martes 23 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Policía de Haití sin detalles sobre el secuestro de un sacerdote

Puerto Príncipe, 2 mar (Prensa Latina) La Policía Nacional de Haití (PNH) sigue hoy sin ofrecer detalles sobre el secuestro del padre Alain Michel de la iglesia de Santa Ana en esta capital, donde las pandillas también la emprenden contra el segmento eclesiástico.

Una banda criminal irrumpió la víspera en el presbiterio de la iglesia de Santa Ana, en la calle Carbone, tomaron al sacerdote y se marcharon con él sin que nadie les ofreciera resistencia, relató el diario Le Facteur.

La PNH tampoco ofreció noticias sobre los seis miembros de la Congregación de los Hermanos del Sagrado Corazón que fueron secuestrados por una pandilla.

Los bandidos plagiaron a los religiosos católicos frente a la barrera principal del Colegio Juan XXIII, cuando se disponían a ingresar al recinto donde laboran. Uno de ellos es el director de dicho plantel.

Desde el 23 de febrero hay un llamado a la oración para que logren su libertad sin daños a su integridad física.

Asimismo, la PNH desconoce el paradero de los autores de un atentado con explosivos contra el vicepresidente de la Conferencia de Obispos, Pierre André Dumas.

Ninguna banda se atribuyó el acto violento dirigido al prelado de Anse-à-Veau Miragoâne, quien estaba alojado el 18 de febrero en una casa en Puerto Príncipe.

Dumas fue herido de gravedad, en Haití, se les practicaron dos intervenciones quirúrgicas y ahora es atendido en una sala de quemados en Estados Unidos.

El obispo es un crítico sin medida contra las bandas criminales que operan en Haití, en especial, contra el delito del secuestro al que califica de práctica inhumana y despreciable.

En enero se ofreció como rehén a cambio de las seis monjas de la Congregación Hermanas de Santa Ana, que fueron plagiadas en Puerto Príncipe, y hasta el papa Francisco tuvo que suplicar por su liberación.

Dumas también es bien severo con la clase política de Haití,y llama constantemente a dejar atrás el individualismo para superar la crisis económica, política y social que agobia al país caribeño.

Recientemente expresó, es necesaria una transición pacífica del poder, la sociedad está paralizada por el miedo y esto es un símbolo del fracaso.

“En nombre de Dios, pedimos a las autoridades que pongan fin al sufrimiento del pueblo haitiano”, señaló.

rgh/joe

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA