jueves 18 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Herencia afrocaribeña

Managua, 2 may (Prensa Latina) Nicaragua posee un abanico de tradiciones que trascienden cada palmo de su geografía, pero son las afrodescendientes las que marcan la diferencia entre la costa Caribe y el Pacífico del país más extenso de Centroamérica.

Apuntes históricos señalan que cuando las poblaciones de esclavos africanos procedentes de Jamaica llegaron a la actual Región Autónoma de la Costa Caribe Sur el lugar estaba poblado por varios grupos étnicos: misquitos, ulwas, mayagnas y ramas, pero fueron los afrodescendientes quienes rompieron el silencio con sus tradiciones, explican estudiosos del tema.

Entre esos populares ritos destaca la fiesta del “Tulululu”, originaria de los pueblos de la costa Caribe, para agradecer la llegada del invierno y la temporada productiva o fertilidad, con desfiles y bailes por calles y barrios.

Los participantes visten coloridos trajes y forman un túnel o arco con las manos para que los demás pasen bailando al ritmo de tambores y trompetas la popular canción Tulululopassunder, y así cerrar el Palo de Mayo, otra celebración ancestral.

“Su sangre se entrecruzó entre todas las razas y hoy esa herencia late en nuestra personalidad e identidad”, comentó a Orbe el promotor cultural del Ministerio de Educación de Nicaragua Wilmor López.

El Palo de Mayo —dijo—es una de las danzas más populares de la zona de Bluefields, pero no es esencialmente africana, pues fue traída por los ingleses, sin embargo, la expresión folklórica sí lo es.

“El baile está cargado de estimulaciones multisensoriales y se expande, exagera, y contiene una especie de sentido de competición”, comentó.

Estudios refieren que su presencia en Nicaragua data de 1850.Las primeras canciones llegaron de Jamaica y Belice, mientras que otras se crearon en Laguna de Perlas y Bluefields, en el Caribe nicaragüense.

Los ritmos eran a base de instrumentos rústicos como raya de coco, quijada de burro, peine de carey, tina de lavar, tambores de mano y maracas, además de guitarra, bajo, acordeón y violín, pero con el paso de los años las sonoridades adaptaron los instrumentos y producción musical actuales.

(Tomado de Orbe)

P3, Tulululopassunder

P4, Orbe

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA