martes 23 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Premio Habano, estatuilla de reconocido orfebre de Cuba (+Fotos)

La Habana, 1 mar (Prensa Latina) Los premios Habano del Año que se entregan hoy en esta ciudad llevan una estatuilla que tiene detrás la labor del reconocido orfebre-escultor cubano Raúl Valladares, su creador.

Inspirado en la ciencia ficción, el artista es muy conocido por cabezas casi robóticas muy particulares, hasta el punto de que una de ellas está en posesión del mítico cineasta estadounidense Steven Spielberg.

Sin embargo, su mayor responsabilidad la tiene con el tabaco cubano, quizás por el aquello de que su propio padre fue un trabajador connotado de esta industria, y que creara en 1995 la estatuilla correspondiente a los Premio Habano del Año.

Esa escultura de pequeño formato se entrega a las personas que en las categorías de Negocios, Comunicación y Producción promueven los habanos en el mundo y ya confeccionó más de 50 piezas, todas similares y distintas entre sí.

Raúl Valladares Valdés constituye todo un mito en el mundo del arte desde que creó la estatuilla mencionada que se entrega cada febrero durante el Festival del Habano.

De 64 años y 25 de experiencia en su trabajo, se trata de un orfebre-escultor, muy cubano. Entre sus encuentros más sobresalientes aparece conversar con el líder cubano Fidel Castro, y con el cineasta estadounidense Steven Spielberg, mientras el Rey Juan Carlos de España atesora una de sus obras.

Posee además la importante Medalla Picasso del Organismo de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), recibida en 1997 y entregada por esa institución como reconocimiento a su obra.

Este hombre está completamente dedicado al arte de la platería y las esculturas. Confiesa que siempre le gustó el arte, aunque su padre quería que fuera tabaquero.

Comenzó estudiando maquinado y tecnología de los metales, pero desde el punto de vista industrial en La Habana, donde nació, en el municipio del Cerro, aunque ahora vive en el Cotorro, periferia capitalina. Y de la industria transitó hacia el arte.

Para los años 90 del pasado siglo se remonta su contacto artístico con el tabaco, cuando comenzaron las fiestas internacionales del puro cubano.

Entonces, en 1995 surgió la idea de instaurar el Hombre Habano del Año (actualmente se llama Premio Habano) y Valladares participó en un concurso del que salió victorioso con su estatuilla.

Esas esculturas son especiales, solo se entregan en ese momento y las realiza por lo menos en un par de meses previos a la cita de cada febrero. La estatuilla, de 35 centímetros de alto, está completamente hecha en plata con una base de granito.

Dice que le sigue gustando hacerla, cuando recuerda que la Subasta y fiesta dura pocos días, pero para él son varios meses, un trabajo que lo disfruta mucho.

También elabora humidores muy especiales, la mayoría subastados a gran precio en el propio Festival del Habano.

Sus esculturas se encuentran en museos en Francia, Suiza, España y otros países, también en colecciones privadas y una muy especial en La Casa del Habano del aeropuerto de El Líbano, aunque añora que alguna llegue a estar en un museo cubano. La pieza de este orfebre que llegó a un precio mas alto fue un humidor Cohiba que alcanzó 250 mil dólares, pero no es la única, sino que otras tomaron precios de 230 mil dólares y 130 mil.

Valladares Valdés nació en La Habana el 7 de noviembre de 1960. Autodidacta, cuenta con más de ocho exposiciones individuales y 60 exhibiciones colectivas en Cuba y el extranjero. Medalla Picasso en 1997. Creador del trofeo Grand Prix Copa Cohíba de las lanchas fórmula I en 1996.

Creador de la estatuilla del premio Hombre Habano del Año en 1995 y de La Meduza de Plata que se entregó al ganador absoluto del concurso de fotografía submarina Fotosub, primera versión, evento anual en la Isla de la Juventud, Cuba.

mem/rfc

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA