo el representante al denunciar además un nivel sin precedentes de asesinatos y mutilaciones de civiles.

Cerca de 17 mil niños han quedado huérfanos o separados de sus familias mientras que los ataques indiscriminados y desproporcionados de las fuerzas de defensa israelíes dejaron a decenas de miles de habitantes de Gaza desaparecidos o enterrados bajo los escombros de sus hogares, añadió.

El alto comisionado para derechos humanos aseguró que Tel Aviv lanzó desde el 7 de octubre miles de toneladas de municiones sobre comunidades en toda Gaza.

«Estas armas envían una onda expansiva masiva de alta presión que puede romper órganos internos, así como proyectiles de fragmentación, y un calor tan intenso que causa quemaduras profundas, y han sido utilizadas en barrios residenciales densamente poblados», alertó.

Türk relató que fue testigo de las consecuencias de su efecto devastador cuando visitó el hospital Arishm de Egipto, y vio niños cuya carne había sido chamuscada.

“Nunca olvidaré esto”, dijo el alto representante al foro.

El jefe de derechos humanos de la ONU advirtió sobre los efectos de un ataque terrestre israelí a Rafah, donde ahora se refugian 1,5 millones de personas a pesar de los continuos bombardeos.

Esto representaría una pérdida potencialmente masiva de vidas, un riesgo adicional de crímenes atroces, un nuevo desplazamiento a otro lugar de distribución inseguro y firmaría una sentencia de muerte para cualquier esperanza de ayuda humanitaria efectiva, remarcó.

«No veo cómo una operación de este tipo podría ser coherente con las medidas provisionales vinculantes emitidas por la Corte Internacional de Justicia», insistió.

ro/ebr

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA