jueves 23 de mayo de 2024
Search
Close this search box.

Mortalidad infantil alcanzó mínimo histórico en 2022, según OMS

Ginebra, 13 mar (Prensa Latina) La mortalidad infantil en el planeta alcanzó un mínimo histórico en 2022 al descender a 4,9 millones de fallecimientos, informó hoy el Grupo Interinstitucional de las Naciones Unidas para la Estimación de la Mortalidad en los niños.

De acuerdo con este informe, actualmente sobreviven más infantes que nunca, y la tasa mundial de mortalidad de menores de cinco años disminuyó un 51 por ciento desde el 2000.

Sin embargo, refiere el texto, cerca de la mitad de las muertes cuantificadas eran de recién nacidos y perdieron la vida también 2,1 millones de niños y jóvenes de entre cinco y 24 años. La mayoría de estas muertes se concentraron en África Subsahariana y Asia Meridional.

El informe señala que la mayoría de esos decesos pudieron evitarse pues las causas principales fueron el nacimiento prematuro, las complicaciones que se producen durante el parto, la neumonía, la diarrea y el paludismo.

Indica, además, que en países de bajos y medianos ingresos como Camboya, Malawi, Mongolia y Rwanda se ha reducido la mortalidad de menores de cinco años en más de un 75 por ciento desde inicios del presente siglo.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, señaló que el lugar donde nace un niño no debe determinar si vive o muere. “Es fundamental mejorar el acceso a servicios sanitarios de calidad para todas las mujeres y todos los niños y niñas, incluso en situaciones de emergencia y en zonas remotas”.

Las cifras de la entidad sanitaria apuntan a que en el futuro 59 países no alcanzarán la meta de mortalidad de menores de cinco años contemplada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible; es decir, unos 35 millones de niños y niñas morirán antes de cumplir los cinco años hasta 2030.

El mayor número de víctimas infantiles estará en África Subsahariana y Asia Meridional; así como en países de ingresos bajos y medianos, detalla el texto.

Resalta que el aumento de la desigualdad y la inestabilidad económica, la aparición de nuevos conflictos o la prolongación de otros, la intensificación de las repercusiones del cambio climático y las consecuencias de la Covid-19 serán las causas principales para un estancamiento o incluso el retroceso de los avances y la pérdida innecesaria de vidas infantiles.

“Los niños y niñas nacidos en los hogares más pobres tienen el doble de probabilidades de morir antes de cumplir los cinco años que de hogares más ricos, mientras aquellos pequeños en entornos frágiles o afectados por conflictos corren casi el triple de probabilidades de morir antes de cumplir los cinco años”, puntualizó el informe.

mem/cdg

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA
Copy link