martes 21 de mayo de 2024
Search
Close this search box.

Corrupción centra segundo debate entre presidenciables en Panamá

corrupcion-centra-segundo-debate-entre-presidenciables-en-panama
Ciudad de Panamá, 13 mar (Prensa Latina) Extirpar de raíz la corrupción imperante en Panamá y acabar con la impunidad centraron hoy buena parte del segundo debate entre candidatos presidenciales a las elecciones generales de mayo próximo.

Con el formato de publico participativo, los aspirantes a la silla presidencial se sometieron en la ciudad de David (Chiriquí) a preguntas de 60 jóvenes entre 18 y 35 años preocupados por la extensión de este flagelo y la necesidad de la certeza de castigo.

En la controversia intervinieron en un primer bloque la candidata independiente Maribel Gordón, quien abogó por una Constituyente originaria que permita recuperar al Estado, una idea que también respaldó Rómulo RouX, de Cambio Democrático y Partido Panameñista; y Ricardo Lombana, candidato por el Movimiento Otro Camino (MOCA).

Lombana enfatizó además en la necesidad de renunciar al fuero penal electoral, sacar a Panamá del Parlamento centroamericano (Parlacen), eliminar o reducir drásticamente el subsidio millonario de los partidos políticos y disminuir el presupuesto y tamaño del legislativo.

Por su parte, el abanderado del Partido Popular, el exmandatario Martin Torrijos (2004-2009) se comprometió de ganar en las urnas a que se apruebe la Ley de extinción de dominio, y que los bienes y recursos robados sean devueltos al país.

Además indicó que toda empresa que haya caído en actos de corrupción, automáticamente quedará descalificada para seguir contratando con el Estado.

Otro tema que acaparó la atención fue la llamada descentralización paralela y la asignación de recursos para las juntas de desarrollo local y las comunidades, esfera que también ha sido objeto de irregularidades en el manejo de los fondos y y de clientelismo político, tal como lo manifestaron varios participantes en el careo.

En su mayoría los candidatos respaldaron las políticas de descentralizar fondos y proyectos para favorecer el auge del interior del país, pero sobre la base de mayor participación ciudadana y transparencia en la fiscalización de los procesos, un sector enrarecido hoy por la compra de votos y favoritismo de los partidos políticos.

Otro asuntos que incluyó el debate fue el empleo juvenil y la correspondencia entre la oferta académica y las disminuidas posibilidades en el mercado laboral.

Al respecto, varios candidatos insistieron en programas de capacitación desde los años de estudios, que permitan fomentar emprendedores y adquirir habilidades necesarias, como el dominio del idioma inglés, para luego acceder a plazas dignas en el sector público y privado.

Turismo, logística, construcción y comercio fueron visualizadas, entre otras, como esferas donde es necesario seguir estimulando la presencia de jóvenes y la igualdad de oportunidades para los provenientes de las comunidades indígenas.

Con este formato de debate presidencial con participación de público, Panamá se convirtió en el primer país en aplicarlo en Centroamérica, similar al que implementó el Instituto Nacional Electoral de México en 2018, en Tijuana, Baja California.

En esta ocasión, el único ausente fue José Raúl Mulino, ahora aspirante a la silla presidencial por las toldas Realizando Metas y Alianza, luego que el Tribunal Electoral inhabilitara al exmandatario panameño Ricardo Martinelli (2009-2014), sobre quien pesa una condena a más de 10 años de cárcel por blanqueo de capitales en el caso New Business.

El primer debate, el pasado 26 de febrero, estuvo signado por ataques entre los presidenciables y pocas propuestas concretas de cómo enfrentar desafíos como la seguridad ciudadana, salud, educación y empleo.

El tercer y último encuentro de este tipo está programado para el 17 de abril, con énfasis en democracia y economía, organizado por la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá.

jha/ga

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA
Copy link