domingo 21 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Control de daños Real Madrid-Valencia, de fútbol y más

Madrid, 3 mar (Prensa Latina) Todavía con los ánimos calientes por el controvertido final de partido entre el Valencia y el Real Madrid, el control de daños mira hoy más allá del fútbol.

En tiempo de descuento, el árbitro Jesús Gil Manzano advirtió que el corner que cobraría Luka Modric sería la última jugada del encuentro empatado a dos goles.

Contrario a lo esperado, luego de un despeje en el área se llevó el silbato a la boca, pero no pitó.

Lo hizo cuando Brahim Díaz lanzó un centro que terminó en gol de Jude Bellingham de cabeza, no validado por el colegiado, lo que desató una gresca verbal y a ratos física en el colofón del cotejo.

Las palabras del inglés Bellingham con un “it´s a fucking goal) le valieron la tarjeta roja, registrada en el minuto 99, o sea tras concluido el encuentro.

De cierta manera, la gota que colmó la copa. Un año atrás, el duelo del Valencia en su estadio de Mestalla con el Real Madrid, terminó con un escándalo por racismo contra el brasileño Vinicius Junior.

El ingrediente racial motivó una campaña a favor del joven delantero del gigante sudamericano, que debía completar un reportaje que realiza Netflix, al cual las autoridades del Valencia le negaron el ingreso a la instalación deportiva ayer.

Las promesas valencianistas de ofrecer un comportamiento ejemplar distaron mucho de la realidad.

Todo el tiempo la afición se la pasó ofendiendo a Vinicius, llamándolo tonto, muy tonto y subnormal y hasta se detectó a un adolescente que repitió el grito de mono.

El “canarinho” respondió con dos goles. Uno lo celebró con el puño cerrado hacia arriba, rememorando lo hecho en los Juegos Olímpicos de México 1968 por los corredores estadounidenses Tommy Smith y John Carlos, y el otro enarbolando el escudo y la camiseta de los merengues.

Una terrible lesión en la rodilla derecha de Mouctar Diakhaby (Valencia), tras un choque accidental con Aurelienne Tchouameni (Real Madrid), fue la nota más gris del partido.

Entre franceses, el defensor sufre una luxación a la espera de nuevas pruebas para determinar su alcance.

Preludio, tal vez, de lo que llegaría en los minutos finales, con un penal a favor del Valencia, finalmente desestimado a instancias del VAR, y por último, el no gol de Bellingham.

Mucha tela por donde cortar en una liga que pudo haber sentenciado anoche el Real Madrid, que, con un partido de más, aun goza de siete puntos de ventaja sobre el Girona y nueve en relación con el Barcelona.

oda/ft

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA