miércoles 17 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Gestos de generosidad hacia los vulnerables en Siria durante Ramadán (+Fotos)

Damasco, 16 mar (Prensa Latina) Varias iniciativas sociales, caritativas y humanitarias fueron presentadas durante el Ramadán, mes del ayuno musulmán, encaminadas a fortalecer los valores de solidaridad, en medio de difíciles condiciones de vida que atraviesan los sirios.

Pan y Sal es el nombre que se dio a la acción emprendida por cuarto año consecutivo por las cámaras de industria mediante la distribución de más de 25 mil canastas de alimentos para las personas y familias más vulnerables en la sociedad.

Nuestro empeño se basa en unir a todas las organizaciones y sociedades benéficas para mejorar el trabajo caritativo en la sociedad y destinarlo a los grupos más necesitados, mucho menos en medio de las difíciles condiciones de vida, dijo el jefe de la Cámara de Industria de la provincia de Homs, Labib Al-Ikhwan.

Explicó que el trabajo se realiza tomando en cuenta una base de datos de las familias más pobres y hasta el momento se logró ayudar a mil 100 núcleos familiares.

Las campañas comunitarias reflejan el espíritu de solidaridad y cooperación y contribuyen al desarrollo del espíritu de unidad social, dijo el industrial Khalif Al-Hilal, uno de los principales contribuidores a esta iniciativa.

Por otro lado, el Ministerio de Asuntos Sociales, en coordinación y cooperación con varios ministerios, instituciones y organizaciones no gubernamentales, lanzó durante este sagrado mes, una campaña bajo el lema “Compartimos lo que Tenemos”.

Al menos 15 asociaciones unieron sus esfuerzos caritativos durante el Ramadán para la entrega de comidas y cestas de alimentos, indicó Ismail Khalil, un funcionario del Ministerio.

Agregó que la labor va más allá que las familias necesitadas ya que entregan comida a los menores detenidos en el Centro de Supervisión y Rehabilitación de Delincuentes Menores.

A su vez, la Empresa estatal de Comercio Exterior anunció la entrega en sus centros de venta en las diferentes provincias del país de dos canastas al precio del costo, e incluyen aceite, arroz, azúcar, lentejas, trigo y otros cereales.

Por otro lado, se instalaron cocinas de campaña en diferentes puntos de las ciudades donde decenas de jóvenes voluntarios trabajan en la preparación y entrega de la comida.

De acuerdo con estos voluntarios, el actual Ramadán requiere generosidad hacia los pobres mucho más que los años anteriores debido a la guerra y el bloqueo.

Ayudar es una sensación hermosa mucho menos en estas difíciles circunstancias, y lo hacemos con un espíritu de unidad y amor para aliviar las cargas económicas de las familias necesitadas, aseguraron.

oda/fm

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA